•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La falta de transporte público en el municipio de Buenos Aires, del departamento de Rivas, ha encarecido y dificultado la movilización de los pobladores  de ese pacífico pueblo. Entre los más afectados se encuentran las personas de las zonas rurales.

Los bonaerenses disponían de una ruta de transporte urbano colectivo, que circulaba entre el ingenio Benjamín Zeledón, Buenos Aires y la ciudad de Rivas, pero esta desapareció tras la “invasión” de taxis, según René Villarreal, vicepresidente de la Cooperativa de Transporte de Rivas (Cotrari).

“Antes, el transporte era más barato porque pasaba el bus  que cubría la ruta Rivas-Buenos Aires,  hasta llegar a  El Limonal, en el ingenio, el pasaje costaba C$10 y ahora  tenemos que recurrir a taxis colectivos cuya tarifa es de C$20”, indicó el poblador  Ismael Vélez, de 64 años.

Los pobladores del casco urbano del municipio abordan los taxis en el parque y por lo general tienen que esperar a que suban cuatro pasajeros para iniciar el recorrido.

Según Vélez, los taxis circulan de manera regular de lunes a sábado, entre las 5:30 a.m.  y las  6:30 p.m., “y muchos  pobladores del pueblo manejan en su agenda telefónica los contactos de taxistas, para contratarlos de manera directa, sobre todo cuando requieren viajes de emergencia, pero quienes más resienten la falta de transporte público, son los habitantes de las comunidades”,  señaló.

ESTUDIANTES

Entre las comunidades más afectadas se encuentra Tolesmayda, donde los habitantes  han recurrido a la adquisición de motocicletas.

Andrea Bustos, de 76 años y habitante de esta comunidad que está frente al lago Cocibolca, señaló que los más perjudicados por la carencia de transporte público son los enfermos y estudiantes de secundaria que se movilizan hasta el casco urbano de Buenos Aires o San Jorge.   

“Creo que las autoridades deben promover la apertura de una ruta de transporte público en esta zona que es muy frecuentada porque es turística, debido a que tenemos un balneario, pero además los estudiantes necesitan en qué movilizarse, ya que muchos van al raid, en bicicletas y motos, y cuando se les poncha el neumático tienen que caminar”, señaló Bustos.

NIÑOS Y JÓVENES

Asimismo relató que los niños y jóvenes con discapacidad no pueden asistir a la escuela especial de Rivas, debido a la falta de transporte.

“Yo soy abuela de una adolescente con discapacidad y no pudimos enviarle a la escuela especial porque un viaje expreso en  taxi  nos cuesta  C$240 ida y regreso, y eso también tenemos que invertir para ir al hospital de Rivas a la hora de una emergencia”, explicó.

MOTOS Y BICICLETAS

José Esteban Guido, de 84 años, señaló que en Tolesmayda, muchos habitantes  han contrarrestado la falta de transporte público, adquiriendo motocicletas y otros mantienen la tradición de las bicicletas.

“Yo era uno de los que me movilizaba en bicicleta, pero mi edad y una enfermedad ya no me permiten movilizarme en este medio y cuando tengo que salir, pido raid a motorizados y otros habitantes que manejan los números telefónicos de taxistas para contratarlos”, reveló.

Itani Carmona Cruz habita en la entrada del municipio. Según sus palabras, pobladores de las comunidades de El Cocal y El Limonal, en muchas ocasiones tienen que caminar hasta el casco urbano del municipio para poder abordar un taxi. A la vez confirmó que los domingos son los días más caóticos debido a que se reduce la cantidad de taxis.   

“Mi marido es taxista y lo llaman bastante para solicitarle el servicio de transporte y por lo general aquí en Buenos Aires, el que no tiene moto o bicicleta, mantiene los contactos de taxistas, pero los domingos el transporte es más caótico y la gente a veces hasta se moviliza a pie”, concluyó Cruz.