•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Familiares, amigos y representantes del gobierno asistían este domingo a la vela del periodista, historiador y exmilitar Roberto Sánchez Ramírez, quien será enterrado mañana en el cementerio Sierras de Paz.

Sánchez Ramírez murió a los 76 años la noche del sábado, luego de permanecer varias semanas hospitalizado por un cáncer que le diagnosticaron en el 2014.

Aunque a lo largo de su vida desempeñó importantes roles, fue un historiador por excelencia. En Managua, la ciudad que tanto quiso a pesar de ser originario de Masatepe, dirigió varios proyectos que buscaban rescatar la historia de la capital.

Durante la alcaldía de Dionisio Marenco (2004-2008) fungió como director de Patrimonio Histórico de la comuna.

Uno de los proyectos más emblemáticos que impulsó fue la restauración del cementerio San Pedro, encargándose de recopilar toda la información relacionada a este camposanto que data del año 1866: desde las razones que impulsaron su construcción hasta una lista de personalidades enterradas ahí.

Su investigación derivó en la aprobación de la ley que declara a este cementerio “Panteón Nacional”.

“De acuerdo con información suministrada por el historiador Roberto Sánchez Ramírez, y constatada en otros textos, el concepto de panteón fue desarrollado por griegos y romanos. Es el monumento nacional donde se guardan los restos de hombres y mujeres ilustres”, señaló en su momento la Asamblea Nacional.

Posteriormente se integró a la Asamblea Nacional como asesor para asuntos históricos de la Presidente de este Poder del Estado.

Desde esta posición dirigió la rehabilitación de la antigua Avenida Roosvelt que, luego de las obras, fue nombrada Avenida Sandino y cuando fue inaugurada, un día de enero de 2010, Sánchez Ramírez abrió una verdadera ventana de recuerdos de la vieja Managua.

Y es que, al haber sido la principal arteria de la capital hasta el terremoto de 1972, esta avenida guardaba un sin número de anécdotas.

Sánchez Ramírez rememoró en esa ocasión el Gran Hotel, donde se hospedaron personajes como Cantinflas y el cantante mexicano Agustín Lara; el Almacén Carlos Cardenal, donde hubo la primera escalera eléctrica en Nicaragua; la barbería también llamada Gran Hotel, muy concurrida por políticos, y la comidería los “Gauchos Parados”, de Juanita Martínez, muy famosa por su carne asada.

Otro dato curioso y divertido que sacó a la luz es el referido a lo “divertido” que era irse a poner a la esquina de “los coyotes” (cambistas de dólares) para ver cómo el viento le levantaba la falda a las muchachas, al estilo de Marilyn Monroe en la película 'The Seven Year Itch' (La comezón del séptimo año).

La Asamblea Nacional decidió “recuperar” la vieja avenida en conmemoración del cumplimiento de 25 años de este Poder del Estado, en el año 2010.

A lo largo de los casi 2 kilómetros de esta calle, que va desde el edificio de la Asamblea hasta el Monumento al Soldado de la Patria en la loma de Tiscapa, se colocaron muarales de la vieja Managua, del General Augusto C. Sandino, del general Benjamín Zeledón, de Rubén Darío y de la masacre del 22 de enero de 1967.

Además, en el año 2002 inició las publicaciones de reportajes sobre Managua que sirvieron como base para su libro “El recuerdo de Managua en la memoria de un poblano”, el cual salió en el 2008 y tuvo dos impresiones.

Siete años después, la segunda edición de la obra se tituló “Managua en la memoria”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus