•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La noche del viernes Britany López, de cuatro años, se quejó de un fuerte dolor abdominal acompañado de altas temperaturas. Ante esa situación, Mercedes Obando, su abuela, decidió acudir al área de emergencia del hospital Alemán Nicaragüense para que le realizaran los chequeos médicos correspondientes y descartaran problemas mayores. 

 “La traje para que le realicen chequeos médicos y saber si no es el virus que anda afectando a la gente, porque aquí en emergencia abundan las personas con tos, gripe y calentura”, mencionó. 

Obando dice que es la segunda vez que lleva a la menor al hospital en el año, la primera vez tenía el mismo dolor abdominal y sospechó que era apendicitis, pero los médicos lo descartaron.  “Ahora los doctores me dicen que anda infección en la garganta y le harán exámenes de sangre para saber del dolor abdominal y así puedan recetarle”, detalló. 

Josefa Manzanares, de 70 años, también estaba ayer en la sala de emergencias del hospital Alemán esperando noticias de su yerno, José Miguel González, 58 años, quien es diabético, y desde hace un mes ha tenido fuertes dolores en sus piernas que le impiden caminar. 

“Sentimos que los medicamentos ya no le hacen efecto”, contó Manzanares sobre González. 

En situaciones similares a las de estas personas estuvieron 455,850 ciudadanos el año pasado. Se calcula que esa cantidad estuvo hospitalizada a lo largo del año pasado a nivel nacional, de acuerdo con el registro del Mapa de Padecimientos de Salud de Nicaragua, del Ministerio de Salud (Minsa). Las tres causas principales por las que se hospitalizó a los pacientes fueron neumonía, diarrea y gastroenteritis infecciosa.

Aunque el registro oficial no detalla las edades de los pacientes más afectados, las afecciones más frecuentes son las respiratorias agudas. Estas afectan en su mayoría a niños menores de cinco años y en especial a menores de dos años o lactantes, sostuvo la doctora Martha Joffre, jefa de servicio de pediatría del Hospital Militar.

En cuanto a las causas, la especialista señaló que los principales factores que inciden en la proliferación de estas enfermedades se asocian al entorno familiar, la exposición al humo de leña o cigarro y otros factores ambientales y epidemiológicos, como el período lluvioso que provoca que incrementen los casos de enfermedades respiratorias y digestivas.  

“Como estrategia para disminuir la enfermedad hospitalizamos a los niños cuando en una segunda ocasión acude el padre con el bebé (al centro médico) diciendo que persisten los síntomas por los cuales asistió la primera ocasión”, precisó Joffre. 

Con las hospitalizaciones los médicos pretenden disminuir las complicaciones propias que puedan provocar el fallecimiento del niño, añadió Joffre. Es por eso que las principales recomendaciones para los padres de familia son: evitar medicar a los niños sin consulta médica y asistir a la unidad de salud más cercana en el menor tiempo posible, sugirió la pediatra.

Otras enfermedades

El doctor Bismarck Valdés, especialista en medicina interna, considera que en Nicaragua hay dos fenómenos epidemiológicos que están afectando a la población y que requieren de atención urgente. El Mapa de Salud del Minsa detalla que la fiebre por dengue afectó a más de 15,000 nicas y se posicionó como la tercera causa de hospitalización. 

“Por un lado las enfermedades virales que siguen siendo por vectores, como el caso del dengue, zika y chikungunya, pero por otro lado tenemos enfermedades de primer mundo, que se están haciendo más frecuentes, como la hipertensión, diabetes, cardiopatías, pacientes con cáncer”, opinó Valdés. 

Dentro de las enfermedades que encabezaron la lista de ingresos hospitalarios se encuentran también algunas asociadas con el estilo de vida y la alimentación, como los trastornos de la vesícula biliar, vías biliares y páncreas y la diabetes. 

Respecto a las hospitalizaciones por diabetes, el Minsa también reportó que un total de 9,621 personas fueron internadas por diabetes mellitus y, según el médico internista Fernando Ruiz, el mayor problema es la falta de control adecuado de parte de los pacientes con esta enfermedad. 

“Existe un problema cultural al darle a la salud un lugar secundario. ¿Cómo es posible que la gente mire como extraño ahora tener un glucómetro cuando los precios no son tan elevados? A esto le añadimos el sedentarismo y la mala dieta. La gente debería llevar un control dos o tres veces por semanas, sin embargo hay personas que pasan un mes sin control y otras que no siguen un tratamiento”, estimó el experto. 

El galeno dijo que la gente que muchas veces tiene herencia de diabetes, desarrolla obesidad. Cuando uno hace ejercicios se puede prevenir  hasta el 35%, esto acompañado de una dieta balanceada, ahora, ¿qué ejercicios? Caminar todos los días y eliminar los productos con exceso de azúcar. Las personas con el padecimiento deben seguir estos mismos consejos, acompañados de sus medicamentos y controles con la frecuencia adecuada para evitar complicaciones a largo plazo.

Medidas de prevención

Finalmente, el internista Bismarck Valdés añadió que para evitar las enfermedades por las que una persona puede ser ingresada a un hospital, se deben de tomar en cuenta algunas medidas de prevención y educar a la población.

“(Hay que) concientizar a la población sobre las conductas y comportamientos de riesgo en el caso de las enfermedades crónicas, que si bien son poco modificables en cuanto a las causas, sí puede influir en su pronóstico y evolución si el paciente es educado y conoce lo que puede hacer para mejorar”, mencionó Valdés. 

El especialista destacó que para prevenir las enfermedades que propicien complicaciones que necesiten de hospitalización se debe realizar acciones, como impulsar la actividad física y mantener una dieta saludable, en la que se incluya principalmente las frutas, vegetales, agua y jugos naturales; y que limite el consumo de gaseosas, carnes rojas, sales y azúcares. 

 “Sí se ha visto la disminución en la transmisión de enfermedades transmitidas por zancudos. Nicaragua ha combatido esto y ha disminuido de manera significativa, pero lógicamente no hay que bajar la guardia y continuar con campañas educativas y de prevención, que son fundamentales”, concluyó Valdés.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus