•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Casas destruidas, centenares de personas evacuadas, ríos desbordados, falta de electricidad, inundaciones y daños ambientales son parte de las afectaciones causadas por el huracán Otto, durante su paso por el Caribe Sur de Nicaragua, el pasado jueves en horas de la tarde.

La coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, aseguró ayer, en su acostumbrado reporte, que previo a la llegada del huracán se evacuó a un total de 10,143 personas de 69 comunidades y se habilitaron 125 refugios temporales.  

Murillo expresó que el sistema de rescate logró trabajar frente a tres fenómenos naturales que dejaron a Nicaragua bajo un Estado de Emergencia Nacional.

“Hemos atravesado estas aguas turbulentas y hemos salido bien... Huracán, terremoto, alerta de tsunami y pudimos desplazarnos con pleno conocimiento de lo que hay que hacer para salvar vidas”, señaló Rosario Murillo.

Añadió que de las 10,143 personas evacuadas, solo 597 continúan albergadas, principalmente en San Juan de Nicaragua, El Castillo y San Carlos, en el departamento de Río San Juan, zona afectada directamente por el ojo del huracán Otto.

La mañana de ayer miembros del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) y expertos ambientales sobrevolaron la Región Autónoma del Caribe Sur (RACS) para evaluar los posibles daños ambientales. Guillermo González, codirector del Sinapred, detalló que “la misión que traemos es hacer una valoración que contribuya con los trabajos de evaluación de daños que se está haciendo en cada uno de los territorios. Esto es para darnos una idea no solamente del impacto en la infraestructura, en las casas, sino también en el medio ambiente”. 

Según González,  se sobrevolará toda la ruta que siguió el huracán Otto. “Nos vamos a trasladar de San Carlos hasta El Castillo, Boca de Sábalos, San Juan de Nicaragua, Bluefields y por último Corn Island. Aquí en San Carlos, lo que hemos encontrado es un clima de mucha tranquilidad en las personas”, dijo.

Lea además: Amenazas ponen a prueba a Nicaragua

Datos oficiales revelan que tras el paso del fenómeno natural, en Costa Rica fallecieron nueve personas, mientras que en Panamá murieron ocho. Sin embargo, hasta el cierre de la edición, no se reportan víctimas mortales en Nicaragua.

RIVAS TAMBIÉN SUFRIÓ

El municipio de Cárdenas, departamento de Rivas, amaneció ayer prácticamente incomunicado, sin energía eléctrica y con ríos desbordados por los estragos del huracán, cuyo centro ahora se encuentra en las aguas del océano Pacífico.

El alcalde de Cárdenas, Rodolfo Pérez, manifestó ante los medios que se reportan tres comunidades rurales “críticas”, donde no hay paso hacia la ciudad debido a la crecida de los ríos.

En Cárdenas, un municipio de 5,390 habitantes, ubicado a 162 kilómetros al sur de Managua, algunas personas permanecen albergadas en iglesias, escuelas y canchas deportivas que fueron habilitadas por el paso del fenómeno climatológico. Otto tocó suelo nicaragüense al mediodía del pasado jueves, específicamente en el municipio de San Juan de Nicaragua, como huracán de categoría 2 en la escala Saffir-Simpson y con vientos de 175 kilómetros por hora, según información del Ineter.

El Gobierno central confirmó afectaciones en Corn Island, donde 12 casas resultaron afectadas, de las cuales tres fueron totalmente destruidas por el huracán, que actualmente se encuentra como tormenta tropical a más de 300 kilómetros de distancia de la costa pacífica del país.

LOS REFUGIOS

Rosario Murillo reportó al finalizar la tarde del jueves que en Corn Island unas 1,160 personas fueron ubicadas en 11 refugios.  Mientras que en Laguna de Perlas, 375 personas fueron ubicadas en dos refugios.

En San Juan de Nicaragua se evacuaron 794 personas de 159 familias de distintas comunidades y se llevaron a 12 refugios, dijo Murillo, quien  a su vez agregó que en esa localidad se registró el mayor impacto de Otto, puesto que fue por donde ingresó.  En el municipio de El Castillo, 43 árboles se desprendieron y se reportaron 48 viviendas dañadas.

En este municipio se habilitaron 18 albergues para 741 personas. En Cárdenas, Rivas, 600 personas se trasladaron hacia seis refugios. En la Isla de Ometepe, se dispuso de dos refugios para 150 personas.  En San Carlos, funcionaron 27 albergues para 754 habitantes.

“Hubo una movilización segura a los refugios y ahora debe haber un retorno seguro a las viviendas, a los hogares.

Vamos a mandar el Plan Techo para las personas que lo perdieron”, explicó la funcionaria.

Murillo detalló que a causa de Otto, en Río San Juan hubo 43 viviendas colapsadas y más de 200 afectadas, mientras que en San Juan de Nicaragua se registraron lluvias fuertes, al igual que en Bluefields y Rivas, entre otras zonas del país.

Evaluarán impacto ambiental tras paso de huracán Otto

Humberto Galo

El Movimiento Jóvenes Ambientalistas asegura que es necesario hacer una evaluación sobre el impacto ambiental que pudo ocasionar el huracán Otto, en algunas  zonas protegidas de la Región Autónoma del Caribe Sur (RACS) de Nicaragua.  El coordinador ambiental del movimiento, Óscar Salinas,  manifestó que “es necesario realizar una evaluación socioambiental en esa zona, ya que usualmente se busca el análisis de las afectaciones económicas, pero también la biodiversidad se ve afectada con estos fenómenos”.

Debido a que Otto entró al país por el extremo sur y con una velocidad de 175 kilómetros por hora, el especialista señaló que pudo haber afectado varios humedales de importancia Internacional, conocidos como sitios Ramsar.

El huracán quizás afectó la Reserva Biológica de Indio Maíz, el Refugio de Vida Silvestre Los Guatusos, la Reserva de Vida Silvestre de Río San Juan y los humedales de la bahía de Bluefields, de San Miguelito o de Punta Gorda”, comentó Salinas. A criterio de Óscar Salinas, la trayectoria del fenómeno climatológico abarcaría  “aproximadamente 541 mil hectáreas, nosotros actualmente estamos realizando un monitoreo para cuantificar los daños socio ambientales que pudieron haberse registrado en estas zona”.  Asimismo, Salinas agregó que en los sitios Ramsar las mayores afectaciones se podrían manifestar en árboles más viejos, mientras que las inundaciones incidirían en la migración de aves y reptiles, así como en la modificación del paisaje boscoso.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus