•   Carazo  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Once años han pasado desde que el baile del Güegüense fue declarado Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Por ello, ayer los diriambinos salieron a las calles para celebrar el nombramiento y el rescate de su cultura.

Desde entonces, los padrinos del baile Lucy Rapaccioli y José López Romero han trabajado por el rescate de esta tradición y cada año, grupos de bailarines salen a las calles de la ciudad para participar en las fiestas en honor a San Sebastián, patrono de Diriamba.

Rescate cultural

"Yo desde los siete años aprendí el lenguaje náhuatl y chorotega, además de los pasos del baile. Llevo 71 años bailando, ya la costumbre se había perdido, pero hemos logrado rescatarlo y hoy celebramos estos once años haciendo un recorrido en la calle principal de la ciudad", dijo López , conocido como el alguacil mayor.

Por su parte Luvy Rapaccioli,  agradeció el apoyo de los pobladores en el rescate de cultura y tradición del baile del también conocido como Macho Ratón.

El interés de Rapaccioli surgió como una promesa a San Sebastián tras vencer el cáncer de mama.

Lea además: Nicaragua lanza campaña turística “Orgullo de mi país”

"Le hago un llamado a la población católica diriambina para que apoye el grupo y busquemos la manera de conservar nuestra tradición", comentó.

El baile es integrado por 21 jóvenes entre ellos dos mujeres,  las cuales representan al personaje de la "Suchi Malinche".