Secciones
Multimedia

Ortega informa que Gobierno firmará Acuerdo de París

Foto por: ARCHIVO / END

El pasado fin de semana ministros de Ambiente de más de 30 países, incluidos China y la Unión Europea (UE), se reunieron en Canadá para discutir la retirada de Estados Unidos del acuerdo climático de París y que ello no suponga su fracaso.

Ambiente. El Acuerdo de París fue firmado en diciembre de 2015 por 195 países para coordinar la lucha contra el cambio climático y evitar que la temperatura aumente más de dos grados.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, anunció el pasado lunes que Nicaragua  firmará el Acuerdo de París en solidaridad con los países más vulnerables al cambio climático. “Nosotros pronto vamos a adherirnos, vamos a firmar el Acuerdo de París. Ya hemos tenido reuniones abordando el tema y tenemos ya programada la adhesión de Nicaragua”, señaló Ortega, de acuerdo con la información oficial.

En 2015 Nicaragua rechazó suscribir el Acuerdo de París porque consideró que la propuesta mundial para luchar contra el cambio climático “no era realista”. Ortega volvió a dejar patente ahora la posición de Nicaragua y las debilidades que, a su juicio, evidencia el Acuerdo de París. 

“Los científicos le han dicho a los dirigentes políticos, a los gobernantes que esto (el Acuerdo) no da, y han dicho que no es cierto que se va a poder reducir el calentamiento con estas acciones con las que se están comprometiendo de palabra, porque no hay ninguna obligación de hacer lo que ahí se está diciendo. O sea, es una declaración, una proclama”, argumentó. 

A juicio de Ortega, el motivo principal de su adhesión será la solidaridad con los países más vulnerables al impacto de los desastres naturales.  “Tenemos que ser solidarios con esa gran cantidad de países que son las primeras víctimas, que ya son las víctimas y son las que más van a continuar sufriendo el impacto de estos desastres y que son países de África, de Asia, de América Latina, del Caribe, que están en zonas altamente vulnerables”, finalizó.

El Acuerdo de París fue firmado en diciembre de 2015 por 195 países para coordinar la lucha contra el cambio climático y evitar que las temperaturas aumenten más de dos grados. El pasado fin de semana ministros de ambiente de más de 30 países, incluidos China y la Unión Europea (UE), se reunieron en Canadá para discutir la retirada de Estados Unidos del acuerdo climático de París y que ello no suponga su fracaso. El cambio climático es considerado por los expertos y líderes mundiales como un fenómeno que amenaza la especie humana.

Decisión Aplaudida

El líder de los Jóvenes Ambientalistas, Raomir Manzanarez, dijo que esta decisión tomada por el Gobierno le da al país la oportunidad de participar de los Fondos Verdes: instrumentos, planes de trabajos creados para proteger la biodiversidad de los países firmantes del acuerdo. 

Añadió que el Gobierno deberá reforzar su trabajo en las actividades de conservación, además una de las más importantes tareas será hacer un inventario de afectaciones  de la huella ecológica o el impacto del ser humano en los recursos naturales. 

El director del Centro Humboldt, Víctor Campos, manifestó que están contentos con la decisión del Gobierno de firmar el Acuerdo de París. Declaró que “comparten la visión de que dicho acuerdo es insuficiente debido a que la reducción de gases de efecto invernaderos (GEI) queda a voluntad de las grandes potencias y no es obligatorio”.  

Campos aseguró que este acuerdo entra en vigencia hasta el 2020 y Nicaragua tendrá que comprometerse a trabajar en adaptación al cambio climático, siendo los tres principales ejes a desarrollar: una política nacional, una ley y un plan nacional ante el cambio climático. 

Ambiente

El cambio climático (CC) es el aumento de la concentración de gases de efecto invernadero (GEI) proveniente de la actividad humana, humo de fábricas, vehículos, etc. También es de origen natural a través de los gases que emanan los volcanes.

El efecto invernadero es un fenómeno natural que se da por lo rayos del sol, sin embargo se acentúa por gases como el dióxido de carbono (CO2) y el metano. Retiene el calor de la tierra pero al aumentar la cantidad de CO2 de origen humano el planeta se calienta más de lo normal. 

Según la National Aeronautics and Space Administration (NASA) una capa espesa de gases evita que la energía emitida por la tierra salga hacia el espacio y que cree un efecto de invernadero.