•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La calidad del café nicaragüense ha llegado hasta Boston, donde se vende a todos los empleados de esta comuna como a sus visitantes. El alcalde de esta ciudad, Martin Walsh, autorizó la instalación de un quiosco en el lobby de la Alcaldía, para que por primera vez en la historia de esta municipalidad se vendiera café de alta calidad a la gente.

El alcalde Walsh, para destacar la venta del café nica en la municipalidad, envió un comunicado de prensa a los medios de esta ciudad, explicando la importancia de contar con una cafetería a lo interno de la comuna, que estuviese al servicio de la población bostoniana. La finca El Recreo, localizada en Jinotega, Nicaragua, donde se produce el grano de oro que se vende ahora en la Alcaldía de Boston, fue seleccionada entre más de 30 cafeterías de diferentes países del mundo.

Con el propósito de renovar la Alcaldía de Boston y mejorar su imagen al público, el funcionario Walsh pidió a sus empleados y a los visitantes de esta ciudad que visiten el quiosco de la finca El Recreo, para que los bostonianos se sientan como en casa en la comuna. 

“La Alcaldía de Boston pertenece a todos sus residentes y por tal motivo quiero que sea un lugar de bienvenida para todos. Miriam y Héctor son dueños de maravillosas tiendas donde se sabe hacer una deliciosa taza de café. Por tal motivo, invito a los empleados de la Alcaldía, residentes y turistas que visiten la cafetería El Recreo”, sugirió el alcalde en su nota.

Miriam Morales, la nicaragüense dueña de la marca El Recreo en los Estados Unidos, indicó que la oportunidad que le han dado a ella y a su esposo, el puertorriqueño Héctor Morales, para que vendan su producto, es un reconocimiento a la calidad del café que se produce en Nicaragua. También destacó que gracias a las recomendaciones que sus clientes dieron sobre su cafetería, la Alcaldía de Boston los tomó muy en cuenta a la hora de elegirlos.

“Desde que abrimos la primera cafetería hace dos años en West Roxbury, nuestros clientes  han quedado satisfechos con la calidad de nuestro café a tal punto que nos han dicho que somos la sala de la ciudad donde la gente llega para reunirse y disfrutar de una buena taza de café”, expresó Morales.

También explicó que  muchos de sus clientes escribieron cartas a la Alcaldía de Boston, explicando la calidad del café y sobre la convivencia familiar en la que viven los 200 trabajadores de la finca El Recreo, quienes reciben apoyo para la educación, alimentación y medicinas para sus hijos, entre otras cosas.

El café de Nicaragua se vende muy bien en Boston. Carlos Solís/ENDMorales, quien es ingeniera industrial graduada de la Universidad Northeastern en Boston, también explicó que a la persona que quiere trabajar en la finca El Recreo se le aplica la regla de que los hijos no trabajan, pero tienen que ir a la escuela. Para facilitar las cosas, a los cortadores de café, la familia de Morales construyó en la finca una escuela y una guardería para que sus hijos estudien y sean cuidados mientras los padres están trabajando.

“Mi madre dice que la pobreza se quita con la educación, es por tal motivo que nosotros estamos empeñados en que la gente que trabaja en la finca vaya a clase para que aprenda. Las clases son gratuitas y nosotros mismos le proveemos todos los materiales para que estudien”, relató.

La incansable Morales tiene pensado llevar muy pronto una brigada de médicos a Nicaragua para que atienda a todas las personas de las comarcas aledañas a la finca El Recreo. Recientemente envió un equipo catalizador de café para que los pequeños productores de la zona puedan llevar su café a El Recreo, para ser evaluado y de esta forma puedan saber la calidad de su producto antes de irlo a vender.

La meta de Morales es poder vender toda la cosecha de café para obtener más ganancias y de esta forma seguir ayudando a la gente más necesitada. Cuando abrieron la primera cafetería, empezaron exportando hacia los Estados Unidos un contenedor de café. En la actualidad, están exportando 6 contenedores de los 10 que está produciendo la finca. Sus planes en los Estados Unidos es que el café nica se conozca por todo el país.

 “La gente en Estados Unidos conoce  únicamente el café colombiano, de Jamaica, de África, pero el café nicaragüense no es muy conocido. Para mí estar vendiendo y promoviendo el café de Nicaragua es un orgullo. Cuando yo vendo el café de El Recreo, la gente está viendo el nombre de Nicaragua, el logo en nuestros productos es Nicaragua. Además de ayudar a mi gente en Jinotega, quiero dejar muy en alto el nombre de mi país”, concluyó Morales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus