•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Marina Estrada Narváez, madre de Karla Patricia Estrada Rostrán, de 34 años, cuyo cadáver apareció decapitado la semana pasada, sostiene que siempre intuyó que la vida de su hija acabaría mal debido a que la pareja de ella, un exmilitar de nombre Francisco Ariel Mercado, solía maltratarla desde hace mucho. 

“A pesar de que mi corazón de madre nunca me engañó y siempre pensé que él iba a hacerle algo malo, nunca pensé que sería tan despiadado”, dijo Marina, quien luce serena pese a la situación.

Karla Patricia Estrada Rostrán, la mayor de sus siete hijos, nació el 21 de diciembre de 1983. La última vez que la vieron fue el 10 de agosto, después de celebrar en familia las fiestas en honor a Santo Domingo. Iba entonces con Francisco Ariel Mercado, quien se encuentra desaparecido y es el principal sospechoso del asesinato.

“Desde que él comenzó a golpearla, siempre esperé lo peor, solo que nunca pensé que iba a ser tan cruel de partir a mi hija en dos. Él se ganó el rechazo de la familia y que nadie lo quisiera por cómo era con mi hija”, aseguró.

Ambos se conocieron en la escuela mientras estudiaban. Fue su primer novio y empezaron a convivir desde los 15 años de edad. A los 16 ella salió embarazada de la primera de sus tres hijas.

 “Al poco tiempo mi yerno se mostró como era, no dejó que mi hija trabajara de doméstica, cuando ella quería hacerlo él siempre la iba a sacar de los trabajos; ella por miedo y por evitar los problemas se dedicaba a ser ama de casa y a cuidar de sus hijas”, recordó Estrada.

Karla Patricia no le contaba a su mamá la violencia que sufría porque no quería preocuparla, aunque los golpes eran evidentes. Además la madre de la víctima cree que su hija no le comentaba nada porque estaba amenazada.

“También sabía que yo podía regañarla, yo le decía que no era posible que le gustara estar así, con una persona que en vez de cuidarla, protegerla, amarla, la golpeaba y trataba mal siempre”, agregó.

Se casó en boda masiva

La madre de la víctima desea que antes de que le entreguen el cuerpo de su hija, aparezca la cabeza, para darle cristiana sepultura. Reveló que su primogénita se casó en 2013, durante las bodas masivas que realiza Tu Nueva Radio Ya en ocasión del 14 de febrero.

De su muchacha doña Marina solo tiene los mejores recuerdos, pues ella era una persona popular, amable, siempre le gustaba compartir.

Continúan buscando la cabeza de Karla

 La intensa búsqueda de la cabeza de Karla Patricia Estrada Rostrán continúa por el predio montoso donde fue encontrada la tarde del jueves en las cercanías de Las Colinas.

Asimismo en la casa que compartía con su pareja Francisco Ariel Mercado, en el barrio 30 de Mayo, sector del Reparto Schick, del tanque rojo siete cuadras al este, una cuadra al norte, volvieron a buscar dentro de la letrina, en la arena y piedrín.

“Todo fue una falsa alarma, estamos buscando desesperadamente porque queremos enterrarla completa”, dijo Karla Sánchez, una de las coordinadoras de búsqueda.

De acuerdo con algunos vecinos de la pareja, en un día de estos en la madrugada llegó alguien a la casa, prueba de ello es que los familiares ayer por la mañana no lograron abrir el candado con la llave que tenían, sino que tuvieron que derribar el portón de madera y zinc.

“Dice una vecina que lo vio en la madrugada y el candado lo cambiaron. Yo no sé por qué la Policía no ha logrado capturarlo, ese hombre tiene que pagar por lo que le hizo a mi hermana”, aseguró Elmer Estrada Rostrán.

Otra versión 

Otra versión que se maneja entre quienes buscan la parte del cuerpo que falta de Karla Patricia Estrada es que su pareja, Mercado, metió la cabeza en la mochila con la que lo vieron el viernes 11 de agosto, un día después de la desaparición de la muchacha.

“Unos hombres del barrio Santo Domingo que estaban bebiendo con Mercado recordaron que estaba un tanto nervioso y no dejó que nadie se acercara a la mochila, entonces eso nos hace pensar”, confió Abel Estrada.

Hasta el momento la Policía Nacional no ha dado información oficial sobre el caso.

Karla denunció pero no medió, dice jueza

En una nota publicada en el sitio web del Poder Judicial, la jueza María Fabiola Betancourt Benavente, titular del Juzgado Primero de Distrito Penal Especializado en Violencia de Managua, explicó que en el proceso que Karla Estrada Rostrán —cuyo cuerpo fue encontrado decapitado la semana pasada en un terreno de Las Colinas, de Managua—  inició el 10 de septiembre del año 2012 contra su presunto asesino y entonces pareja, Francisco Ariel Mercado,  nunca hubo una mediación.

La jueza detalló que Estrada acusó a Mercado de amenaza e intimidación y en una audiencia especial celebrada el 13 de septiembre del año 2013, en la que estuvo la víctima, la fiscal Eyra Girón Aguilera solicitó la aplicación de la suspensión condicional de la persecución penal a favor del acusado, quien se comprometió a recibir tratamiento sicológico y proporcionar la cantidad de 2,000 córdobas mensuales a sus tres hijas, comprometiéndose a un periodo de prueba de seis meses.  

Según la nota publicada, en otra audiencia especial, realizada el 13 de febrero del 2014 por la jueza suplente Rosa Aracely Rubí Guerrero para verificar el cumplimiento de los acuerdos, el fiscal Julio Bolaños Meza solicitó ampliar el plazo por tres meses más para que el acusado presentara las constancias de que había recibido tratamiento contra el alcoholismo en un centro de rehabilitación. En esa ocasión, según la jueza, la víctima manifestó que el exmilitar estaba cumpliendo con lo acordado.

“El  4 de marzo del 2015 se realizó otra audiencia para verificar los acuerdos del plazo ampliado, pero la víctima no se presentó. Dos días después la jueza Rubí Guerrero dictó la sentencia de sobreseimiento y se cerró el caso”, dice la nota publicada en el sitio web del Poder Judicial.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus