•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El dictamen forense practicado al cadáver de Karla Estrada, asesinada presuntamente por su pareja, revela que fue violada, murió a causa de 59 puñaladas y que al fallecer fue decapitada.

Así lo aseguró ayer su madre, Dominga Estrada, a quien le fue entregado el dictamen médico.

La muerte atroz de la joven se dio horas después de despedirse de sus familiares en el barrio 16 de Marzo, el pasado 10 de agosto. El informe proporcionado por el Instituto de Medicina Legal (IML) revela que la muerte fue a las 11 de la noche de ese día. Se presume que ocurrió en un predio montoso cercano al residencial Las Colinas, el mismo sitio donde fue encontrado su cuerpo el pasado 17 de agosto.

Karla Patricia Estrada Rostrán presentaba laceraciones en los pulmones y en el corazón provocadas por un arma blanca. Aún no se ha determinado que se trate de la bayoneta que Francisco Ariel Mercado —esposo y principal sospechoso del crimen— portaba siempre.

Buscan cabeza

Ayer por la mañana continuaban familiares y amigos con la búsqueda de la cabeza de Karla, ya que aseguran que no descansaran hasta encontrarla y sepultarla junto al cuerpo que yace el en cementerio comunitario Santo Domingo Las Sierritas.

“No vamos a descansar hasta que encontremos ese miembro importante de mi hermana, no sé a dónde más vamos a ir, de lo que sí estoy seguro es que ella va a estar sepultada completa”, afirmó Elmer Estrada Rostrán, hermano de Karla Patricia Estrada Rostrán.

Sepelio rápido 

El jueves pasado a las 11:22 minutos de la mañana llegó al Instituto de Medicina Legal (IML) la camioneta gris placa M052-595, que trasladó el cuerpo de Karla Estrada a su última morada. 

Los familiares aceptaron enterrar de inmediato el cuerpo de la joven, quien sufrió violencia psicológica y física durante los 19 años que convivió con su pareja, un exmilitar que fue dado de baja en mayo por mal comportamiento.

“Él hasta la iba a sacar de los trabajos como doméstica, y ella para evitar problemas se quedaba en casa a cuidar de sus hijas”, relató Marina Estrada Narváez, madre de la muchacha.

Magaly Quintana, directora de las CDD ha instado a las mujeres a informar y denunciar sobre la violencia que padecen. “Muchas veces las mujeres callan por no destruir un matrimonio de años, pero cuando un hombre agrede a una mujer y esta no lo denuncia desde la primera vez, existe una gran probabilidad que acabe con lesiones peores o muerta”, dijo.

Por esa misma violencia las tres hijas del matrimonio de 17, 16 y 14 años se fueron a vivir con su abuela materna.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus