•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Disfrutar de los coloridos arrecifes de coral, divisar cetáceos, tortugas y realizar otras actividades de entretenimiento como la práctica de snorkel y buceo, es parte de una oferta turística marina que poco a poco va cobrando relevancia en las costas de San Juan del Sur y el municipio de Tola, en el departamento de Rivas.

“Cinco años atrás el turismo marino no se veía en las costas de Tola y en promedio lo practicaban tres turistas al mes, era algo desconocido; pero en la actualidad los negocios relacionados a esta oferta turística se van diseminando a lo largo de la zona costera”, comentó Zacarías López Martínez, propietario de una microempresa turística ubicada en el balneario de playa Gigante, de este municipio.San Juan del Sur es una de las principales plazas turísticas de Nicaragua.

El microempresario turístico, quien a la vez funge como presidente del gabinete de turismo de Tola, aseguró que el potencial y la biodiversidad que brinda el ecosistema marino del litoral pacífico de Nicaragua se ha convertido en la herramienta fundamental para desarrollar y explotar el turismo marino con responsabilidad y seguridad.

“Solo en Tola tenemos más de cinco arrecifes coralinos, entre los que destacan: La anciana, Punta el Hueco, Punta de Gavilán, Popoyo y Halcinco, y en ellos se pueden apreciar más de 20 coloridas especies de peces y esta actividad se hace mediante snorkeling o buceo y es algo que deleita a los turistas”, explicó.

AVISTAMIENTO DE TORTUGAS

A la oferta de los arrecifes se suma el avistamiento de tortugas que llegan entre los meses de julio y febrero a desovar a las costas de La Flor, en el municipio de San Juan del Sur y Chacocente.

“Pero además de estas actividades tenemos los avistamientos de ballenas y delfines, que es un espectáculo de la naturaleza que se puede apreciar entre finales de noviembre y abril y todas estas actividades que se realizan dentro del mar le llama la atención a los turistas”, aseguró López.

Precisó que en toda la costa de Tola se contabilizan siete establecimientos que ofrecen diferentes servicios relacionados al ecoturismo marino y que la demanda de los turistas ha crecido en un 80% en los últimos cinco años.

En playa Gigante también se ha asentado el establecimiento “Pastora Tours”, que ofrece el turismo marino con nueve pangas y un yate.La pesca deportiva está entre los entretenimientos.

Léster Fernando Martínez, responsable de facturación de dicha empresa turística, aseguró que ellos trabajan con un segmento de turistas de mayor poder adquisitivo y en coordinación con hoteles.

“Nuestros clientes son principalmente los huéspedes de los complejos turísticos como Guacalito de la Isla, Hacienda Iguana y otros hoteles, y mantenemos un precio estándar, sea privado, en pareja o en grupo”, afirmó.

En el yate, dependiendo del horario de los recorridos, los precios oscilan entre US$950 y US$1.070 durante la temporada baja, que según Martínez se presenta entre el 16 de septiembre y el 31 de octubre.

En panga los tours tienen un valor entre US$305, US$410 y US$815 y este establecimiento además de brindar servicios de avistamiento de cetáceos, pesca deportiva y snorkeling también ofrece kayak, recorridos durante el atardecer y taxi acuático para clientes que prefieren trasladarse por mar de un hotel a otro o a cierto balneario de Tola o San Juan del Sur.

La empresa turística genera 12 empleos entre tripulantes marineros y guías. De acuerdo con Martínez, mensualmente están prestando el servicio a 100 turistas en temporada alta “y los que más buscan ellos son actividades curiosas como la observación de arrecifes de coral y también disfrutan de otras actividades que se hacen en el mar y esta oferta turística está cobrando interés y dando oportunidades de empleos”, comentó Martínez.

CAPACITACIÓN

Algunos pescadores toleños, como Gerardo Ruiz, de 40 años, han recibido capacitaciones en turismo marino responsable para que brinden un mejor servicio a sus clientes.

“Acá en 2013 nos brindó un taller de capacitación un biólogo uruguayo que nos enseñó cómo se debe hacer el avistamiento de ballenas y sobre todo hasta qué distancia puede uno acercárseles, principalmente cuando andan con crías”, señaló Ruiz.

Este pescador toleño ofrece el servicio de avistamiento de cetáceos en su panga, que tiene capacidad para 5 personas y confirma que esta es una oferta turística que está en auge y que los tour los realiza en US$200.

Jorge Aguilar, empresario turístico de San Juan del Sur, es considerado como uno de los primeros impulsores del turismo marino, y fue quien creó la oferta turística “Tras la ruta de delfines y ballenas”, que poco a poco fue tomando interés.

“Cuando abrimos esta ruta, hace diez años, era algo novedoso, pero se tenía que diversificar el turismo de sol y playa y hoy cada vez hay más gente involucrada en este segmento turístico que tiene un gran potencial en nuestras costas por la diversidad de opciones que se pueden practicar dentro y fuera del mar”, puntualizó Aguilar.

Dos turistas muestran un pescado mientras navegan en Playa Gigante.Agregó que el servicio de turismo marino lo ofrece con todas las normas de seguridad que se requieren y que cuando abrió la ruta la demanda era escasa, pero aseguró que a la fecha la solicitud de travesías recreativas dentro del mar ha crecido en un 80%.

“El 70% de nuestros clientes son norteamericanos y el resto nacionales que vienen a bucear, nadar, a observar tortugas, cetáceos, arrecifes de coral, realizar pesca deportiva y apreciar especies como el pez marlin y el vela, que tras su captura inmediatamente son liberados”, reveló Aguilar.

Hablan los turistas

VACACIONES.  Entre los turistas que optaron esta semana por esta oferta destaca la estadounidense Marrison Means, hija del expelotero de grandes ligas Mark Morrison, quien jugó tercera base para los Cardenales de San Luis. La joven llegó a las costas de playa Gigante junto a su marido, Jordan Means, y de inmediato decidieron introducirse mar adentro para disfrutar de las actividades marinas y cuatro horas después regresaron a tierra firme con un rostro sonriente y maravillados de la naturaleza.

“Esta es la primera vez que visito Nicaragua y fue para pasar mi luna de miel y ciertamente es un país muy lindo y nos llevamos una muy buena imagen de esta nación que antes no estaba en mis planes para ir de vacaciones, pero esto es una maravilla única”, concluyó la joven.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus