•   Boaco, Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los taxistas de Boaco y de Granada elevaron la tarifa sin la autorización de las alcaldías de esos municipios. En Boaco pasó de C$12 a C$15 y en Granada, donde costaba C$10 la carrera, ahora están cobrando C$15 y C$20.

Los incrementos se han registrado luego del aumento en el combustible que se dio el domingo 10 de septiembre, cuando subió  C$12 el galón de gasolina súper. 

En Boaco, los taxistas han puesto rótulos en los vehículos indicando el aumento. 

Sobre el incremento, el presidente de la cooperativa de Taxis Santiago de Los Caballeros, actual concejal sandinista y candidato a este puesto, Enrique Robleto, fue categórico al afirmar que no se ha aprobado ningún aumento y que todo sigue igual, pese al alza del combustible.

Tal aseveración fue ratificada por las autoridades municipales de la alcaldía municipal, quienes se pronunciaron públicamente en su cuenta de Facebook.

“La Alcaldía de Boaco hace saber a toda la población en general que el costo de la tarifa de taxi dentro del casco urbano se mantiene en 12 córdobas, mientras no se realice un pronunciamiento del concejo municipal”, señala la publicación. 

Cobran hasta C$10 más en Granada

En la última semana, los taxistas de Granada han elevado la tarifa hasta en C$10. Diario unos 700 vehículos están activamente trabajando en la Gran Sultana, entre estos legales y piratas.

El costo de la carrera tenía un costo de C$10, sin embargo esta ascendió hasta C$15 en algunos casos y C$20 en otros. 

“Es una exageración lo que están cobrando, ahora es mejor caminar, aunque te dirijas a un lugar cerca son 20 pesos los que se pagan, creo que la población no está en buenas condiciones económicas como para estar costeando este incremento que nos perjudica a todos”, manifestó Johana Gradys, una usuaria.

El cadete Marlon Rosales aseguró que no “pueden seguir cobrando el mismo pasaje porque tenemos gastos y familia que mantener. Creo que es algo justo”.

“En mi caso, trato de ser consciente con los pasajeros que abordan mi unidad de taxi, si van algo cerca les cobro C$10 o C$15, dependiendo de la distancia a la que se dirijan”, detalló Rosales.

La mayoría de taxistas están a la espera de que las autoridades correspondientes se manifiesten y brinden alguna información, ya que hasta el momento no se han pronunciado.

Buseros desconocen tarifa preferencial que tienen personas con discapacidad 

Cobradores y ayudantes de buses que brindan el servicio de transporte público en las diferentes rutas del departamento de Rivas aún se resisten a cumplir con la tarifa preferencial a la que por ley tienen derecho las personas con discapacidad.

La información la confirmó a El Nuevo Diario Martha Munguía, presidenta departamental de Rivas de la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad (Feconori). 

“En Rivas  se ha trabajado en capacitaciones con los transportistas para velar por el cumplimiento de los derechos de las personas con discapacidad, pero hay muchas quejas con  los buseros, porque nos ven como estorbos  y se niegan a cumplir con el  pago de la tarifa preferencial a la que tenemos derecho, a excepción de algunos transportistas, como los de la empresa  Águila del Sur y  Julio Castillo Fletes”, dijo Munguía. 

Según el artículo 14 de la Ley 763, Ley de los derechos de las Personas con Discapacidad, la tarifa  preferencial   goza de un descuento  no menor del 30% sobre el valor de los  pasajes  del transporte interurbano, aéreo o marítimo nacional.

Sin embargo, Munguía aseguró  que cuando abordan las unidades de buses  y muestran su carné, los cobradores se burlan de la identificación  ante el resto de pasajeros y les desconocen el descuento. Agregó que  lo mismo ocurre en las embarcaciones que viajan de San Jorge a la isla de Ometepe, excepto el ferri El Rey del Cocibolca.

“Nuestra federación aglutina a cuatro asociaciones en Rivas, donde tenemos ciegos, personas con discapacidad  físico-motora  y múltiples, y todos somos afectados por este irrespeto”, señaló.   

A la vez, confirmó que otras de las limitaciones que sufren en los buses son el  irrespeto  a las sillas  preferenciales  y la falta de cortesía a la hora de abordar y salir de las unidades.

“Estos casos ocurren sobre todo cuando el bus está lleno de pasajeros; ni a embarazadas ni a personas de tercera edad se dignan a cederles las sillas preferenciales, y menos ayudar a salir o subir al autobús”, confió.

Sanciones

Francisco Cuéndiz,  delegado departamental  del Ministerio de Transporte e Infraestructura, confirmó que ya ha recibido cinco denuncias en contra de los buseros por violación a los derechos de discapacitados y que tras comprobarse establecieron sanciones administrativas.

Una de las denuncias fue presentada por una joven que se movilizaba en muletas y abordó un bus para trasladarse a Managua, y estando dentro de la unidad fue humillada por uno de los ayudantes.

“En este caso, el mismo propietario del bus procedió a despedir al trabajador y en los otras las sanciones impuestas han sido la suspensión laboral durante un mes”, explicó Cuéndiz.

De acuerdo con el funcionario, el MTI en coordinación con Feconori han brindado durante este año capacitaciones a los transportistas sobre cómo deben mejorar el servicio a las personas con discapacidad y destacó que algunos empresarios están trabajando en esta vía.

“En las  inspecciones se ha constatado que anden señalizadas las sillas preferenciales, pero acá también hay un problema de cultura de los mismos pasajeros que no respetan el espacio y falta de colaboración de los operarios”, concluyó Cuéndiz.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus