•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un hombre y una mujer que están siendo acusados de integrar un grupo armado que el pasado 9 de marzo realizó una emboscada en Punta Gorda, Caribe Sur, donde pereció en combate el capitán del Ejército Mauriel Javier Gutiérrez Zeledón, deberán esperar en la cárcel su juicio.

Eda Calero Leiva y Manuel Solano Bello fueron a remitidos a juicio ayer, mientras que para otros diez miembros del grupo armado llamado “Omar”  existe orden de captura.

Eda Calero y Manuel Solano deberán enfrentar juicio el próximo 6 de junio por los delitos de crimen organizado, tráfico interno de estupefacientes y uso de armas restringidas (osea,    armas de guerra).

A los otros 10  miembros del grupo delictivo, la Fiscalía  también les imputa los ilícitos que le son atribuidos a Calero y Solano.

La acusación está radicada en el Juzgado Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital.

Por el homicidio del capitán Mauriel Gutiérrez Zeledón, el Ministerio Público acusa a José Antonio Calero Flores, quien en la emboscada disparó contra el militar que recibió el impacto de bala en el abdomen, muriendo en el lugar.

Varios delitos

El grupo armado se organizó en 2014 para robar ganado,  armas, asesinatos y traficar con estupefacientes. Según la Fiscalía tiene como cabecilla a Eliborio Suazo Calero, alias Omar y como segundo al mando a Isabel Ramírez Chavarría, apodado “Micoin”.

En la acusación se explica que los acusados Eda Calero y Manuel Solano, hacían labores de vigilancia al mediodía del pasado 9 de marzo y al observar al destacamento militar que se acercaba a la hacienda La Loma, donde estaba el grupo delictivo y abrieron fuego contra los uniformados.

En la acusación se indica que Eda Calero facilitaba la comunicación entre los integrantes de la agrupación delictiva y Manuel Solano participaba directamente en los actos delictivos. Una vez iniciado los intercambios los disparos, los  militares se dividieron en dos grupos, estando uno de ellos jefeado por el capitán Mauriel Gutiérrez Zeledón, quien fue alcanzado por un impacto de bala de fusil AK-47.

Tramitación compleja

El juez Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital, Henry Morales, quien aceptó todos los medios de prueba ofrecidos por el Ministerio Público contra los acusados y ordenó la tramitación compleja del proceso.

Lo anterior significa que se duplican automáticamente los plazos legales del proceso y los acusados pueden pasar hasta un año en prisión preventiva esperando que se dicte el correspondiente fallo.

La Defensoría Pública se opuso a que Calero y Solano fueron  enviados a juicio al señalar que las armas descritas en acusación no se corresponde con los números de serie que aparecen en el intercambio de información y prueba.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus