•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Enrique Beteta, secretario general del Ministerio de Salud (Minsa) y presidente de la Comisión Nicaragüense de SIDA (Conisida), indicó que de 88 mujeres embarazadas que viven con VIH, en solo una resultó positivo el bebé no nacido. Agregó que el caso se mantiene en seguimiento.  

“Vamos a asegurar que ningún bebé en este país pueda salir VIH positivo. Ese es el esfuerzo de todas las organizaciones que están acá”, agregó el funcionario durante su presentación en el acto de firma de subvenciones que otorgó el Gobierno de los Estados Unidos a organizaciones locales que trabajan con personas que viven con VIH.

Como parte de dichos esfuerzos, el presidente de Conisida informó que ayer fue instalada la mesa nacional para prevenir la transmisión materno infantil del VIH.

En esta iniciativa participarán instituciones y organizaciones, así como miembros de las promotorías solidarias y parteras, de modo que ninguna embarazada del país “se quede sin su control prenatal y su prueba de VIH”, agregó Beteta.

En 2015 se detectaron tres casos que se transmitieron por la vía materno infantil, dijo el secretario general del Minsa.

Lea: Contagio del VIH entre adolescentes podría aumentar un 60 %, alerta la Unicef

Refirió que este es precisamente uno de los grandes desafíos que hay en el país en materia de prevención y atención del VIH/sida. “Este año pudimos haber entrado a hacer la evaluación a través de la OPS (Organización Panamericana de la Salud) y las organizaciones e instituciones que OPS y el sistema tiene establecidos para evaluarnos en la eliminación de la transmisión materno infantil, pero quedamos en prepararnos primero nacionalmente”, justificó.  

Metas 2017

Otro de los esfuerzos nacionales en materia de atención a esta epidemia es la ampliación de unidades de salud donde se ofrece el tratamiento antirretroviral a las personas que viven con VIH al pasar de 56 a 70.

Esto para “asegurar que ya el paciente que está en Jalapa no se venga al Manolo Morales; o el paciente que estaba en San Carlos no tenga que venir a La Asunción (en Juigalpa) a buscar el tratamiento, sino que ya pueda ser tratado en el hospital de San Carlos”.

Además se descentralizó la atención y tratamiento antirretroviral en el Hospital Militar Alejandro Dávila Bolaños y actualmente el Hospital Carlos Roberto Huembes está en el mismo proceso.

“Eso nos lleva a poder dar más cobertura a los pacientes. Les entregamos también pruebas rápidas a estos dos hospitales y a todos los hospitales del Seguro Social”, agregó. 

Más fondos

Solo en los últimos seis años, el Gobierno de los Estados Unidos ha aportado unos 25 millones de dólares en programas de prevención y cuidados a poblaciones clave de Nicaragua, de los cuales US$2.2 millones han sido canalizados a través de 36 organizaciones no gubernamentales que participan de la respuesta nacional. Uno de estos programas es PrevenSida que forma parte del Plan de Emergencia del Presidente de los Estados Unidos para el Alivio del Sida (Pepfar) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

“En este programa estamos invirtiendo 635,000 dólares más para apoyar a grupos que están trabajando y la comunidad que tiene una afectación más grande de VIH”, indicó la embajadora de ese país en Managua, Laura F. Dogu durante el acto de firma de subvenciones para la prevención y control de esta epidemia.

Ayer se firmó una subvención por 365,000 dólares que financiarán el trabajo de nueve organizaciones en cinco municipios del país. Estos fondos permitirán financiar servicios de prevención, pruebas de VIH y cuidados comunitarios para reducir las barreras de acceso a servicios de salud críticos.

La población de 15 a 39 años y los grupos de la diversidad sexual son sectores prioritarios para los programas de prevención del VIH/Sida en el país.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus