•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Nicaragua conmemoró ayer con desfiles escolares y rítmicos el 161 aniversario de la batalla de San Jacinto, en la que fue derrotado el filibustero estadounidense William Walker que pretendía apoderarse de Centroamérica.

Miles de estudiantes de primaria y secundaria celebraron hoy la efeméride con desfiles de bandas musicales, rítmicas, gimnasias y coreografías, y actos en las escuelas estatales y privadas en los 153 municipios de Nicaragua y con visitas a la histórica hacienda San Jacinto.

El acto central será encabezado por el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, en el Paseo de los Estudiantes, a orillas del lago de Managua, a finales de la tarde de este jueves, en la que también se conmemorará el 196 aniversario de la Independencia de Centroamérica de la Corona española.

Centroamérica se independizó de España el 15 de septiembre de 1821 y la Batalla de San Jacinto, considerada la segunda independencia en Nicaragua, se desarrolló el 14 de septiembre de 1856.

Esta batalla tuvo lugar en la hacienda homónima, 42 kilómetros al norte de Managua, donde el general José Dolores Estrada a la cabeza de 180 patriotas derrotó a 300 estadounidenses encabezados por William Walker, que pretendían apoderarse de Centroamérica.

Los soldados nicaragüenses derrotaron en San Jacinto a Walker, obligándolo a regresar a su país, en una de las más cruentas batallas que registra la historia de Nicaragua.

El filibustero estadounidense, que se proclamó presidente de Nicaragua en 1856, murió ejecutado en Honduras por un pelotón del Ejército hondureño el 12 de septiembre de 1860, tras insistir en conquistar Centroamérica.

La vicepresidenta y primera dama del país, Rosario Murillo, dijo este jueves en un mensaje que la Batalla de San Jacinto fue una "ofensiva histórica marcada por aquella gloriosa piedra de Andrés (Castro) contra el filibustero imperial", en referencia a una escena crucial de ese combate.

"Esa gesta, esa epopeya, esa hazaña que recordamos todos los días, en espíritu, porque sabemos que nuestro pueblo tiene en sí esa bravura, ese heroísmo, ese coraje, ese espíritu indomable que nos hace grandes y que nos hace libres", continuó.

Según Murillo, 161 años después de esa batalla "desgraciadamente tenemos los mismos enemigos".

"Los apetitos imperiales, la codicia imperial, que amenaza al mundo, y que amenaza con socavar las bases de la paz que todo el mundo quiere", añadió.

La hacienda San Jacinto ha sido visitada este mes por miles de estudiantes de todo el país que llegan a este lugar para repasar la historia de este combate patriótico.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus