•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Fundación Teletón aceptó iniciar una etapa de mediación con la asociación Los Pipitos, informó su presidente José Evenor Taboada, quien envió una carta a su contraparte este miércoles, indicando: “Creemos firmemente que la mediación entre las partes es la mejor vía para resolver esta divergencia sin perjudicar la causa en la que todos los involucrados hemos invertido tiempo y esfuerzo sin pedir nada a cambio”.

La tesorera y fundadora de Los Pipitos, Ruth Elizondo, confirmó que había recibido la comunicación de la Fundación Teletón, la que será discutida por la junta directiva de la asociación en los próximos días.

Leonel Argüello, presidente del Teletón entre 2001 y 2016, pidió el martes a las dos organizaciones “buscar una solución inteligente, para continuar trabajando juntos como lo han venido haciendo porque es lo que los niños necesitan”.

La mediación, explicó Alfredo Cuadra, presidente del Centro de Mediación y Arbitraje de la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua, es el método mediante el cual “ambas partes llaman a pedirle a un tercero, un mediador, que les ayude a ellos dos a llegar a un acuerdo”, explicó Cuadra. 

El mediador “es una persona que tenga conocimientos en técnicas de negociación”, precisó Marie Pallais, gerente del Centro de Mediación y Arbitraje, señalando que en este proceso priva la voluntad de las partes.

“El mediador es un facilitador para resolver este conflicto, no es una persona que va a tomar una decisión”, añadió Cuadra.

Según Pallais, para llevar a cabo una mediación, no es necesario que esté inscrita o estipulada en ningún contrato, basta con que las dos partes quieran someterse a ese procedimiento.

En el caso de que las partes no lograran un acuerdo en una mediación, la disputa podría llegar a juicio, dijo Cuadra, quien afirma que los casos de mediación han aumentado “porque la gente está viendo que esta es una buena alternativa, y mantiene la tranquilidad en las relaciones”.

La posibilidad del arbitraje

De no solucionarse el conflicto a través de la mediación, se podría resolver mediante un arbitraje, establecido en el contrato firmado por ambas organizaciones en el año 2012, el que venció en abril del corriente año. “Si es sobre lo que se hizo dentro del plazo de este convenio, allí sí (se aplica)”, indicó Cuadra, destacando que aunque el contrato esté vencido, la cláusula seguiría vigente para cualquier controversia que se desprenda del mismo.

En la cláusula se establece que “todas las controversias, diferencias, disputas o reclamos que pudieran derivarse de este convenio, su ejecución, incumplimiento, liquidación, interpretación o validez se resolverán por medio de arbitraje de acuerdo a derecho, el cual será confidencial y se regirá de conformidad con los reglamentos del Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio de Nicaragua y la Ley 540 (Ley de mediación y arbitraje)”.

Cuadra explicó que el arbitraje es un proceso por el cual un tribunal arbitral elabora un “laudo”, es decir, una resolución de cumplimiento obligatorio que tiene fuerza de sentencia, emitido después de varias audiencias, presentación de pruebas y alegatos. El tribunal está conformado por tres árbitros, dos designados por cada parte en conflicto y uno elegido de mutuo acuerdo entre los dos primeros árbitros.

Entre las ventajas que se obtienen de someter un conflicto a un arbitraje, Cuadra destacó la rapidez del proceso, que dura máximo 180 días; la confidencialidad del centro y en la mayoría de los casos “la preservación de la relación comercial entre ambas partes”.

“La mediación es un proceso más económico que el arbitraje”, afirma Cuadra.

En Nicaragua, según Pallais, existen 17 centros de mediación y tres centros de arbitraje.

El conflicto entre Los Pipitos y la Fundación Teletón, se hizo público el 3 de mayo pasado, sobre el porcentaje que se usa para gastos administrativos de los fondos recaudados por el Teletón y sobre seis centros de estimulación tempranas manejados por Los Pipitos que se sostienen con esos mismos recursos.

El proceso de arbitraje 

Es un método alterno de resolución de controversias que surge de la autonomía de la voluntad de las partes, quienes delegan en un tercero imparcial llamado árbitro la resolución de su controversia, y este, siguiendo el procedimiento determinado previamente por las partes, decide la controversia mediante un “laudo arbitral”, que es de obligatorio cumplimiento para las partes. 

Requerimiento
Es un escrito en que una parte solicita a la otra someter a arbitraje la controversia existente entre ellas. 

Designación de árbitros
Cada parte nombra a un árbitro, y un tercer árbitro es designado de mutuo acuerdo.

Tribunal arbitral
Los árbitros suscriben una declaración de ausencia de conflictos de intereses, y se confirman en sus cargos. Uno de los tres árbitros es escogido como Presidente del Tribunal.

Audiencia de instalación
Se entrega copia del expediente al presidente del tribunal y se nombra al secretario de actuaciones del proceso. Este secretario es designado por el centro de mediación y arbitraje.

Calendario Procesal
Base para establecer la duración total del proceso, que según la ley no puede exceder los 180 días. 

Instrucción
Se desarrolla a través de audiencias privadas del Tribunal Arbitral y sus partes. Incluye presentación de la demanda, contestación de la demanda, audiencias de evacuación de pruebas, presentación de alegatos conclusivos y emisión del laudo. 
 
Cierre del proceso
La resolución del laudo es definitiva y vinculante para las partes. Este tiene la aplicación de una sentencia y puede ser aplicado de forma inmediata.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus