•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cinco de los 44 asesinatos  que han ocurrido este año en el país fueron cometidos en espacios públicos y algunos se pudieron haber evitado, pero no nadie intervino, indica el más reciente informe de la organización Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) sobre los femicidios en Nicaragua.

Magaly Quintana, coordinadora de las CDD, asegura que “esto evidencia que las mujeres tenemos cada vez menos lugares seguros, porque existe una cultura machista que dicta que los hombres pueden disponer de la vida de las mujeres en cualquier parte”.

Aunque en la mayoría de los casos el lugar más inseguro para las mujeres siguen siendo sus casas, puesto que 22 de los 44 asesinatos contabilizados ocurrieron en el domicilio de las víctimas, los asesinatos en plena vía pública y en lugares desolados como caminos, cañaverales y milpas van en aumento, de acuerdo con el informe “Femicidios en Nicaragua” del grupo CDD.

Lo alarmante de estos hechos es que sucedieron en la calle y nadie intervino, coinciden expertos. “La gente sigue pensando que la violencia contra las mujeres es un asunto de carácter privado y que nadie se puede meter, cuando en realidad es un problema de carácter público porque afecta al conjunto de la sociedad. Al no hacer nada para impedir que una mujer sea asesinada, permite que ese tipo de conductas se reproduzcan”, refiere Camilo Antillón, máster en sociología y especialista en género y sexualidad.

“La gente que no hace nada por detener la agresión a una mujer se convierte en cómplice. Si nos callamos y decimos está bueno que le pegue porque es su esposa, también somos cómplices. Es necesaria una mayor reflexión sobre el problema. Para eliminar la violencia machista tenemos que reeducarnos”, asevera María Teresa Blandón, del grupo feminista La Corriente.

Entre las víctimas asesinadas en espacios públicos hay madres de familia, una niña de 10 años de edad violada y asesinada por tres hombres, y una joven que estaba en el cuarto año de universidad.

Martha Granado Solano, 48 años, fue asesinada en Siuna. El reporte policial señala que el tres de julio pasado iba de su casa con dirección al mercado municipal, pero al pasar por la terminal de buses fue interceptada por su pareja Saúl Mendoza Watler, de 26 años, quien la agredió a puñetazos  y patadas, la tumbó al suelo y continuó golpeándola. Pese a que en ese momento había varias personas alrededor, nadie intervino para detener la salvaje agresión.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus