•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las aguas del lago Cocibolca tienen un nuevo inquilino, se trata de un pez conocido como carpa, una especie proveniente de Asia. Luego de su descubrimiento, los especialistas del Instituto Nicaragüense de Pesca y Acuicultura (Inpesca) han alertado de su presencia, ya que podría ocasionar el desplazamiento de especies nativas.

Por ello, la institución ha pedido a los pescadores que notifiquen su avistamiento.

“Hacemos un llamado a los pescadores en todo el lago que nos avisen de otro avistamiento o captura para ir ubicando geográficamente estos hallazgos, y después con nuestros científicos y los del Ministerio de Ambiente y los Recursos Naturales (Marena),  hacer los estudios y determinar la posible densidad poblacional”, dijo Edward Jackson, vicepresidente de esa institución.

La alerta está justificada, según Rubén Ponce, biólogo y docente de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), esta especie “se alimenta de los huevos de los peces nativos”.

Asimismo, Inpesca ha señalado que "su repoblamiento (del pez carpa) representaría el desplazamiento de las especies nativas en los ecosistemas, así también sería un portador potencial de enfermedades hacia nuestras especies", refirió Inpesca.

Este pez, además, excava en el sedimento y desentierra los alimentos que se encuentran en el barro, esto causa turbidez en el agua lo que también puede tener efectos perjudiciales sobre la vida silvestre nativa, señala la revista especializada Biopedia.

De acuerdo a la publicación, sus principales presas son los animales del fondo acuático, como larvas de insectos de agua, gusanos, caracoles, moluscos, cangrejos.

Rápida reproducción

Por su parte, el ambientalista Kamilo Lara, expresó a El Nuevo Diario que esta nueva especie puede afectar la pesca y la productividad. “Estos animales se reproducen fácilmente y cada hembra puede poner hasta 300,000 huevos anuales”, afirmo.

Según el especialistas el pez carpa puede llegar a vivir entre 15 y 20 años, pero se conoce de algunos ejemplares que han llegado a vivir hasta los 70.

A juicio de Luis Moreno, subdirector del Centro de Investigación de Recursos Acuáticos de la UNAN, la introducción de especies de peces foráneas en el país es bastante común entre los aficionados a la crianza de peces, sin embargo, esta introducción debe hacerse de manera responsable.

Por tratarse de una especie invasora, advirtió Moreno, tiene ventaja sobre las especies nativas, porque no existe un depredador natural, además de que pueden acarrear enfermedades.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus