•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando Gonzalo Lacayo cursaba quinto año de secundaria en el Instituto Público de Villa Libertad, quería convertirse en ingeniero eléctrico o civil, pero su familia no contaba con los recursos necesarios para costear los equipos y materiales necesarios para esa carrera. Por eso, cuando un grupo de profesores de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) llegaron a su colegio para presentar la oferta de ciencias en esa casa de estudios, se decidió estudiar Ingeniería en Estadística.

“Explicaron que había un gran campo laboral (para la Ingeniería Estadística) en cualquier rama de la ciencia. Basándome en eso decidí estudiarla como primera opción. Me gustan las matemáticas, aunque no soy fan de ellas siempre he sido bueno", relata Lacayo, de 23 años de edad. 

Con él hay otros 24 estudiantes de estadística en el cuarto año, pero cuando ingresaron a la carrera en 2013 el grupo era de 40. Según Lacayo, sus compañeros han abandonado la universidad es porque los primeros años son difíciles por la teoría. 

Más: Carreras docentes tienen poca demanda​

Marlon Díaz Zúñiga, decano de la Facultad de Ciencias e Ingeniería de la UNAN-Managua, señala que el país requiere de más profesionales en Estadística y Matemática sobre todo en investigaciones, " somos un país que producimos un sinnúmero de estadísticas, pero necesitamos la ciencia, que las traduzca en estrategia. Tenemos los datos, procesamos los datos y que nos briden la información. Esa información debe darnos luces para la toma de decisiones", expresó. 

Cambios en admisión

Esta semana, las autoridades universitarias anunciaron  que de las 19 carreras que ofrecen en la Facultad de Ciencias e Ingenierías, en ocho se eximirá a los estudiantes de presentar el examen de ingreso: Gerencia ambiental y de los recursos naturales, matemática, química ambiental, ingeniería estadística, ingeniería en geología, física con mención en geofísica y dos cursos técnicos, uno en construcción y otro en topografía. 

“En estas ocho carreras fundamentalmente el rendimiento es bajo por varias razones, a lo mejor están en esa carrera porque ahí se les ubicó (como segunda o tercera opción)”, comentó Díaz.

El decano de Ciencias e Ingeniería agregó que en promedio a cada carrera ingresan 40 estudiantes por año, pero en el caso de matemática y geofísica por ejemplo, se gradúan entre tres y cinco. En el caso de geología al año se promocionan como licenciados unos ocho universitarios.

El caso de la licenciatura de física con mención en geofísica, refiere, es especial, ya que actualmente solo se está ofreciendo el segundo año de esa carrera pues entre 2012 y 2014 no se inscribió ningún estudiante. Este año tampoco. 

“Vemos que el Gobierno está interesado en que se estudien los diferentes fenómenos y diferentes realidades que tiene la tierra. Se requieren profesionales; ahorita tenemos expertos internacionales, pero el país debe ir creando sus propias capacidades”, argumentó Díaz. 

Entre las posibilidades de desarrollo de un experto en geofísica está la participación en investigaciones sobre recursos geotérmicos e hídricos, minerales, medioambiente, vigilancia volcánica y sísmica. En los últimos años las inversiones en generación de energía se han incrementado debido al enorme potencial del país en esa área.

The Climate Reality Project --fundada en 2006 por el exvicepresidente de Estados Unidos, Al Gore-- reconoció a inicios de este año al país como una de las tres naciones, junto a Suecia y Costa Rica, que están marcando a nivel mundial la ruta a seguir en este campo, que constituye la principal forma de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. 

Poco interés

Ernesto Medina, presidente del foro Eduquemos, considera que la poca demanda de estas carreras se debe también a que “los muchachos saben que su formación en ciencias, matemáticas y español es deficiente y no se sienten preparados ni atraídos por estas carreras a nivel universitario y eso no se resuelve solo con (eliminar la admisión con) examen”.

Estas carreras son las que quedan al final de la cola y se llenan con muchachos sin vocación, con calificaciones bajísimas, sin interés, pero el sistema los empuja a ellas y eso tampoco es bueno”.  Ernesto Medina, presidente del Foro Eduquemos.

Asimismo, Medina indicó que las carreras que a partir de 2017 no requerirán una prueba de admisión son cruciales para el desarrollo del país y naciones como las de Europa y Asia han apostado a ellas para la transformación de sus economías.

“Todas estas carreras son la base. Nosotros tenemos el problema que nadie las quiere estudiar como están reconociendo las autoridades de la UNAN”, agregó Medina. 

Para estimular el interés de los alumnos se podría garantizar trabajo a un sueldo “ razonable” a un número determinado que se gradué con honores. Las becas podrían ser financiadas por la universidad (con parte de los ahorros del cierre de carreras con poca demanda), el sector privado, y donantes nacionales o extranjeros. Por supuesto que habría que cuantificar todos los aspectos de esta posible solución tales como número de becarios así como asegurarse  -lo que no siempre es posible- de que los que obtengan becas en el exterior regresen al país”, explicó el expresidente de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Sostenible, Carlos Muñiz.

Sin examen de admisión

DECISIÓN• La preocupación por la matrícula de la UNAN–Managua es legítima, afirma el expresidente de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Sostenible, Carlos Muñiz, pero “la solución no es mantener artificialmente carreras para las que no hay demanda eliminando los exámenes de admisión. Esto tiene dos problemas. Primero es muy costoso para el país, y segundo se esta bajando la calidad de los alumnos y posibles egresados. No tiene sentido ofrecer carreras donde no hay demanda. Nuestros recursos son limitados y debemos aprovecharlos bien. Asimismo, los exámenes de admisión sirven para identificar en una forma neutral y técnica el talento y capacidades, y son un buen indicador del futuro desempeño de los estudiantes”.

No obstante, reconoce que puede ser que el país no esté formando capacidades necesarias como la gerencia ambiental, la geofísica o matemática. 

Además, el país y las universidades deben buscar soluciones menos costosas por estudiante y que no solo mantengan sino que fortalezcan los estándares de admisión. “Una posibilidad es ofrecer becas en universidades privadas del país o en universidades del exterior a alumnos que pasen un riguroso examen de admisión. Marlon Díaz Zúñiga, decano de la Facultad de Ciencias e Ingeniería justificó que los alumnos que ingresen a estas carreras sin hacer examen de admisión estarán en un programa de monitoreo y seguimiento para una vez dentro del sistema fomentar la vocación por estos temas y garantizar la retención en las mismas.

47 estudiantes  cursan la carrera de gerencia ambiental y de los recursos naturales en la UNAN-Managua. 

50 por ciento de éxito tienen en promedio las ocho carreras de menor demanda en la Facultad de Ciencias e Ingeniería de la UNAN-Managua. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus