•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre el 19 y el 29 de mayo, fueron cinco las víctimas mortales de la violencia machista. Todas eran madres, que no alcanzaron a celebrar este 30 de mayo con sus hijos e hijas, algunos incluso asesinados junto con ellas. 

Francisca del Carmen González Jirón, de 26 años, fue la última mujer encontrada sin vida. El crimen ocurrió el pasado lunes en la comarca Cuscuás, de La Libertad, Chontales, y el principal sospechoso de haberle disparado en la cabeza es su expareja, Serbo Picado Astorga, de 30 años, informó ayer la Policía Nacional en Juigalpa.

De acuerdo con declaraciones policiales, la mujer se había separado del supuesto femicida por violencia intrafamiliar desde hace aproximadamente cinco meses, y se mudó de Bluefields, en donde convivía con el agresor, a Cuscuás, a vivir con su hermana. 

Picado Astorga persiguió a González Jirón hasta encontrarla y asesinarla, y actualmente está prófugo de la justicia. El comisionado Julio Urbina, segundo jefe de la delegación policial de Chontales, aseguró que el sujeto ya fue circulado y están coordinando acciones con la Policía de la región para capturarlo.     

Tan solo tres días antes, los cuerpos de Janeth García Navarrete, de 34 años, y su hijo de siete, fueron encontrados embalados en un saco rojo a orillas de un río en la Comunidad San José de la Palanca, en Quilalí, Nueva Segovia. 

El 19 de mayo, Gerald Mejía, un joven de 18 años, confesó haber matado a garrotazos a madre e hija y violado a una de ellas. Las víctimas fueron identificadas como Cruz María Dávila Téllez, de 64 años, y su hija Vladimira Reyes Dávila, de 42. El hecho ocurrió en la comunidad La Virgen, Kukra River, jurisdicción de Bluefields. 

También el 19 de mayo, Jessica de los Ángeles Calero García, de 28 años, fue encontrada sin vida en un sector montoso a orillas del  lago de Managua, tres días después de haber sido asfixiada por su pareja, Julio César Cuadra, de 34 años. César Cuadra se suicidó luego de cometer el crimen y fue encontrado por la Policía colgando de las ramas de un árbol. 

Violencia 

Feministas coinciden en que los asesinatos de mujeres se están volviendo cada vez más crueles. “Los niveles de violencia que estamos viviendo están sin límites”, opinó Magaly Quintana, de Católicas por el Derecho a Decidir. 

De graves y dantescos calificó los asesinatos de mujeres Mirna Blandón, activista del movimiento feminista de Nicaragua, quien opinó que los hombres tienen la responsabilidad de desaprender lo aprendido, puesto que “fueron educados en general para sentirse dueños del mundo, del espacio público, de la mujer”, y es necesario “quitarse esos privilegios de poder”, que les permiten decidir incluso por la vida de las mujeres. 

La directora de La Corriente, María Teresa Blandón hizo hincapié en que los hombres que asesinan a las mujeres no están enfermos ni son locos, sino que “la sociedad los deshumanizó”.  

“Son hombres que fueron educados por esta sociedad, y que mataron no solo porque desprecian la vida de las mujeres, sino porque saben que viven en una sociedad que tolera y justifica la violencia contra las mujeres”, manifestó la feminista. 

15 mujeres han sido asesinadas en lo que va de 2017

Son veintidós los casos que, finalizando el mes de mayo, reporta la organización Católicas por el Derecho a Decidir, quienes realizan un conteo de los asesinatos de mujeres. Según sus cifras, a finales de mayo del año pasado se contabilizaban treinta femicidios.

Esclarecen caso de Quilalí

Noelia Celina Gutiérrez

La Policía Nacional presentó ayer a tres de los cuatro responsables de la muerte de Catalina Janeth García Navarrete, de 32 años, y su hijo de 7 años, cuyos cadáveres fueron encontrados dentro de un saco el pasado 26 de mayo a orillas de una poza en la comunidad de San José de la Palanca, en Quilalí. 

Según la información brindada por la institución a medios oficiales, los responsables del crimen son Nedic Yadiel Cruz López, de 39 años; Pedro Joaquín González Cruz, de 40; Santos Meza Duarte, alias “Cara de vaca”, de 36, y José Santos Peralta Rivera, de 39. Este último aún se encuentra prófugo.

La versión policial señala que a eso de las 4:20 p.m. del pasado 20 de mayo, los cuatro individuos se dirigieron a la quebrada de un río, donde encontraron a las víctimas, quienes regresaban a su vivienda cargando un saco pequeño con frijoles y maíz. Los sujetos los golpearon y les propinaron varios machetazos, después de retenerlos con la intención de abusar sexualmente de ellos y robarles los granos básicos. 

Al menos 49 mujeres fueron asesinadas en Nicaragua durante 2016

La Policía ocupó como evidencia cuatro sacos similares al que contenía los cadáveres, un machete con manchas de sangre, y el saco pequeño con frijoles y maíz que cargaba la occisa. El Ministerio Público presentará acusación este martes por los delitos de asesinato.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus