•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Raúl y Emir Cabezas son trabajadores de una empresa nicaragüense desde hace 10 años. Haber nacido con síndrome de Down, no ha sido obstáculo para desempeñarse exitosamente en Café Soluble. A sus 31 años, Raúl es mensajero interno, y Emir, su gemelo idéntico, es colaborador en una de las bodegas.

Desde los 14 años los gemelos han ido aprendiendo las conductas básicas laborales, explica su mamá Ruth Elizondo, quien además es especialista en educación especial y madre fundadora de la organización Los Pipitos.

"(Ellos) Se van en el recorrido de los trabajadores, almuerzan en la empresa, regresan en el recorrido. Los gemelos son muy independientes, se bañan, se visten, van solos al centro comercial, van al cine, tienen su tarjeta de débito, y se desenvuelven perfectamente", destaca Elizondo.

Los gemelos forman parte de los 160 nicaragüenses con síndrome de Down que Los Pipitos han integrado laboralmente en empresas nicaragüenses. Las incluyen en sus planillas, les otorgan todos los beneficios y les exigen las mismas normas que a cualquiera de los demás trabajadores. 

Elizondo precisa que estas empresas, en su mayoría son colaboradoras de Los Pipitos y que ahora, con 30 años de trabajo en este campo, la sociedad nicaragüense en general incluye personas con diferentes discapacidades  en diferentes aspectos de la sociedad.

En total fueron 21 padres de familia, quienes se unieron hace 30 años para fundar la organización Los pipitos en Nicaragua. 

La educación hace el cambio

"Con la educación adecuada ellos pueden llegar a niveles de mucho desarrollo, de mucha independencia social y pueden integrarse perfectamente en nuestra sociedad", agrega Elizondo.

Un año después de la fundación, de Los Pipitos, los padres de familia contactaron a otras personas con vivencias similares. "Nos dimos cuenta del drama que existía a nivel de las personas con discapacidad, porque encontrábamos casos que tenían 30 años de estar encerrados", señala Elizondo.

No obstante, gracias al trabajo efectuado por la organización, actualmente se ha logrado incluir a personas con discapacidad intelectual, síndrome de Down y deficiencia auditiva en los sistemas educativos públicos y privados.

"La idea que se tenía de los síndrome de Down era de muchachos con muy poco nivel de desarrollo, que no tenían mucha escolaridad, que no se sabían valer por sí mismos, entonces, era como una expectativa muy baja de lo que estos muchachos podrían hacer", agrega Elizondo.

El síndrome de down

En diciembre de 2011, la asamblea general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), designó el 21 de marzo como el Día Mundial del Síndrome de Down. Uno de los objetivos de celebrar este día es "resaltar la importancia de su autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones", detalla el portal web de la ONU.

Además el sitio explica que el síndrome es una combinación cromosómica natural que tiene "efectos variables en los estilos de aprendizaje,  las características físicas o la salud".

En Nicaragua se desconoce la cantidad de personas que tienen síndrome de Down, pero según un estudio de especialistas cubanos, aproximadamente el 26.8% vive con algún tipo de discapacidad intelectual.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus