•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El sismo de magnitud 7.0 en la escala abierta de Richter registrado a las 12:45 del mediodía de ayer provocó una alerta de tsunami y la declaración de  estado de emergencia nacional, que se mantuvo por el paso del huracán Otto.

Una mujer de 56 años murió de un infarto en San Juan del Sur luego de conocer la alerta de tsunami, según confirmó el Gobierno.

El temblor alejó algunas horas la atención del huracán Otto tras su paso por Nicaragua, el cual  dejó árboles desprendidos, viviendas afectadas e inundaciones.

"En ninguno de los reportes se han mencionado hasta el momento daños humanos por el huracán. Las lluvias no han sido extraordinarias hasta el momento", dijo la tarde de ayer el codirector del Sinapred, Guillermo González.

Otto ingresó al país a las 11:45 de la mañana por San Juan de Nicaragua, Río San Juan, con categoría 2 y vientos de 175 kilómetros por hora, y abandonó el país antes de las seis de la tarde, según reportes del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter). A las 9:00 p. m. de ayer, se había degradado a tormenta tropical con vientos máximos de 112 km/h en el norte de Liberia, Costa Rica, de acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes de EE. UU.

Te interesa:  Otto azota con fuerza el norte de Costa Rica y causa daños materiales

Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, reportó al finalizar la tarde de ayer que en Corn Island unas 1,160 personas fueron ubicadas en 11 refugios.  En Laguna de Perlas, 375 personas de 75 familias fueron ubicadas en dos refugios.

En San Juan de Nicaragua fueron evacuadas 794 personas de 159 familias de distintas comunidades y fueron llevadas a 12 refugios, dijo Murillo. Agregó que en esa localidad se registró el mayor impacto del huracán, puesto que fue por donde ingresó. Sin embargo, “sabemos que se está recuperando la normalidad”, expresó.

En El Castillo, 43 árboles fueron desprendidos y se reportaron 48 viviendas dañadas. En ese municipio se habilitaron 18 albergues para 741 personas. Mientras en Cárdenas, Rivas, 600 personas fueron trasladadas hacia seis refugios. En la isla de Ometepe, se dispuso de dos refugios para 150 personas.  En San Carlos, funcionaron 27 albergues para 754 habitantes.

Murillo comentó que durante la noche de ayer y hoy es cuando se esperan las mayores lluvias.

Guillermo González, del Sinapred, destacó que  a lo largo de la trayectoria de Otto por Nicaragua la cantidad de lluvia caída fue menor a la esperada.

Las autoridades nicaragüenses confirmaron afectaciones en Corn Island, donde 12 casas resultaron afectadas, de las cuales tres fueron totalmente destruidas por el huracán.

EL TERREMOTO

El movimiento telúrico se registró a 167 km al sur de Jiquillo, con 10 kilómetros de profundidad.

Luego que se declaró la alerta de tsunami y empezaron las evacuaciones en las costas del Pacífico.

En las comunidades costeras de Poneloya, Las Peñitas y Salinas Grandes, en León, se activaron las sirenas a la 1:10 p. m. Marcio Ocón, presidente de la Cruz Roja en ese departamento, afirmó que realizaron patrullaje en las zonas costeras “para conocer las necesidades de primeros auxilios de los pobladores, pero todo se desarrolló en relativa calma”.

En Carazo, las autoridades se presentaron a las costas de Casares, La Boquita, Huehuete y Tupilapa ante la alerta de tsunami. Los pobladores y  pescadores se mantuvieron en calma debido a que el mar se comportaba en completa normalidad, presentando olas aproximadamente de unos seis pies de altura.

En San Rafael del Sur 2,500 personas que habitan en la zona costera fueron evacuadas, según declaraciones del alcalde Noel Cerda a 100% Noticias.

En Managua, el techo de la Asamblea Nacional resultó con daños considerables. Pedazos de concretos quedaron en el suelo producto del terremoto. No se reportaron heridos. En los edificios públicos y privados, las personas también fueron evacuados.

La alerta de tsunami fue suspendida por el Gobierno dos horas después.

Productores de zonas fronterizas no reportan daños en cultivos

URIEL VELÁSQUEZ

EMPRESAS • Los productores en el área fronteriza de Nicaragua y Costa Rica no reportaron daños por el fenómeno atmosférico Otto, que se desplazó ayer por esa área.

Jorge Salazar, gerente de Palmares de El Castillo S.A. (Palmasa), empresa dedicada al aprovechamiento de la palma africana en Río San Juan, aseguró que en las más de 4,000 hectáreas de cultivo no detectaron daños.

“A la una de la tarde comenzaron los vientos moderados, luego fueron incrementando un poco y se volvieron muy fuertes. A las dos de la tarde teníamos el huracán encima con rachas potentes, pero gracias a Dios no tenemos daños en los cultivos”, detalló Salazar.

Sin embargo, indicó que había árboles caídos y algunos techos desprendidos en comunidades adyacentes a la empresa Palmasa, pero no vio daños estructurales en las viviendas.

La empresa decidió enviar a sus casas desde el miércoles a unos 650 trabajadores, como medida de prevención.

Salazar explicó que en las plantaciones de palma africana no se reportaron afectaciones, “porque es una zona donde llueve constantemente y el suelo ya está adaptado a esas condiciones”. A nivel de poblacional, dijo que “aparentemente el nivel de los ríos no ha subido más allá de lo que se ha visto”.

Por otra parte, la empresa de cítricos Frutan, con 4,000 hectáreas de producción ubicadas en el departamento de Río San Juan, afectado por la trayectoria del huracán Otto, no reportó daños en las plantaciones pero sí lluvias con fuertes vientos.

Frutan cuenta con una procesadora en territorio tico, exactamente en el cantón de San Carlos, Costa Rica, donde también suspendieron labores “para salvaguardar las vidas de los trabajadores y colaboradores”, explicó Roberto Aragón, gerente de la compañía.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus