•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua se encuentra en el cuarto lugar en la lista de los 10 países que fueron más afectados por eventos climáticos extremos en los últimos 25 años, revela el Índice de Riesgo Climático Global 2016.

El análisis detalla que entre 1994 y 2015 Nicaragua tuvo la incidencia de 51 eventos climáticos, los cuales generaron pérdidas económicas por US$227.18 millones y 2.97 muertes por cada 100,000 habitantes.

Entre los eventos se destacan los producidos por el cambio climático, tales como tormentas, inundaciones, deslaves y temperaturas extremas, como las olas de frío o de calor, muestra el informe publicado por la organización medioambiental alemana German Watch.

Esta indica, además, que factores geológicos como terremotos, erupciones volcánicas o tsunamis no juegan un papel en este contexto, ya que no dependen del clima y, por tanto, no están relacionados con el cambio climático.

Nicaragua únicamente está detrás de Honduras, Myanmar y Haití en cuanto a los daños sufridos por los fenómenos climáticos extremos, según el documento financiado por el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania.
 

LOS MÁS AFECTADOS

Los resultados de este estudio evidencian que los países menos desarrollados y pobres son mucho más vulnerables a los riesgos climáticos, aunque las pérdidas monetarias son sustancialmente más altas en los países más ricos.

Además, se debe constatar que los países en desarrollo afectados pertenecen al grupo de los países más pobres y por lo tanto son menos responsables del cambio climático. Nicaragua ocupa el cuarto lugar en la lista de 183 países analizados.

El ambientalista Kamilo Lara, del Foro Nacional de Reciclaje (Fonare), mencionó que “no debemos perder de vista que estamos en un país altamente vulnerable. En una escala del uno al siete, Nicaragua está en el puesto número seis. Solo lo superan los países insulares”.

A criterio de Lara, “hay que estar claro y seguro de que el cambio climático con sus efectos sobre la región centroamericana, como en otros lugares del mundo son situaciones irreversibles, lamentablemente. En el caso de Nicaragua estamos en condiciones solo de adaptarnos a las eventualidades que se dan con estos fenómenos climáticos”.

Agrega que a partir de la revolución industrial se afectó la atmósfera y con ello el planeta. “Para hacernos una idea, lo que se subió a la atmósfera hace 100 años, todavía permanece en ella. Esto significa que la contaminación que hoy se está haciendo, ahí permanecerá 100 años más”, puntualizó.
 

MÁS CALIENTE

El 19 de agosto del año pasado, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) informó a medios oficialistas que la temperatura media de Nicaragua subió 0.7 grados Celsius en los últimos cinco años producto del cambio climático del que hablan los especialistas.

Managua, Granada y Rivas serían los departamentos de Nicaragua más calurosos en las próximas décadas. Para el año 2100 se espera que alcancen una temperatura anual promedio de entre 30 y 33 grados Celsius, según Julie Lennox, jefa de desarrollo agrícola de la sede subregional en México de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

En su presentación, disponible en el portal de la Cepal, denominada “Opciones para una respuesta transversal y regional al cambio climático”, Lennox revela que para el 2100 la mayor parte de Nicaragua tendrá una temperatura promedio entre 27 y 30 grados Celsius.

La temperatura media registrada entre 1961 y 1990 en el país oscilaba entre 21 y 24 grados Celsius en la zona norte, mientras el resto del territorio rondaba los 24 y 27 grados, explica Lennox.

El Quinto Informe Estado de la Región, realizado por el Consejo Nacional de Rectores de las universidades públicas de Costa Rica (Conare), detalla que para enfrentar los desafíos del cambio climático es necesario que los actores sociales, económicos, políticos y la sociedad en su conjunto tomen  conciencia sobre la magnitud y el impacto del deterioro ambiental.

Ban Ki-moon, exsecretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), expresó el pasado 17 de noviembre de 2016, que “no hay tiempo que perder y tenemos mucho que ganar actuando ahora contra el cambio climático”.

"Mientras el impacto del cambio climático se acelera alrededor del mundo, debemos priorizar acciones destinadas tanto a la adaptación como a la mitigación. Las innovaciones en resiliencia son necesarias para ayudar a miles de millones de personas a adaptarse a sequías, inundaciones, aumento de la temperatura y otros fenómenos”, señaló Ban Ki-moon durante la Conferencia sobre el Cambio Climático (COP22) que se llevó a cabo en Marrakech, Marruecos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus