•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una de cada tres mujeres, en edad de trabajar, en América Latina y el Caribe, no tiene ingresos propios, y el 55% de ellas no tiene ingresos generados por su trabajo o bienes o percibe montos inferiores al salario mínimo mensual de su respectivo país, señaló María Nieves Rico, directora de la División de Asuntos de Género de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en una entrevista para el programa “Horizontes Cepal”.

Los datos citados por la experta se recogen en el documento “Autonomía de las mujeres e igualdad en la agenda de desarrollo sostenible”, en el cual además se indica que solo uno de cada diez hombres en la región no tiene ingresos propios. 

Lea: Mujeres impulsarán la economía mundial​
END

En Nicaragua 

Según Greta Fajardo, coordinadora del Programa Interdisciplinario de Estudios de Género de la Universidad Centroamericana (UCA), en Nicaragua hay avances y retos en relación con la autonomía económica de las mujeres.

Fajardo señaló que ha habido avances en la aprobación de normativas que promueven la igualdad, pero que las mujeres siguen sin tener ingresos económicos en los mismos términos porcentuales que los hombres y estos tienen además más ventajas en el mercado laboral.

“Hoy en día, las mujeres tienen mayor acceso al mercado laboral, pero no cuentan con un respaldo en término de los cuidados. No cuentan con seguridad social, porque trabajan mucho en el sector informal; no reciben, muchas de ellas, pensiones alimenticias, ya que recordemos que un alto porcentaje de las mujeres en este país es madre soltera. Y hay un tema importante en el tema de la jubilación. Muchas de las mujeres no perciben una jubilación al término de su edad productiva”, aseveró la coordinadora de género de la UCA.

También: Barreras socioculturales limitan desempeño de la mujer

El estudio “El mercado laboral de Nicaragua desde un enfoque de género”, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), refleja que “entre 2009 y 2012 la tasa de participación laboral de las mujeres nicaragüenses mayores de 13 años aumentó más que la de los hombres”, aunque persiste la brecha entre ambos sexos.

END“La de ellas pasó de 48.1 a 62 por ciento, mientras que la de ellos del 81.57 al 86.6 por ciento”, afirma el informe. Agrega que “la mayor parte de las mujeres nicaragüenses, 73.2 por ciento, trabaja en el sector informal”.

Según ese estudio, la brecha de participación laboral entre hombres y mujeres se reduce en ese período a partir de los 25 años “debido a que, entre otros motivos, a partir de esta edad las mujeres suelen participar más activamente en el mercado laboral”. Además, las mujeres incrementan su participación según su escolaridad.

Por otra parte, la Cepal señala que “en países como Honduras, Nicaragua y Guatemala, más del 55% de las mujeres empleadas en el servicio doméstico viven en hogares cuyos ingresos están por debajo de la línea de la pobreza”.

Además: Mujeres rurales luchan por equidad

Además, después de más de 40 años de debate de la economía feminista, “hoy el trabajo no es solo aquellos que se hace en el mercado”, sino también “trabajo es todo aquello que se hace en los hogares y que tiene en la mayoría de los casos la condición de no ser remunerado”, sostuvo Nieves. 

Ganar dinero propio

NECESARIO • María Nieves Rico, una antropóloga experimentada y directora de la División de Asuntos de Género de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), dice que la autonomía económica de las mujeres es un requisito necesario e imprescindible para alcanzar una verdadera igualdad de género en la región.

Para la experta, la autonomía económica es la capacidad de tener ingresos propios y acceso, uso y control sobre los recursos para poder alcanzar el bienestar.

La experta subrayó que la falta de autonomía económica de la mujer habla mucho de las deficiencias de la capacidad económica de un país.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus