•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El hospital Bertha Calderón Roque se convirtió en el primer centro de atención médica en el país que utiliza la técnica del ganglio centinela para el tratamiento de mujeres en etapas tempranas de cáncer de mama.

Para realizar este proceso se utiliza una sustancia radioactiva que revela si las células cancerosas se han alojado en los ganglios de la axila. Con los resultados de este análisis, los especialistas obtienen un diagnóstico más preciso del grado de diseminación del cáncer y pueden determinar mejor el tratamiento del mismo.

La médico Luz Indiana Talavera, jefa del servicio de oncología del hospital de mujeres, explica: “El ganglio centinela es el primer ganglio donde emigran las células cancerosas, es el área más cercana al tumor”, señala. 

Metástasis del cáncer de mama se detecta mejor con biopsia líquida

La semana pasada fueron sometidas a este procedimiento las primeras dos pacientes y la próxima semana se atenderán a otras tres mujeres. Con esta técnica, las mujeres diagnosticadas podrían evitar cirugías radicales y complicaciones en la salud, detalla Talavera.

“El ganglio centinela”

De acuerdo con el Instituto Nacional de Cáncer, los ganglios linfáticos son órganos pequeños que se encuentran en todo el cuerpo y están conectados entre sí. Estos están localizados en el cuello, las axilas, el pecho, el abdomen y la ingle; y son partes importantes del sistema inmunitario del cuerpo. 

En el caso del cáncer de mama, las células del tumor se diseminan hacia el ganglio axilar más cercano, el “centinela”. Incluso, el análisis de las células malignas en este órgano, por medio de la técnica de medicina nuclear, permite determinar si se ha diseminado a otras zonas del cuerpo, como los huesos, el pulmón y el hígado. 

La técnica del ganglio centinela con medicina nuclear se aplica a pacientes en las etapas 0, 1 y 2 de cáncer de mama. En esas circunstancias, este examen es oportuno porque permite a los médicos brindar más alternativas al paciente, subraya la doctora Talavera. 

El examen consiste en aplicar tecnecio 99, en el ganglio centinela para analizar con una sonda que refleja, por medio de sonidos, signos e imágenes; las células cancerosas,  anteriormente se usaba un tinte azul.

“El cáncer de mama está atacando a más jóvenes”

Esta intervención es realizada por un cuerpo médico conformada por los cirujanos oncólogos, radiólogos, patólogos y médicos nucleares.

Cuando hay indicios de que las células del tumor en el ganglio, el patólogo se encarga de examinar ese ganglio durante la misma operación y se detecta si se necesita extirpar el resto del sistema linfático de la axila, que usualmente contiene entre 20 y 40 ganglios.  END

“Si logramos detectar ese ganglio que está negativo, no tengo que quitar toditos los ganglios. Pero si yo detecto que hay células de tumor en ese primer ganglio, el resto de los ganglios los tenemos que quitar”, indica Talavera. 

La especialista destaca que antes de utilizar este método, se recurría a quitar todos los ganglios, aunque no hubiese células cancerosas, puesto que no había un método tan preciso para revelar la presencia de estas en el órgano. 

“Nos permite saber desde un momento quirúrgico, que antes no lo sabíamos, si realmente están afectados o no los ganglios. Lo llamativo es que ahora el disponer es más preciso con la inyección, hay más precisión con el elemento radioactivo”, añade. 

Talavera agrega que la técnica del ganglio centinela se realiza en alianza con el Centro Nacional de Radioterapia del Ministerio de Salud (Minsa) y es beneficioso para todas las pacientes, puesto que toda la atención es gratuita. 

En Nicaragua, cada año se detectan aproximadamente 500 nuevos casos de cáncer de mama, el tercero más común a nivel nacional, así como la segunda causa de muerte entre mujeres de 40 a 44 años de edad en Nicaragua.

Según datos de organizaciones no gubernamentales dedicadas al tema,  la tasa de mortalidad es de 23 por cada 100,000 personas.

Los beneficios

La doctora Talavera afirma que el principal beneficio de este tratamiento es evitar que la paciente sufra las consecuencias de una “injuria quirúrgica de someterla a una disección completa”.

“Realmente es una información bastante importante para el tratamiento radical, que nos va a ayudar a saber qué pacientes se van a someter a una cirugía radical y cuáles no”, expresa la especialista. 

Las extirpaciones de los ganglios, o linfadenectomía axilar, exponen a más riesgos a la paciente y prolonga su tiempo de recuperación después de la cirugía. Este proceso es independiente a la mastectomía, y será aplicado a pacientes con cáncer de mama que han sido valoradas por un cuerpo de médicos especialistas. 

Además, algunas complicaciones como hinchazón, infecciones o molestias persistentes en el brazo están asociadas a dicha cirugía, puesto que las defensas del brazo disminuyen al quitar los ganglios, acota Talavera. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus