•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Silvio Javier Ortega Mejía, de 46 años, fue despedido en mayo pasado. Este carpintero de Chinandega no quiso desmoralizarse y procuró dedicarse un tiempo a vender frutas para ayudar a su madre de 75 años.

“Era mi primer día en la nueva ocupación. Me subí a un árbol de mango y  la rama se quebró y caí al suelo e inconsciente me trasladaron al Hospital España, donde recibí las primeras diligencias”, dijo en su lecho de enfermo. Las radiografías mostraron daños en la columna vertebral y fue enviado al Hospital Antonio Lenín Fonseca en Managua.

“Allí el especialista en columna no estaba. Me plantearon que esperara y que había sufrido daños irreversibles, por lo que decidí regresarme a mi casa, a la espera de Dios”, confesó.

Por ahora, Paulina Mejía, su madre, se encarga de curar las llagas de su espalda, cambiarle ropa y cocinar para alimentarlo.

Piden apoyo

El Movimiento de Acción Social, está organizando a la población para ayudar a Silvio Ortega con sus necesidades inmediatas.

“Recogimos con buenas personas dinero para alimentación. Un médico que lo vio opinó que el paciente está desnutrido” por lo que se requiere de apoyo para que Ortega recupere sus peso y energías.

Pedro Emilio Soza Martínez, es miembro de ese movimiento para enfermos. “Silvio debe cambiarse sonda cada 15 días y eso cuesta 200 córdobas. También pañales porque ocupa dos al día y eso cuesta 250 córdobas, leche especial y el tarro cuesta 500 córdobas, más alimentación y productos de aseo personal”, contabilizó el cooperante voluntario.

Soza dijo que cualquier persona que desea conocer el estado de este hombre puede dirigirse al reparto Alejandro Dávila Bolaños, del Puente 75 varas al norte, para cualquier ayuda monetaria o en especie.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus