•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Le dicen “el Terrible” y su apodo trascendió las fronteras luego que la policía española aseguró que captó a boxeadores para ser explotados en España. Afirma que no tiene nada que ver con los 19 púgiles nicas que fueron liberados en Terrassa, a 23 kilómetros de Barcelona, pero acepta que en el pasado contactó a varios nacionales para que les organizaran peleas en Europa. Su nombre es Sergio Gómez y peleó por última vez el pasado 24 de marzo en Orlando, Florida, cuando fue noqueado por el boricua César Seda.

“El Terrible” relató a El Nuevo Diario que se “sorprendió” al ver en Facebook la información que lo vinculaba con una banda que obligaba a los boxeadores a participar en torneos por Europa sin respetar los descansos, sin controles médicos y provistos de falsificaciones de las preceptivas autorizaciones y licencia federativa.

El exboxeador dice que desde 2013 no tiene contacto con José García, el español a quien los nicas identifican como el concertador de la promotora Gallego Prada y quien administra la casa de Terrassa donde se encontraban los 19 atletas pinoleros que fueron liberados por la policía española. Eso sí, reconoce que ayudó a varios púgiles para que pudieran pelear en España con esa promotora. 

“Después se hizo una cadena, un boxeador se contactaba con otro y cuando miré España se llenó de boxeadores nicas”, confiesa. 

A pesar que la fiscalía archivó el caso por falta de pruebas contra los siete miembros de la banda de explotadores, la Policía de España explicó que el grupo operaba por medio de una empresa promotora que ofrecía cartas de invitación para boxeadores profesionales nicaragüenses, quienes llegaban para participar en un único combate en España y una vez celebrado, en lugar de abandonar el territorio español, los púgiles “eran obligados” a quedarse peleando en otros torneos en Europa y “los beneficios obtenidos redundaban directamente en el grupo explotador, siendo los deportistas mínimamente partícipes”. 

Actualmente “el Terrible” trabaja como taxista. En Europa hizo un total de 10 combates: 6 en España, 2 en Francia, 1 en Portugal y 1 en Rumania. Según el sitio Boxrec.com, su última pelea en España la realizó el 16 de junio del 2012. Al año siguiente decidió volver a Nicaragua y afirma que nunca más cruzó el Atlántico.

“Me llamaron pidiendo ayuda”

“No era enlace, no era nada. La verdad, nada que ver. Eso no es cierto. No sé quién hizo los contactos ahora, quiénes estuvieron ayudando a los boxeadores, recientemente”, expresa.

“No soy ningún mafioso, no soy ningún delincuente, aquí en Nicaragua los boxeadores saben que me llamaron pidiendo ayuda. Les decía que en la casa se pagaban 100 euros y la comida se la costeaban ellos. En ese momento que estaba en España había otros nicas como Matías García, Julio Buitrago, Sergio Olivas, Carlos Velásquez y Michael Carrero. Hubo muchos boxeadores, nunca tuvimos problemas. Ahora veo la noticia y me están poniendo como un delincuente, un hombre asesino, quiero decir que eso no es cierto realmente”, dice. 

Por otra parte, Gómez señala que durante su estadía de un año en España jamás sufrió amenazas, ni le quitaron su pasaporte, tampoco cree que alguno de los púgiles que pelean en ese país regrese con las manos vacías. “Los boxeadores siempre tienen su pasaporte y se pueden regresar a Nicaragua cuando ellos quieran. No hay amenazas. Al boleto uno cambia la fecha, recuerdo que pagaba 200 euros, y así pasaba hasta que se cumplió un año”.

“En el tiempo que estuve cobré bolsas de 3,000 euros, 2,000 euros, 1,800 euros, pero realmente no sé ahora cómo está todo. Ningún boxeador que ha ido a Europa regresa palmado. Vienen con 8,000 euros en su bolsa. No es como están diciendo que los tienen secuestrado, al menos en el transcurso que estuve me fue bien”, asegura el pugilista.

Buitrago estuvo en Terrassa

El exboxeador Julio Buitrago, hermano de Carlos “Chocorroncito” Buitrago, fue uno de los cinco pugilistas que estuvieron con “el Terrible” en 2012. Su estadía en España solamente duró cuatro meses, hizo cinco combates en ese corto tiempo y decidió regresar a Nicaragua, pues sentía que “nos estaban robando y no había condiciones para un atleta en esa casa”. 

“No vi bueno que estuviéramos haciendo la bolsa a García porque estaba robando demasiado. A él le venían quedando más de 3,000 euros en ganancia, más que al peleador”, asegura. 

También aclara que nunca recibió amenazas, ni le exigieron entregar su documento de viaje. “En el momento que estuve allí andaba mi pasaporte. Nunca me trataron con amenazas. Simplemente esperé mi vuelo de regreso porque no me gustó la forma de vida en la que me encontraba en esa casa, decidí regresarme. Solo si peleabas había comida, uno costeaba eso. La casa no tenía las condiciones para tener atletas”.

Explica Buitrago que cuando se contactaron con él, le ofrecieron 3,000 euros para pelear en 118 libras. Pero después se encontró con la sorpresa de que le quitaron el costo del boleto de avión y además el 30% de su bolsa. Asimismo confirmó la versión de la Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional (Conibop), que ha dicho en reiteradas ocasiones que en España falsifican los permisos y exámenes médicos. 

"En España uno va de carnada, pero comparado con la ganancia de aquí, se adquiere más dinero”. Julio Buitrago.

“Una vez discutí con José García. Es un robo lo que él hace, del dinero que ganás te quita. Una vez peleé en Inglaterra, me acerqué al concertador de peleas en ese país. Le pregunté cuánto era la bolsa y entonces el señor me preguntó cuánto era mi bolsa. Vine y le dije la cantidad. El señor me respondió: ‘Por ética no te puedo decir cuánto es, pero sí te puedo decir que no es esa la bolsa. Aquí estamos pagando más’”.

“No es legal. García lo que hace es que trabaja los permisos. Por ejemplo, un permiso que consiguió desde hace tiempo de la Comisión Nicaragüense de Boxeo allá lo trabajan. Lo falsifican, igual los exámenes médicos”, revela Buitrago.

2012 fue el año en que peleó por última vez Sergio Gómez en España, regresando a Nicaragua un año después.

Agregó que la bolsa que ofrecen es lo que incentiva a los boxeadores a irse debido a que en Nicaragua “es difícil que te paguen 1,000 dólares”. 

“En España uno va de carnada, pero comparado con la ganancia de aquí, se adquiere más dinero”. 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus