•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Noventa jóvenes, entre hombres y mujeres, han iniciado diferentes iniciativas económicas que les permitirán trabajar en sus hogares y tener nuevas entradas económicas para la familia. Ellos son del sector rural de las zonas cafetaleras de los municipios de Rancho Grande y el Tuma-La Dalia.

En la comarca Maceras, municipio de Rancho Grande, hay una iniciativa que es hacer caramelos a base de cacao y otros ingredientes, lo que permite a este grupo de jóvenes ponerle un valor agregado a la producción de cacao y no vender el grano como materia prima.

El grupo está compuesto por Johaira González, Martha Rocha, Johana del Carmen Palacios y Jorge Palacios, quienes cuentan que comenzaron reuniones en la comunidad, dirigidos por la organización Centro de Entendimiento con la Naturaleza (CEN), que después los capacitaron y les plantearon cómo se puede hacer su propio negocio.

Fue así que vieron la importancia de organizarse familiarmente o como vecinos para dedicarse a un negocio determinado. “A nosotros nos gustó hacer caramelos a base de cacao y nos ha ido bien hasta el momento porque hemos recibido financiamiento para echar a andar el proyecto”, señaló el grupo.

“Al principio nosotras no sabíamos cómo elaborar un chocolate, pero después de las capacitaciones nos enseñaron a elaborarlos, pero además aprendimos cómo tostar el Cacao y el punto para que esté listo para elaborar el chocolate. Al principio no lo podíamos hacer, nos quedaba muy suave, pero ahora ya sabemos cómo darle el punto y que quede con saber a cajeta”, señaló Johana del Carmen.

Pero al inicio el grupo necesitaba un molino para moler el cacao, por lo que reunió fondos para alistar madera y construir una casita donde instalaría el molino. Cuando el CEN, que recibe el financiamiento de Save The Children, vio el entusiasmo de los jóvenes les financió el resto del material, incluyendo el molino que necesitaban para que echaran a andar el negocio. 

“Yo soy el hombre del molino, mi función dentro del grupo es garantizar a las mujeres el cacao molido. Ya listo, ellas se lo llevan para coserlo y darle el punto que se necesita para elaborar el chocolate”, señaló Jorge Palacios. 

“En este lugar le damos el punto al chocolate, cuando está listo lo llevamos al lugar donde lo empacamos y lo llevamos a la venta. Ahora ya nos encargan de las ventas, semanalmente elaboramos mil chocolates y los vendemos toditos, el que tiene un valor de un córdoba, por lo que al grupo nos va bien”, señaló Marta Rocha.

El grupo de jóvenes emprendedores asegura que piensan seguir creciendo en el mercado, extenderse a cabeceras municipales como Waslala, Rancho Grande, La Dalia y llegar hasta Matagalpa, pero lo importante es que la empresita es de ellos, si el organismo que los apoyo ya no está en la zona, no importa porque ya se pueden mantener solos, pues su negocio es autosostenible, comentaron.

Otros emprendimientos

Martha Rocha manifestó que también le gustó la crianza de pollo, los que vende tanto en pie como preparados o destazados. “Aquí trabajamos con mi hermano. Tenemos 80 pollitos, porque acabamos de vender los grandes, estos pollos pasan aquí 30 a 35 días después de comprados y ya están listos para la venta. Hay pollos que pesan hasta diez libras y ahí nos defendemos. En la pulpería encargan hasta 80 libras, entonces nosotros destazamos el pollo y lo vamos a entregar, pero hay gente de la comunidad que lo compra en pie y también se lo vendemos”, señaló   Rocha.Jorge Palacios en el molino de cacao.

Proyectos

Uno de los requisitos para aplicar a este proyecto de jóvenes emprendedores es estar organizados y ser joven de 14 hasta 25 años, señaló Carlos Jaime Monge, del Centro de Entendimiento con la Naturaleza.

“Hemos logrado establecer con los jóvenes 16 tipos de negocios, entre los que están la elaboración de caramelos a base de cacao, producción y destace de pollos, donde se han establecido pequeñas granjitas, elaboración de pan a base de maíz, transformación de productos lácteos, principalmente la elaboración de cuajada, cortes de cabello, producción de miel de abejas, destace y engorde de cerdos, entre otros, donde ya las muchachas y muchachos han comenzado a trabajar”, aseguró Monge.

Todos esos proyectos están siendo financiados por Save The Children, bajo el proyecto Taza de la Excelencia, con jóvenes emprendedores de Nicaragua (TEJE), donde el objetivo principal es beneficiar a 535 jóvenes entre 14 y 25 años, provenientes de las comunidades rurales productoras de café de los municipios del Cuá, Wiwilí, Rancho Grande y La Dalia, de los departamentos de Matagalpa y Jinotega.

Según el proyecto, lo que se espera es que los jóvenes tengan habilidades para tomar posesión de sus medios de vida, lo que les permitirá ser menos vulnerables a las crisis que se pudieran generar debido al cambio climático que afecta los ciclos productivos, lo que permitirá tener una nueva generación de agricultores, hombres y mujeres que aumentarán sus ingresos y tendrán una vida digna.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus