Carol Munguía
  •   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Treinta comunidades de cuatro municipios del departamento de Chinandega intercambiaron experiencias de captación de agua potable, métodos con los cuales podrían enfrentar el verano.
Gumercinda Pérez Montes es originaria de la comunidad de Venecia, jurisdicción de El Viejo, comarca cercana al mar donde los pozos se dañaron por las inundaciones que provocó el fenómeno del mar de fondo. La población de esta zona tuvo que comprar el agua en El Viejo y Chinandega para poder ingerir líquidos o cocinar.

“Resolvimos la problemática con los tanques para captar el agua de lluvia en este invierno y buscamos un sitio cercano para construir un pozo, cerca de la escuela rural, con el fin que la niñez que asiste a clases tuviera acceso al vital elemento”, dijo la lideresa campesina.
Pérez Montes asegura que por la llegada del proyecto de Asociación para el Desarrollo Integral de la Mujer (Apadeim) se logró adquirir dos recipientes con capacidad para almacenar 5,000 litros para suministrar agua a 520 familias.

“Enfrentaremos problemas porque el agua reservada solo da para abastecer dos meses de verano. Demandamos más tanques a la municipalidad”, explicó la beneficiaria.

Francisco Aguilar Baca es líder de las comunidades de Las Parcelas y Potosí, que aglutina a 1,300 familias que componen esa población.

Aquí el organismo donó la construcción de un pozo. Cristino Macareño, es representante de la municipalidad de San Juan de Cinco Pinos y explicó que en la zona norte enfrentan la sequía de cuatro formas: con la recolección del vital elemento, con las cosechas de agua, la perforación de pozos con bombas indias, los miniacueductos por bombeo eléctrico y la protección de los arroyos”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus