•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un grupo de científicos y ecologistas se reunirán los próximos días para buscar propuestas para la conservación de las lagunas cratéricas, importantes por su belleza escénica y sobre todo por la gran diversidad biológica que albergan, reveló el naturalista Jaime Íncer.  

Íncer mencionó que ya hay ciertas ideas. “Kenneth Mckaye, un científico que estudia los lagos, está interesado en promover la conservación de las lagunas de Nicaragua. De las primeras cosas que hemos pensado es convertirlas en centros de investigación científica. En esto lugares hay mucho que estudiar, sobre todo los peces”, destacó Íncer. 

El naturalista subrayó que Mckaye es uno de los que impulsa a las lagunas de Nicaragua para que sean declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Mckaye fue el que promovió al gran lago de Malawi para que fuera Patrimonio de la Humanidad. 

La propuesta de crear estaciones biológicas también se hizo para que contribuya a que las lagunas de Nicaragua sean declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. 

De igual manera serán presentadas al instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) y la cámara Nacional de Turismo (Canatur), para conseguir apoyo, afirmó Íncer.  

Protegidas

Íncer destacó que las lagunas de Cosigüina, el Tigre en la Paz centro, Monte Galán en el Mombacho y la del volcán Maderas están protegidas por su relativo aislamiento. 

El científico afirmó que en estos cuerpos de agua hay espacio para hacer investigaciones, porque su vida acuática ha sido poca estudiada, y para eso se deben desarrollar estaciones biológicas. 

El biólogo Peltier Barahona explicó que las estaciones biológicas son centros donde se investiga y monitorea la biodiversidad, se instalan en los lugares donde puede haber hallazgos importantes en términos científicos. 

“Las estaciones biológicas en las lagunas cratéricas son muy relevantes porque son ecosistemas aislados de otras aguas, se alimentan de fuentes subterráneas, el proceso evolutivo de estos ambientes es particular debido a que se desarrollan especies que no hay en otras partes”, detalló Barahona. 

Sobre el aporte que pueden darle estas estaciones a un público que no es científico, el biólogo mencionó que “la estación biológica explica a la población el conocimiento científico existente, de manera que cumple una función social al interpretar la información para educar y dar a conocer la biodiversidad”.   

Jeffrey Mckrary es un estudioso de los peces de laguna de Apoyo, tiene desde hace 28 años una estación biológica en este lugar. Aseguró que entre el 2008 y 2010 descubrió cinco especies de peces en este cuerpo de agua. 

McKrary expresó que la estación biológica es un punto de encuentro para investigadores y que este año han pasado varios extranjeros. Expresó que en la actualidad hay seis voluntarios de todas partes del mundo y que también recibe a nicaragüenses a los que involucra en actividades de reforestación. 

Mencionó que en la estación biológica además recibe a turistas a los que renta habitaciones rústicas por siete dólares la noche. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus