•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Nicaragua hay 30 especialistas que trabajan en el área de oncología registrados y cinco en proceso de integración a la Asociación Nicaragüense de Oncología (Anico) para tratar a unos 5,129 pacientes que hay en el país con distintos tipos de cáncer, expresó el cirujano oncólogo Vladimir Altamirano Centeno y  presidente de dicho gremio.

La oncología es la disciplina encargada de diagnosticar y tratar el cáncer y los tumores malignos.

A nivel nacional esto representa que existe un especialista por cada 171 mil habitantes, quienes podrían estar en riesgo de ser diagnosticados con esta enfermedad.

Altamirano detalló que en el país existen unos nueve oncólogos, 10 cirujanos oncólogos, tres radioterapeutas y otros 13 profesionales distribuidos en distintas especialidades relacionadas al tratamiento del cáncer. Sin embargo, el próximo año podrían graduarse tres profesionales más dedicados a esta última especialidad como parte del programa del Hospital Oncológico Nora Astorga.

En tanto, el Ministerio de Salud (Minsa) registró en su planilla a solo un cirujano pediatra-oncólogo, mayor de 60 años y quien reside en Managua.

APOYO

El presidente de Anico indicó que la asociación pretende colaborar con la formación de especialistas en el tratamiento del cáncer, puesto que no existe una escuela de Oncología en el país, por lo que quienes quieren formarse deben hacerlo en el extranjero.

"Lo que queremos como asociación es impulsar en las regiones a médicos que quieran formarse en la oncología, hacerles el contacto y conseguirles becas para que vayan a estudiar a los países donde se forman en oncología", indicó Altamirano.

Añadió que la mayoría de los oncólogos que residen en el país se forman en México porque el manejo de los tipos de cáncer es muy similar al de Nicaragua.

Añadió que el Minsa persigue equipar con un acelerador lineal al Centro Nacional de Radioterapia Nora Astorga, de manera que el tratamiento para el cáncer será menos invasivo porque se trabajará directamente sobre el lugar donde está ubicado el tumor.

Nicaragua es el único país de Centroamérica que no cuenta con esta tecnología, dijo la ministra de Salud, Sonia Castro a medios afines al Gobierno el mes pasado cuando se anunció la inversión de C$5 millones para adquirir este equipo por medio de una donación del Gobierno de Japón. El acelerador lineal estará situado en un búnker que está siendo construido con fondos de Nicaragua y que ya lleva un 70% de avance, por lo que se pretende que para el próximo año ya esté funcionando.

Altamirano dijo que el Centro Nacional de Radioterapia Nora Astorga ya está entrenando a los médicos para que puedan manejar el nuevo equipo.

DESFASADO

Actualmente, el tratamiento que se realiza en el Centro Nacional de Radioterapia Nora Astorga, donde se atiende a unos 1,300 nuevos pacientes y un promedio mensual de 180 personas, consiste en que la radiación se envía a varias partes del cuerpo, tanto sana como afectada.

El doctor Vladimir Altamirano expresó que el tratamiento actual es a base de bombas de cobalto, un aparato muy antiguo que produce más efectos colaterales que los que produciría el acelerador lineal.

"Aunque este tratamiento sea útil tiene muchos efectos colaterales que el acelerador lineal no produciría. Por ejemplo, si vas a radiar un cáncer de mama también vas a afectar los tejidos de al lado como el pulmón, lo mismo sucede si procedés a darle tratamiento al cáncer de próstata, irradia el recto porque no te permite hacer una radioterapia dirigida", indicó Altamirano.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus