•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un total de 11 personas fallecieron por infartos y otras cuatro a causa de hipertensión arterial en esta última semana, informó ayer en su alocución de mediodía Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua.

La semana previa entre el 6 y el 12 de marzo hubo 12 defunciones por infartos y uno por hipertensión arterial, según lo reportado por el sistema público de salud a Murillo.

Pedro Mayorquín, jefe de la brigada contra incendios Mayorquín del mercado Oriental, señaló que unas cinco personas son atendidas semanalmente desde inicios de mes tras haber sufrido hipertensión arterial en este centro de compras.

En esta temporada se tendrán temperaturas máximas de 38 grados en occidente, 34 grados en Managua y 32 grados para el resto del territorio, anunció ayer Marcio Baca, director de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

Estas temperaturas podrían aumentar los riesgos de padece hipertensión, un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta, lo que puede dañarlos, según explica la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su sitio web.

"Las altas temperaturas sentidas entre marzo y abril aumentan hasta en un 30% la incidencia por crisis hipertensivas y más de la mitad de quienes lo sufren están mal controlados", explicó Neri Olivas,  médico internista.

Dicha enfermedad, que a menudo es silenciosa, puede provocar síntomas como dolor de cabeza, dificultad respiratoria y palpitaciones rápidas del corazón,  inflamación de los pies o condiciones más severas como derrames.

El médico internista recomendó a los pacientes hipertensos tomar los medicamentos para prevenir las crisis a como lo indiquen los especialistas, medirse la tensión arterial ante cualquier sospecha de síntomas y acudir a la unidad de salud más cercana en caso de alguna señal de peligro a la salud.

"Los pacientes que tienen riesgos de sufrir crisis hipertensivas y estén más expuestos a las altas temperaturas deben procurar tomar al menos ocho vasos con agua y utilizar prendas frescas", sugirió Olivas.

Los especialistas también recomiendan una dieta equilibrada para la salud del corazón y del sistema vascular, por lo que se debe procurar el consumo de abundantes frutas y verduras, pescado y poca sal, así como la moderación en la ingesta de bebidas alcohólicas.