•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tres hombres acusados por violación agravada en perjuicio de menores de edad se enfrentaron a la justicia en el departamento de Carazo, en las últimas 48 horas. Dos de ellos fueron presentados en audiencia inicial ante los Juzgados de Distrito Penal Especializado en Violencia, y otro ya fue declarado culpable y sentenciado. 

Un hombre de 43 años de edad es el último que presentó la Policía Nacional ante la jueza especializada en violencia de Diriamba, Carol Urbina. La audiencia inicial se realizó el día de ayer, dos días después de ser capturado.  

El hombre, habitante de El crucero, es acusado de haber violado a su hija menor de siete años de edad, originaria de la ciudad de San Marcos.

Uno de los hijos del presunto violador aseguró que su padre trabajaba en un comedor infantil ubicado en el lugar conocido como “La Chona”, además dijo que el hombre es cristiano evangélico y hasta fue pastor de una iglesia. 

“Nosotros somos cinco hermanos, mi papá nunca nos dio maltrato ni tampoco abusó de nosotros, no entendemos por qué la mamá de la niña lo acusa de violación, si es su propia hija. Lo que pasa es que mi papá tiene otra pareja y ella ya se dio cuenta, yo sigo pensado que mi papá es inocente”, dijo el joven.

Hasta el momento no se ha logrado obtener la declaración de la familia materna de la menor, una fuente extraoficial informó que la niña ya había sido atendida por médicos forenses que dictaminaron que la niña efectivamente había sido violada.

De ser encontrado culpable, el acusado podría enfrentarse a una pena de veinte a veinticinco años de prisión por tener una relación de parentesco con la víctima, según establecen las reformas al Código Penal de Nicaragua, vigentes desde el pasado 5 de julio de este año.

El año pasado la Policía Nacional recibió 486 denuncias por violación a menores de 14 años, 346 por violación agravada y 886 por abuso sexual. 

Niña de 12 años embarazada

Tan solo un día antes, el viernes pasado, los Juzgados Especializados en Violencia celebraron otra audiencia inicial por el mismo delito. Un hombrede 39 años de edad fue acusado de violación agravada en perjuicio de una menor de doce años que ahora tiene siete meses de embarazo.

Actualmente la niña está siendo atendida en un hospital de Masatepe, ya que presenta anemia profunda, dolores en su columna vertebral y depresión, informaron sus familiares. 

La madre de la menor indicó que el presunto violador era el mejor amigo de su esposo.  

La mujer relató que ella no se daba cuenta de que su hija estaba embarazada. “Yo la llevé al hospital porque pensaba que tenía parásitos, porque ella tenía diarrea y dolor de estómago y me dijo un día que su regla no le había bajado, pero como es una niña yo le dije que seguro era un retraso y que era normal, pero jamás me imaginé que mi hija estaba viviendo un calvario”, expresó la joven madre.

También aseveró que la niña tenía un comportamiento extraño, que solo pasaba acostada y llorando, y que no quería comer. “Noté que cuando ese hombre venía a la casa ella se levantaba de la silla y se iba al cuarto. Ahora que ya todo se supo, mi hija me contó que no decía nada porque el hombre la había amenazado que si hablaba me iba a matar a mí y después a ella”, relató enfurecida la mujer.

Según la psicóloga Lorna Norori, directora del Movimiento Contra el Abuso Sexual, los signos de alarma que presentó la niña de 12 años son los más comunes después de una violación sexual. 

“Los cambios en el comportamiento, la pérdida del apetito, la somnolencia, el enojo, la baja en el rendimiento académico, la depresión, o incluso que los niños se orinen en la cama son signos que indican que algo no está bien”, detalló Norori. 

La condena en este caso, según el artículo 169 del Código Penal, podría elevarse de 20 a 25 años, ya que la víctima es menor de 14 años, además convergen dos agravantes del delito de violación: el autor cometió el delito prevaliéndose de una relación de confianza con la víctima, y como consecuencia de la violación la niña resultó embarazada. 

La madre presume que el hombre violó a su hija en una ocasión en que ella viajó a Managua para llevar al hospital a su hijo de 19 meses. La niña había quedado al cuidado de su padre y su abuela.

“Es importante que las mamás les digan a sus hijos e hijas: si yo no estoy cerca, buscá alguien en quien confiar, que te pueda apoyar y tené claro que yo siempre te voy a creer y te voy a apoyar”, recomendó la psicóloga como una de las formas de prevención que pueden utilizar  los padres. 

Norori afirmó que en muchas ocasiones el abusador no comienza por penetrar, sino que “comienza por miradas, por una palabra, una caricia diferente, cuando estos gestos diferentes asustan, inquietan, le dan miedo a los niños, ese es el momento en que tienen que estar dispuestos a decir que no les gusta y buscar la ayuda de su mamá o de alguien en quien confíen”. 

El padre de la menor dijo que la niña, que cursaba el primer año de secundaria, no seguirá estudiando, aunque ellos la apoyarán para que termine sus estudios posteriormente. Sin embargo, ambos padres de la niña aducen que no se sienten capacitados para convertirse en abuelos y asumir esa responsabilidad económica, ya que son de escasos recursos y tampoco quieren ver a su hija criando a un bebé. 

“Necesitamos ayuda psicológica para ella, porque es una niña, ella no sabe nada y dice que quiere seguir estudiando y ser una niña normal como sus amiguitas”, culminó diciendo la madre.

Niño de 9 años discapacitado 

A 15 años de prisión fue condenado un hombre de 54 años de edad el pasado viernes, tras ser declarado culpable por la violación agravada de un niño de nueve años con problemas de deficiencia intelectual, trastorno de lenguaje moderado y dificultad de aprendizaje con poco avance pedagógico.

El sujeto había sido capturado por la Policía en el mes de abril, luego de que la madre del menor interpusiera la denuncia. La mujer, quien trabaja como asistente del hogar, tenía un año y medio de trabajar en una miscelánea donde también trabajaba el violador.

“Ese día el niño no fue a la escuela y yo me lo llevé a trabajar, él estaba sentadito en el comedor, yo me puse a hacer los oficios, pero de repente no lo vi, me fui de inmediato a buscarlo y cuando entré a uno de los cuartos de la vivienda lo encontré”, dijo la mujer en una de las audiencias iniciales. 

Los médicos forenses determinaron que el niño había sido abusado al menos en tres ocasiones, pero la madre no se había dado cuenta porque el niño no puede hablar y solo hace señas. 

El menor discapacitado presentaba trastornos de agresividad, pérdida del apetito, dolores en los intestinos y dolor en la parte baja del estómago.

En este caso el agravante de la violación, según el Código Penal, es la discapacidad del menor.

De acuerdo con cifras del Instituto de Medicina Legal, en 2016 se realizaron 4,287 peritajes de violencia sexual a mujeres y 652 peritajes a hombres, aunque no se especifica cuántos de estos se hicieron a menores de edad. 

Prevención

Para Norori hablar claramente con  los niños sobre su cuerpo y su sexualidad es otra de las formas en que se puede prevenir un abuso sexual o una violación. “Así sienten que no es un tema prohibido, vulgar, por lo tanto el abusador sexual no puede aprovecharse de los mitos que hay sobre el ocultamiento de la sexualidad y del cuerpo para abusar”, dijo la psicóloga.

También detalló que se previene teniendo determinados cuidados con los niños y adolescentes cuando se relacionan con personas adultas, ya que un abuso puede ocurrir en diferentes entornos, como el hogar, la escuela o la iglesia.  

“Es muy importante darles a los niños elementos de autocuido, para que cuando sientan que hay situaciones que no les gusta, lo puedan comunicar a sus mamás. Por eso hay que darles confianza, para que sientan que tienen la oportunidad de decirle a su mamá que algo está pasando”, concluyó la experta.  

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus