•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El ruido inconfundible de un escape de gas butano llegó hasta el tercer andén donde el orfebre Manuel de Jesús Robleto Mercado, de 65 años, laboraba en su joyería llamada Gaviota. Sin pensarlo mucho corrió hacia la comidería Francis con un extinguidor en manos. A los minutos se registró una explosión y a Robleto Mercado se le quemó el 50% del cuerpo. Ayer falleció.

Es la primera víctima mortal de una explosión que provocó 17 lesionados en el mercado Roberto Huembes, de Managua.

“Él siempre corría a ayudar a los demás, ya había sacado como seis tanques de gas cuando había fuga”, recuerda Erick Robleto, hijo de la víctima.

Los conocimientos que Manuel de Jesús adquirió en su juventud como voluntario del Cuerpo de Bomberos, le ayudaron a actuar en esos casos de emergencia.

“Él tenía documentos y fotos y siempre nos estaba diciendo qué teníamos que hacer y cómo actuar durante una emergencia similar”, comentó con resignación Erick, quien corrió en busca de un extinguidor y por eso no se convirtió en otro lesionado.Manuel de Jesús Robleto Mercado.

La tragedia ocurrió la mañana del 31 de diciembre de 2016. “El problema fue que cuando él llegó al comedor ya había gente manipulando el tanque. Lamentablemente en la desesperación alguien le tiró agua a la estufa que estaba encendida y las llamas subieron y se combinaron con el gas que estaba en el ambiente y eso fue lo que explotó, no fue el tanque. Yo solo miré la bola de fuego en el aire y cuando llegué, ya mi papa venía con la mitad del cuerpo quemado”, relató el joven.

El estado crítico de Robleto se complicó debido a las enfermedades crónicas que padecía, entre ellas diabetes e hipertensión.

Te interesa: No más fogones en los pasillos del Huembes

“Él quedó consciente, tenía fuerte dominio del dolor. Todavía llegó al tramo y se echó agua y estuvo lamentando que alguien haya tirado agua a la estufa. Luego me lo llevé al hospital”, recordó Erick.

Rey David Madrigal, quien tiene un tramo de especias frente a la joyería Gaviota, lo recuerda como servicial, amigable y buen vecino. Esa mañana “él agarró su extintor y buscó la manera de colaborar, pero la explosión lo afectó de frente y terminó bien quemado, su camisa manga larga la tenía casi impregnada en su piel”.

El informe que dio a conocer el Ministerio de Salud (Minsa) a medios oficialistas especifica que durante la madrugada del 5 de enero presentó mayor dificultad respiratoria, “hace paro cardiorrespiratorio, se realizan maniobras de resucitación, declarándose fallecido a las 2:30 a.m.”.

Vea además: Galería de fotos sobre el incendio en el mercado Roberto Huembes

Tanto sus vecinos en el barrio El Quilombo, ubicado en el reparto René Schick y los comerciantes de Roberto Huembes, coincidieron en exaltar las virtudes de Manuel Robleto, a quien recuerdan como una persona servicial y entregada a los demás.

“Prueba de ello es que entregó su vida porque ni en su negocio de comidería ni en el de la joyería había ocurrido algo y sin embargo él corrió a auxiliar. Igual se comportaba en el barrio. Él era el primero en brindar ayuda, lamentamos la gran pérdida”, comentó Karen Montalván, una vecina del difunto, a quien llamaban de cariño don Gato, en alusión a los ojos color miel que tenía.

Los vecinos comentaron que el 31 de diciembre no hubo celebración como todos los años. “Por respeto a él y al dolor que atravesaba la familia porque don Manuel repartía comida, quemaba pólvora y era la alegría de este barrio, ya nada será igual”, comentó otra pobladora.

  • Manuel de Jesús Robleto Mercado había sido bombero voluntario en su juventud y siempre estaba indicándole a sus hijos cómo proceder en casos como este.

La familia doliente maneja las causas de la tragedia con cautela, debido a que la progenitora de don Manuel tiene 85 años y temen un desenlace fatal.

“Nosotros le hemos dicho a ella que él falleció debido a su diabetes y lo tomó con resignación, no le hemos dicho que fue uno de los quemados por la explosión en el mercado”, comentó un hermano de don Manuel, quien prefirió no brindar su nombre.

COLECTA

Este jueves los vendedores del Roberto Huembes realizaron un hablatón frente a la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema) de este mercado para ayudar a los familiares de Manuel de Jesús Robleto con los gastos que implica la vela y el entierro.

"Ya teníamos pensado realizar este hablatón para ayudar económicamente a los familiares de las 17 víctimas de la explosión, pero después de la terrible noticia del fallecimiento de don Manuel decidimos destinar todo el dinero recogido para su familia”, señaló Rosibel Silva.

Agregó que están “muy dolidos pero hay regocijo de ver cómo los visitantes y comerciantes nos han apoyado, esto no solo es económico, también consiste en ver el corazón de cada persona, hay niños que le pidieron a sus padres y han venido a dejar C$3 y C$10, eso muestra la solidaridad que existe en este mercado”.

"Sin que llegaras a pedírselo fue uno de los primeros que llegó a socorrer y es quien muere, eso demuestra el gran corazón que tenía este comerciante que se expuso sin pensar en las consecuencias que podría llegar a tener", expresó Juan Martínez.

Carla Sánchez, otra vendedora del Huembes, dijo que la colecta que se realizó a partir de las 8:30 a.m. de este jueves es una manera de corresponder el trabajo que realizó don Manuel.

"Los comerciantes del mercado Huembes somos bien unidos, tratamos de estar en las buenas y las malas, nosotros somos los únicos que nos podemos ayudar en nuestras desgracias", dijo Sánchez.

Estos comerciantes están pensando realizar una segunda colecta para ayudar a sus demás compañeros que resultaron con quemaduras a causa de la explosión.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus