•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Jaime Antonio Sánchez Espinoza, el conductor del bus que se precipitó en el río Sábalos, departamento de Río San Juan, pidió perdón a los familiares de las nueve personas que fallecieron en el accidente por el que es procesado de homicidio imprudente.

“Me siento adolorido por lo que pasó, pero no fue porque yo lo quise hacer. Dios quiso que las cosas sucedieran así, porque nadie es perfecto en este mundo, solo Dios. Estoy arrepentido por lo que pasó y pido perdón a los familiares”, expresó ayer el conductor del bus a medios locales al concluir la audiencia preliminar del caso.

Álvaro Espinoza, titular del Juzgado Local Único de El Castillo, admitió la acusación interpuesta por el Ministerio Público y lo envió a prisión preventiva. 

La Fiscalía indicó que el autobús estaba estacionado con su parte trasera hacia el río Sábalos, detenido únicamente por una piedra que servía de cuña, la cual cedió ante el peso del vehículo cargado de gente, lo que causó el percance.

El accidente ocurrido el pasado 28 de agosto dejó  nueve víctimas, incluidos 2 niños. El juez fijó la fecha de audiencia inicial para el próximo 12 de septiembre.

Detienen búsqueda de más víctimas

Mientras tanto ayer en el río Sábalos, las autoridades suspendieron la búsqueda de otras posibles víctimas ya que se descartó que hayan personas desaparecidas.

Según las autoridades, el autobús era ocupado por unas 20 personas al momento de caer al río, número que coincide con la suma de los nueve fallecidos más 11 sobrevivientes.

Los 11 sobrevivientes lograron salir del bus y luego nadar hacia la orilla del río, mientras que los otros nueve, incluyendo dos niños, murieron ahogados dentro del vehículo.

La Dirección de Tránsito de la Policía Nacional clasificó el accidente como “un caso excepcional” por la forma en que ocurrió, y demandó mayor “responsabilidad” por parte de los conductores de buses. 

La Policía Nacional informó que ejecuta un plan de revisión detalle a detalle del estado mecánico de los autobuses, camiones y camionetas en los 153 municipios del país, con el objetivo de evitar que se repita la tragedia ocurrida en Boca de Sábalos.

“Cada hecho relevante es objeto de estudio, objeto de planificación, se está trabajando en coordinación con todos los jefes de Tránsito para revisar con los conductores y con los dueños de vehículos el estado mecánico. Estamos revisando hasta la actitud y recomendando a los conductores para evitar que se vuelvan a repetir tragedias como la de Boca de Sábalos”, dijo la comisionada general Vilma Reyes, directora de la Dirección Nacional de Tránsito.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus