Velia Agurcia Rivas  |  Uriel Velásquez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el sistema Globocan con estadísticas oficiales del 2012 indican que en Nicaragua cada año se registran al menos 500 nuevos casos de cáncer de mama y mueren por esa causa unas 220 personas. 

Sin embargo, la gineconcóloga Carolina Amoretty, del hospital Bertha Calderón Roque, señaló que es posible que aumente el número de casos como efecto de la campaña de prevención y detección temprana, y a la vez disminuirían las fallecidas por esta enfermedad.

En los últimos años, Nicaragua se ha puesto como meta cambiar la historia del cáncer de mama que afecta a miles de mujeres en el país. Para ello, se realizan campañas de prevención para salvar más vidas.

Llegan tarde

La mayoría de fallecidas por cáncer de mama llegan a consulta cuando la enfermedad está muy avanzada, a pesar de que en las primeras etapas se puede revertir, sostuvo Vladimir Altamirano, presidente de la Asociación Nicaragüense de Oncología (Anico).

La detección temprana es la clave contra el cáncer de seno, por el cual mueren tres de cada 10 pacientes diagnosticadas a nivel mundial, indicó Altamirano.

En Nicaragua, el hospital Bertha Calderón atiende entre 370 y 400 mujeres, pero también hay otras afectadas reportadas por las proveedoras de servicios de salud (IPSS) o clínicas provisionales, así como por distintas organizaciones, entre ellas la Fundación Ortiz Gurdián, indicó Amoretty.

Crece apoyo 

Para Altamirano, el país está sobre la ruta indicada en su búsqueda de reducir la cifra de decesos, pero se necesita “un proceso de detección temprana para que podamos cambiar la tasa de mortalidad”.

Por su parte, Amoretty indicó que cada vez hay más instancias que realizan campañas de concientización y prevención del cáncer. Solo este mes, en el hospital Bertha Calderón se han realizado varias charlas con el personal de salud de diferentes centros, jornadas quirúrgicas, mamografías y ultrasonidos a las pacientes.

Relacionado: "Historia de mis tetas", humor inteligente en viñetas contra el cáncer de mama

 Trabajo combinado 

Altamirano destacó además que el Ministerio de Salud (Minsa) y el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) han reforzado sus campañas y cobertura a casos de cáncer de todo tipo en los últimos años, principalmente de mama y cervicouterino.

La estrategia del Minsa es descentralizar la atención de oncología por medio de la formación de recursos humanos en los departamentos para que capten pacientes y los envíen a los centros de referencia nacional donde se les dará el tratamiento inicial. Estas mujeres podrán también regresar a sus comunidades y recibir seguimiento, de tal manera que la paciente no quedará abandonada, sostuvo Altamirano.

Asimismo, se capacita a los médicos de las diferentes regiones del país para que puedan atender a los pacientes de los programas oncológicos del Minsa.

Por otro lado, desde el INSS se desarrolla un programa oncológico en el que se atienden diferentes tipos de cáncer.  Solo el año pasado, de acuerdo con el anuario estadístico de esta institución, ingresaron a este programa 44 pacientes, 16 personas más que en 2014.

Lea: "Sobreviví al cáncer de mama"

“Consideramos que vamos por buen camino, el impacto que vamos a tener lo vamos a ver en unos cinco o diez años. Nos vamos a dar cuenta que todo esto ha valido la pena”, indicó el presidente de Anico.

¿Cómo perder el miedo a la prueba?

EXÁMENES. El doctor Roberto Ortega, director de la clínica de la Fundación Ortiz Gurdián, valora que muchas mujeres no se realizan el examen de mama por miedo al diagnóstico, porque tienen hijos y si les detectan la enfermedad piensan en la muerte.

El psicólogo Aníbal Betancourt atribuye el miedo de ciertas mujeres a la falta de información y explica que es para ellas un mecanismo de defensa. “Cuando no pueden procesar algo, porque emocionalmente es muy fuerte y tienen miedo a enfrentarlo, entonces terminan negándose”, dice.

Para vencer el miedo al examen, el psicólogo recomienda informarse y acudir a un médico para que les explique la importancia que tiene el procedimiento y los beneficios que traerá en las mujeres el hecho de que la enfermedad sea detectada a tiempo.

Si al realizar el examen el diagnóstico es positivo, Betancourt sugiere acudir a grupos de autoayuda y terapia. “Cuando vean que no son las únicas que enfrentan esa situación y escuchen testimonio de que la enfermedad es tratable y sí se puede vencer, entonces se les va quitar el miedo de someterse al tratamiento y tendrán un sentido de continuidad de la vida”, refiere.

El doctor Ortega asegura que cada vez más se están detectando casos de cáncer de mama en mujeres jóvenes. En estos casos algunas no se quieren someter al tratamiento por miedo a perder el cabello, botar las uñas o bajar demasiado de peso. Sobre ese aspecto, el psicólogo Betancourt dice que “si a esas jóvenes en realidad les interesa seguirse viendo bien, deben someterse al tratamiento y buscar la información pertinente”. A la vez, recomienda realizarse el autoexamen de mama sin importar la edad que tengan.

400 mujeres son atendidas en el hospital Berta Calderón de Managua por cáncer de mama.

7 de cada 10 diagnosticadas con este tipo de mal sobreviven.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus