•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A pesar que las aguas residuales de la población de Masaya son vertidas en la laguna vecina previo tratamiento en un sistema de lagunas de estabilización tipo facultativo, estudios sobre la calidad de este cuerpo receptor indican un acelerado grado de eutrofización, indicó Ligia Arauz, directora de Medio Ambiente de la Alcaldía de Masaya.

Este proceso se caracteriza por la pérdida de oxígeno en el agua que puede llevar a la muerte de toda especie animal o vegetal.

Para Sergio Rosales, concejal del Partido Liberal Independiente (PLI), el cuerpo de agua de la laguna de Masaya se encuentra contaminado por residuos tóxicos de insecticidas que los agricultores ocupan en las siembra de granos básicos y cítricos y que con las lluvias son trasladados por las corrientes; y la mala práctica educativa de la población urbana de Masaya, porque cuando llueve, lanzan la basura (plásticos, troncos, neumáticos viejos, poroplast, animales muertos etc.) en la corriente, las que lastimosamente terminan en el fondo de la lagunas, lo que la convierte en una chureca acuática.

El concejal mencionó que a ese problema también, se le suma el mal manejo o falta de tratamiento de la aguas negras o grises, que caen en la laguna completamente infectadas, ya que las pilas de oxidación están obsoletas y no tienen la capacidad para recepcionar las mismas, mucho menos para dar el tratamiento adecuado.

La cuenca hidrográfica de la laguna de Masaya tiene 218 kilómetros cuadrados a una altitud de 135 metros sobre el nivel del mar y es considerada una de las más extensas de Nicaragua.

Drenaje y aguas negras

Arauz mencionó que un sector de la población dispone de drenaje sanitario con 7,875 conexiones para una cobertura del 44% del total de viviendas urbanas. El resto del área urbana y rural utiliza sumideros, letrinas y descarga aguas residuales en calles, cauces y caminos, lo que incrementa los niveles de contaminación ambiental y deterioro de la imagen urbana.

En cuanto al alcantarillado pluvial del municipio, tiene una longitud de 5.28 kilómetros, con 124 tragantes, que representa el 4.4% de la longitud de calles de la ciudad que descargan en dos cauces con dirección este-oeste, que a su vez se conectan con la laguna. 

Imagínate que todavía hay pobladores de comunidades de Masatepe, Masaya y Nindirí que realizan labores de pesca, para consumo y otros que venden en el mercado municipal". Sergio rosales, concejal.

También: Una fuente de vida que agoniza

La mayor parte del drenaje es superficial.  El volumen de aguas pluviales circula en calles pavimentadas y adoquinadas, descargando finalmente sobre los cauces que atraviesan la ciudad y descargan en la laguna de Masaya. 

“El municipio de Masaya se ve afectado por la contaminación de los residuos sólidos que se disponen en lugares no planificados así como por el vertido de los desechos líquidos en zonas donde carecen del sistema de alcantarillado sanitario. Estos problemas se pueden observar con facilidad en muchos de los barrios especialmente en las zonas norte, este y oeste de la ciudad”, dijo la directora de Medio Ambiente de la Alcaldía de Masaya.

No hay control de la pesca

Este manto acuífero ha cobrado vidas porque hay personas que acuden a este lugar a realizar labores de pesca. 

“Imagínate que todavía hay pobladores de comunidades de Masatepe, Masaya y Nindirí que realizan labores de pesca, para consumo y otros que venden en el mercado municipal”, dijo Rosales.

Mientras que la funcionaria de la Alcaldía de Masaya afirmó que si bien es cierto no hay legalidad para realizar la actividad de pesca, ni como comercio ni para consumo humano, se pueden observar a pobladores realizando esto en algunos puntos de la laguna como es en el sector del bajadero El Carmen y en el sector de Venecia y la municipalidad no tiene registros de cuántos son ni cuán a menudo lo hacen.

“No soy especialista en esa área, pero te puedo decir que el Ministerio de Salud y Sistema Local de Atención Integral de Salud (Silais), siempre han dicho en época de verano que estas aguas no son óptimas para bañarse, mucho menos para tomar, es por eso que quién lo hace, está consciente del riesgo que existe”, indicó Arauz.

Los poblados que se encuentran alrededor de la riberas de la laguna de Masaya en Masatepe: El Arenal, El Pochote, Las Sabanitas; en Masaya, los barrios situados al oeste de la comunidad indígena de Monimbó y Nindirí.

Más: Basura está matando a Laguna de Masaya

Proyecto

“Como miembro del concejo municipal te puedo asegurar que no existe ningún proyecto para sanear la laguna de Masaya, aunque extraoficialmente se dice que con el proyecto de mejoramiento al suministro de agua potable y alcantarillado sanitarios se construirán nuevas pilas sépticas y su debido tratamiento de las aguas, considero que esto debe aclararlo Empresa de Acueductos y Alcantarillados Sanitarios (Enacal)”, expresó Rosales.

La directora de medio ambiente de la comuna de esta ciudad expresó que “actualmente en el municipio se ejecuta un proyecto denominado Mejoramiento y Ampliación del Sistema de Abastecimiento de Agua Potable de la ciudad de Masaya, el cual tiene entre sus componentes, la construcción de 10 pozos, tanques de almacenamiento, ampliación de la red de agua potable y alcantarillado sanitario". Este  proyecto está siendo construido por el Programa Integral Sectorial de Agua y Saneamiento Humano (Pisash), en coordinación con la municipalidad y Enacal. Pesca artesanal en la laguna.

Ambicioso proyecto estudiantil

PROPUESTA • Marvin Antonio Téllez Pérez, originario de Masaya y estudiante de Quinto Año del colegio Alemán Nicaragüense, participará con el proyecto: Salvemos la laguna de Masaya.

“Me preocupa la situación y decidí presentar un proyecto para revertir la contaminación y de esta forma el mundo sabrá el problema y espero que hayan organismo en otros países que puedan financiar, no quiero que esto solo quede en papel”, dijo el estudiante.

“Esta laguna no se puede autopurificar, porque no tiene salida superficial. No sigamos botando basura, porque más bien le hacemos más daño. Recordemos que es una fuente de vida, no solo para los humanos sino para los animales y las plantas que todavía se resisten a morir”, indicó Téllez Pérez. 

El consultado mencionó que los animales del parque Volcán Masaya bajan a la laguna a tomar agua contaminada y como no encuentran alimentos terminan muriendo, porque no hay árboles frutales y en la laguna se siente el olor de las heces que continúan en el agua.

El entrevistado mencionó que el primer paso para salvar la laguna es purificar y luego plantar árboles frutales para que los animales puedan alimentarse como se debe.

“Considero que el grado de contaminación es alto, porque la laguna en sí estaba un poquito azul y ahora en el costado este de ese cuerpo de agua se está poniendo verde y eso preocupa porque significa que va a ser más difícil el proceso de saneamiento y recuperarla es complicado porque no solo son heces fecales, sino productos químicos y basura. Si no actuamos, la laguna de Masaya no vivirá 20 años y este manto acuífero en el futuro podría ser una salvación, porque de ahí podrían beber agua” dijo el estudiante.

En el trabajo de campo he recolectado información, fotos y observé que todavía hacen labores de pescas y los peces están contaminados, por las heces fecales que por años han llegado a la laguna. Tengo entendido que la Alcaldía de Masaya tiene un proyecto para cambiar las vías de las aguas negras, sin embargo la laguna sigue contaminada y nadie se hace cargo del saneamiento de la misma” mencionó el estudiante.

El proyecto será presentado en marzo en Panamá y Téllez Pérez tiene fe que su proyecto será aprobado, porque es un tema sensible y desea que la población de Masaya comience a hacer conciencia que no debe lanzar basura en las calles y cauces, porque van a parar a la laguna de Masaya.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus