•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los 44.5 kilómetros de camino de tierra que conectan a Mulukukú con Siuna, en la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN) y que en este periodo lluvioso eran prácticamente intransitables, poco a poco se vuelven de concreto hidráulico. 

La construcción de la carretera Mulukukú–Siuna continúa. El proyecto inició el año pasado con el financiamiento del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y las autoridades prevén que las obras concluyan en el 2019.

En total se construyen 44.6 kilómetros de concreto hidráulico con un espesor de 18 centímetros para soportar el peso de los vehículos pesados. Las obras se dividen en dos tramos: el primero comprende la construcción de 22.9 kilómetros y el segundo comprende la construcción de 21.6 kilómetros. El costo total de las obras es de US$39.6 millones. 

Guillermo Dávila Lara, alcalde de Mulukukú, explica que una vez concluya la construcción de la carretera “queda pendiente la construcción de cuatro puentes en Mulukukú, Lisawé, Labú y Prinzapolka”. 

“Esta carretera viene a beneficiar el desarrollo económico no solo de Mulukukú y Siuna, sino de los habitantes de todos los municipios aledaños que deben pasar por acá para sacar la producción a Managua o Matagalpa. Además se ha creado empleos para los habitantes de la zona. Este proyecto es de gran envergadura para el Caribe Norte porque después se podría construir la carretera hacia Rosita”, asegura el funcionario.

Este tramo carretero en 2015 fue catalogado de alta prioridad en el Plan Maestro de la Red Vial Nacional de Nicaragua que elaboró la cooperación de Corea del Sur y fue entregado a las autoridades del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI).

Antes y después

La zona se caracteriza por ser lluviosa la mayor parte del año. María de Jesús Cruz González, habitante de la comunidad Lisawé, de Mulukukú, vive junto a su familia a orillas de la carretera en dirección a Siuna. En esta comunidad las obras ya concluyeron y sus habitantes notan el cambio. 

“Esta vía aquí en Lisawe era prácticamente intransitable. Las rutas (buses) tardaban horas para ir de un pueblo a otro y si uno se iba a caballo le tomaba todo un día llegar. Ahora en un suspiro uno puede sacar a un enfermo o llegar hasta el pueblo de Mulukukú”, comenta Cruz González, quien tiene 40 años de vivir en la comunidad. 

Eddy López, habitante de Mulukukú, señala que “con la construcción de la carretera esperamos que otras obras de desarrollo lleguen al municipio como la electrificación en algunas comunidades ubicadas a ambos lados de la carretera  y el alumbrado público sobre la vía para evitar asaltos y accidentes”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus