•   Carazo  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El pasado viernes, en el municipio de La Conquista, jurisdicción del departamento de Carazo, se dieron por iniciadas las festividades en honor a su santo patrono, el Cristo Negro de Esquipulas.

Más de mil devotos visitaron la pequeña iglesia de La Conquista debido a que cada año el tercer viernes de Cuaresma se baja a  la imagen de su trono, para que sus fieles le puedan agradecer los favores hechos.

Según Francisca Flores, originaria del municipio, el santo apareció en una poza que está en la entrada del río de La Conquista y una de las tradiciones más importantes es ir a la pozita a tomar agua, bañarse y llevarla en pichingas plásticas.

"Nosotros creemos que esa agua es bendita porque ahí apareció el Cristo Negro de Esquipulas, asimismo se llama la poza, además que es una vertiente que sale de una peña. El río se puede estar secando, pero el agua de la poza sale cada vez más fuerte. Creemos que el agua nos sana de muchas enfermedades”, dijo Flores.

Otra de las tradiciones de la pequeña comunidad son las famosas romerías; así se les llama a todos los vendedores de alfeñique, cosas de horno, nísperos, vaho y a las personas que venden los milagros de acero inoxidable y fantasía en el atrio de la iglesia.

Aunque para  Semana Santa la fe de muchos católicos es visitar las iglesias de sus comunidades, prefieren visitar al municipio de La Conquista, que año con año recibe  a personas de todas las ciudades y departamentos del país, ya que es el punto de reunión de muchos católicos para celebrar las peregrinaciones en el tiempo de Cuaresma, encabezadas por el cardenal Leopoldo Brenes.

"Aquí yo vengo por tradición, tengo más de quince años de venir a vender platanitos y rosquillas. Este año siento que el fervor se está perdiendo, han sido pocas las personas que han venido a la iglesia, antes era alegrísimo, las personas acostumbraban a venir en carretas, compraban bastante, ahora ya no es igual, cada año la tradición se va perdiendo", comentó Juana Martínez, originaria de la ciudad de Masaya, devota y comerciante.