•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Como todo adolescente Jorge Canales practicaba deportes, iba al colegio y salía con sus amigos con regularidad. Sin embargo, ni él ni su familia consideraban que los constantes dolores de cabeza y en las articulaciones de su cuerpo podrían augurar un cambio radical en su vida, pero todo cambió hace cuatro años cuando fue diagnosticado con Lupus Eritematoso, un padecimiento que según sus propias palabras no  le desea a nadie. “Ha sido bien duro, he pasado crisis bien feas. Tuve un accidente y los doctores me habían dicho que posiblemente no salía de Unidad de Cuidados Intensivos, pero gracias a Dios aquí estoy”, manifestó Canales.

El joven quien hoy tiene 18 años comparte que debido a la enfermedad ha pasado a veces hasta cinco meses en tratamiento en un hospital, su formación académica se ha interrumpido en varias ocasiones y la práctica deportiva es solo un recuerdo y aunque confiesa que se aburre de tanto medicamento, sabe que son necesarios para mantener controlado su padecimiento.

“Aburre tanto medicamento, pero me ayudan a combatir problemas en el riñón, problemas sistémicos. La prednisona por ejemplo ayuda a controlar la actividad lúpica en los riñones y en otras partes del cuerpo”, menciona Canales.

Exámenes locales

Canales es uno de los 560 pacientes que integran la Asociación Nicaragüense pro Lupus Eritematoso (Asonile), una entidad que desde el año 2005 realiza esfuerzos en pro de la atención de pacientes con Lupus, un padecimiento crónico caracterizado por afectar  las cédulas sanas y  la inflamación del hígado, corazón, el cerebro, los pulmones y la piel. “Lo que Asonile tiene en la asociación son 560 pacientes, pero está un registro del Ministerio de Salud que es un cinco por ciento de la población que se registra a nivel nacional”, mencionó Ninoska Olivares, vicepresidenta  de la organización. Según la directiva aunque en el país solamente se atiende a los pacientes en dos hospitales públicos, en años recientes se han dado avances sustantivos en el proceso de detección a nivel nacional. En este sentido, actualmente hay dos laboratorios, uno privado y otro público, que están realizando exámenes para revelar la enfermedad.

“Antes había que enviar a Costa Rica exámenes para saber si había alguna posibilidad de lupus debido a que solo ahí se podían hacer exámenes radiológicos, eso ya se está haciendo aquí. También en Nicaragua se están haciendo ya exámenes para el recuento de células”, explicó Olivares.

Agregó que los resultados de estas evaluaciones pueden tardar entre tres y cuatro días, mientras que al enviarse a Costa Rica duraban hasta 15 días.

Costoso tratamiento

A pesar de este avance existe aún un gran reto para las personas con lupus y es el hecho que el tratamiento es bastante costoso, por ejemplo una persona que está en estado de remisión, es decir con la atenuación de los signos de la enfermedad, puede gastar hasta U$500 mensualmente, mientras que si se produce una crisis la suma puede ascender hasta US$2,000 cada mes.

Es por ello que como una forma de crear conciencia y generar apoyo al tratamiento para los pacientes internados en los hospitales La Mascota y Manolo Morales, Asonile realizará el próximo 14 de mayo la tercera edición de la carrera de 5 kilómetros. La actividad inicia a las 6 de la mañana, el trayecto arrancará en Metrocentro hasta la rotonda de la Centroamérica, la inscripción tiene un costo de C$250, dicha inscripción puede hacerse en el hotel Holiday Inn, y la sede de la Asociación en el edificio Farmacia Nidome cercano a la P del H.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus