•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Nicaragua tres de cada cuatro pacientes con hemofilia no han sido diagnosticados, es decir, hay un subregistro de aproximadamente un 70 por ciento, según la Asociación Nicaragüense de Hemofilia.

Engels Reyes Sánchez, presidente de dicha asociación, dijo que las estadísticas internacionales proporcionadas por la Federación Mundial de Hemofilia indican que deberían haber 810 personas con esta afectación, pero hasta la fecha solamente hay un registro de 236 pacientes diagnosticados.

Además expresó que la asociación que dirige actualmente realiza un censo junto al Ministerio de Salud  y la Organización internacional Novo Nordisk Haemophilia Foundation, para detectar más casos en el país.

“Si una persona presenta síntomas como sangrados que duran más tiempo que en otras personas, aparecen moretones sin causa aparente o dolor intenso e hinchazón en articulaciones o rodillas, lo mejor es presentarse los días jueves a realizarse muestras de sangre de manera gratuita en el Banco Nacional de Sangre, ubicado en Belmonte”, dijo Reyes.

De interés: Nicaragua, el país de la región con más casos de hemofilia

También apuntó que actualmente el Banco Nacional de Sangre realiza un entrenamiento a los médicos, enfermeras y psicólogos de los diferentes hospitales del país, con el apoyo del Centro de Tratamiento para la Hemofilia del Hospital de Kingston, Canadá.

Reyes subrayó que el año pasado cinco personas perdieron la batalla contra la hemofilia, y el número de pacientes en la actualidad disminuye a la mitad al llegar a los 30 años de vida, de los que solamente 12 de ellos pasan los 40 años.

UN LUCHADOR

El pequeño Jeremy Siles tiene siete años, estudia en segundo grado de primaria en una escuela capitalina.

Sus padres detectaron moretones extraños en su cuerpo cuando apenas tenía cinco meses de vida, y de ahí empezó su lucha contra la hemofilia, según su madre Margarita Reyes.

Además aseguró que los médicos del país le dijeron que su hijo era un paciente con problemas de coagulación sanguínea, pero el diagnostico de hemofilia lo recibió tiempo después, al realizarle al menor exámenes especiales en Costa Rica.

Reyes también manifestó que ha luchado bastante para que su niño reciba sus  tratamientos, pues el factor 8 que necesita está dentro de la cobertura del Seguro Social, pero al ser de alto costo no siempre está disponible.

En cuanto a la atención médica, señaló que muchos doctores desconocen mucho a cerca de la atención adecuada a los pacientes hemofílicos, por lo cual instó a los padres de familia a buscar información sobre la enfermedad de sus hijos y exigir a los médicos la atención necesaria.

“Mi hijo no puede tomar ni diclofenac, ibuprofeno ni cualquier tipo de medicamento que contenga ácido salicílico.

Tengo que estar pendiente. Solamente acetaminofén puede tomar”, dijo Reyes.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus