•   Ciudad de Guatemala, Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Casas de lujo, ranchos, yates, colecciones de arte o piezas decorativas de alto valor como adornos de Indonesia o alfombras persas eran algunos de los carísimos caprichos con los que blanqueaban el dinero sucio los acusados de cobrar más de 13 millones de dólares en sobornos en Guatemala.

El lavado de dinero a través de la compra de estos artículos era una de las modalidades que usaban las decenas de integrantes del caso conocido como “Construcción y Corrupción. Los negocios del Ministerio de Comunicaciones”, una trama supuestamente dirigida por el exministro de esa cartera Alejandro Sinibaldi (2012-2014).    

       Entre los objetos encontrados por las autoridades en el  marco de esta investigación, en la que están implicados empresario familiares, amigos y funcionarios públicos de la época de Sinibaldi, hay artículos que llaman la atención.

“La Casa Noble”, en la ciudad colonial de Antigua, un apartamento en una de las zonas mejor valoradas de la capital, otra vivienda en el puerto con una gran piscina conocida como “Mi sueño” u otra llamada “Casa bonita” con portentosas esculturas, pintorescas alfombras persas blancas y un diván morado al lado de una bañera son algunas de ellas.

Pero las extravagancias no quedan aquí. Fincas, ranchos, un avión privado aún en paradero desconocido y dos helicópteros, uno de ellos llamado ANM —las iniciales de los nombres de los hijos de Sinibaldi: Alejandro, Nicolás y Mariela— son otras de las “joyas” que se han encontrado en esta investigación, que inició en 2015.

Todos estos lujos causan estupor en un país, Guatemala —el tercero de América Latina con mayor corrupción, según Transparencia Internacional—, en el que el 23.4% de la población está en pobreza extrema, un 59.3 % por debajo de la línea de la pobreza, donde la desnutrición crónica afecta a casi la mitad de los niños menores de 5 años.

El viernes trascendió que, según investigaciones realizadas por el Ministerio Público guatemalteco y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), el exministro Sinibaldi, mediante la creación en Guatemala de tres compañías ficticias, recibió soborno de ocho constructoras para el pago de deudas y proyectos de infraestructura con la institución.  La Cigig sostiene que los US$13millones habrían sido lavados en Nicaragua a través de otra red de empresas con nombres similares a las de Guatemala.

La acusación presentada por el Ministerio Público (MP) y la Cicig relata que “en noviembre del 2016, la estructura criminal se asesoró para buscar el mecanismo de traslado de capitales hacia Nicaragua. Las autoridad localizaron un diálogo de chat vía WhatsApp entre Douglas Paredes Álvarez y su esposa Ana del Compadre acerca del asunto.

“Después la organización, crea en Nicaragua cinco empresas para inyectarles capital ilícito (…). En estas empresas aparecen vinculados como socios los guatemaltecos: Douglas Yoalmo Paredes Álvarez, Juan Ramón Solórzano Henkle, Carlos Presa Aguirre, Jose Francisco Presa Aguirre, Jorge Mario Francisco Solano Vásquez y Pedro José Valenzuela Crespo. El objetivo era mover el capital ilícito de las empresas de la estructura criminal dirigida por Alejandro Sinibaldi”.

La acusación detalla que en “Nicaragua el grupo organizado operó mediante un esquema de préstamos con las empresas de Guatemala. Una de ellas, Inversiones Don Nico S.A,  en Nicaragua recibió un préstamo por 400,000 dólares”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus