•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Durante los 13 años que Marlon García Dávila anduvo huyendo de la justicia por el asesinato de su pariente, Reynaldo Dávila Aguilar, su padre Francisco García Fornos, quien también participó del crimen, ya está terminando de cumplir su condena de 25 años de prisión bajo libertad condicional y dos de los testigos presenciales fallecieron.

En ese mismo lapso de tiempo, también se jubiló el médico forense, Abadad Valladares, quien hizo la autopsia de la víctima que recibió dos impactos de bala de revólver calibre 32 y un machetazo en el cuello.  

El primer día del juicio, que se ventila en el Juzgado Quinto Distrito Penal de Juicio de la capital, declararon seis testigos, entre ellos el único sobreviviente de los tres que presenciaron el crimen.

Ahora, el futuro legal de Marlon García está en manos de un tribunal de jurado que decidirá si es o no culpable del asesinato de su primo Reynaldo Dávila Aguilar, hecho acontecido el 2 de mayo del 2004.

Hechos 

De acuerdo con la acusación presentada en aquel entonces por la fiscal auxiliar, Nubia Auxiliadora Arévalo, el móvil del crimen fueron rencillas personales entre parientes supuestamente motivadas por “envidias”.

Para la ejecución del crimen, Marlon García Dávila y su padre Francisco García  esperaron en un camino despoblado, armados de una pistola calibre 32 y un machete, a su pariente Reynaldo Dávila.

Para asegurarse que la víctima no escaparía de la emboscada mortal, los acusados cruzaron ramas y trozos de árboles en el camino, lo que obligó a la víctima a bajar de su bicicleta para despejar la vía, esto fue aprovechado por su tío, Francisco García, para dispararle dos veces y acto seguido Marlon García le propino un machetazo en el cuello.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus