•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

653 personas que se presentaron a la Cruz Roja Nicaragüense en 2016 a realizar el examen psicológico, de obligatorio cumplimiento para tramitar una nueva licencia de conducir, reprobaron la prueba. Este número representa el 3% del total de 21,777 aspirantes a conductores que esta institución atendió el año pasado. 

De acuerdo con José Antonio Medrano, responsable de la Dirección Nacional de Salud de la Cruz Roja, a esta institución en promedio llegan entre 80 y 100 personas diariamente a efectuar el test psicológico.

“El test mide tanto la aptitud como la actitud, la capacidad de respuesta del conductor así como su habilidad para conducir. También buscamos explorar ciertas áreas desde el punto de vista psicológica que te permita determinar que un conductor vaya en las mejores condiciones para colocarse tras el volante”, explicó Medrano.

ESTRUCTURA DEL TEST

Zuleyka  Ibarra Téllez, psicóloga clínica y una de las encargadas de aplicar la prueba, detalla que esta lleva por nombre Escala Psicológica de Aptitudes y Actitudes Situacionales (Eppas) y se presenta en forma de un cuestionario, que entre otros aspectos valora la orientación racional del eventual conductor, el nivel de conciencia al manejar y valores morales. Así mismo se efectúa una entrevista donde se plantean posibles situaciones estresantes que el conductor podría encontrar en el tráfico.

Más: Hasta el 25% reprueban el curso teórico de manejo en Managua

“Ambas herramientas se complementan para poder establecer un patrón de conducta y aptitudes desde el interior de la persona. Con los resultados de todo el proceso es que se va determinando si la persona posee las aptitudes y actitudes para poder andar conduciendo y ver si no resulta una amenaza para sí misma ni para terceros”, explicó Ibarra Téllez.

 Al ser consultada sobre las causas por las cuales una persona puede fallar en la prueba, la especialista mencionó que suele pasar que cuando llegan a la Cruz Roja, las personas van un tanto predispuestas, motivadas a veces por la concepción cultural que existe sobre los psicólogos.

“Voy a hablar con un psicólogo y yo no estoy loco, se dicen. Lo otro es que traen consigo problemas económicos, problemas familiares, laborales y si vienen un poco predispuestas o demasiado nerviosas fallan”, dijo Ibarra Téllez.

Agregó que en caso que un postulante falle la prueba, esta tiene la posibilidad de efectuar un segundo intento dos meses después de la primera evaluación. 

“En estos casos les damos recomendaciones generales y va entendida del por qué no aprobó. Las personas que aprueban, pero que tienen algún tipo de limitación o falla, ayudamos a superarlas, porque esto es un proceso conjunto entre Cruz Roja y el Gobierno a través de Tránsito Nacional”, dijo Ibarra Téllez.

Aproximadamente 20 minutos le toma a una persona resolver los puntos de la prueba Eppas elaborada por la Cruz Roja. 

El reglamento de la Ley 431 establece que quienes gestionen su licencia deberán ser evaluados con un examen psicológico, una prueba de sangre y un examen de vista aplicados todos por la Cruz Roja. Mientras que ante la Dirección de Tránsito el conductor deberá aprobar el seminario teórico y la prueba de manejo práctica.

Según el último reporte sobre accidentalidad en los primeros once días del año se han registrado un total de 1,124 choques, los cuales han provocado la muerte de 31 personas.

La información fue compartida el pasado viernes por la vicepresidenta Rosario Murillo. De acuerdo a Murillo, del total de fallecidos hasta ese día, 22 pertenecían al sexo masculino y 9 eran mujeres.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus