Secciones
Multimedia

Peligrosa subida de caudal de río Estelí

Foto por: Máximo Rugama

Uno de los puentes rebalsados en Estelí.

Lluvias. Ayer se registraró fuertes aguaceros en diferentes partes del país, las autoridades estuvieron alerta por las crecidas de ríos y cauces en Estelí, Boaco y Carazo.

El río Estelí creció provocando la obstrucción en dos pases alternos de vehículos y peatones construidos por la Alcaldía municipal desde hace varios años. Pedazos de madera seca, malezas y desechos urbanos hicieron que la corriente rebalsara los puentes que permiten la circulación a barrios como Panamá Soberano, La Comuna y Óscar Gámez, así como El Rosario, que facilita la comunicación hacia importantes sectores entre estas empresas tabacaleras, la universidad, el complejo judicial, el supermercado y la escuela normal Mirna Mairena. 

Fuerzas policiales, la Cruz Roja y de los bomberos unificados se hicieron presentes a esos lugares, ya que los puentes carecen de barandales. 

En el recién creado barrio Las Joyas, según el socorrista de la Cruz Roja, Gustavo Adolfo Olivas, conocieron de varias casas que fueron afectadas por la introducción de agua a su interior. El problema se debe a que la superficie de las calles quedó más alta que el área donde fueron construidos los inmuebles. José Leonardo Martínez Paz,  dirigente comunitario, del barrio Rosario Murillo, dijo que hasta la tarde de este lunes, tenían el reporte de al menos quince casas que se les había introducido agua, sin reportar mayores afectaciones que daños en muebles y objetos que las familias acostumbran a ubicar en el piso. 

Por su parte el capitán Álvaro Jara, oficial de turno del puesto de mando del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Estelí, señaló que las fuerzas unificadas con su labor evitaron que fuera arrastrado un vehículo cuyo conductor de forma imprudente intentó cruzar un riachuelo en Villa Sandino, en la parte periférica noroeste de la ciudad. Similar situación ocurrió en el barrio Gerardo Brosh.

Carazo

Debido a dos horas de persistentes lluvias, más de diez casas ubicadas en el borde de un cauce terminaron totalmente inundadas, provocando preocupación en la población de La Paz de Carazo. 

"Esta es una zona de inundación y de peligro, como municipalidad hemos estado resguardando la zona, impartiendo charlas para que atiendan los llamados de atención, las lluvias han sido bien fuertes, pero es primera vez que el cauce rebasa sus límites", dijo Juan Francisco López González, vicealcalde de La Paz.

Además añadió que están realizando un censo para poder apoyar a las familias que han sido afectadas por la inundación.

"Vamos a ver qué podemos hacer con el cauce, quizás levantar un poco más el muro, porque antes no había y este lugar era peor, poco a poco hemos ido avanzando, pero con el accidente de una joven, vamos a tomar medidas fuertes", añadió el funcionario.

Salvan a adolescente

Pobladores del barrio Nuevo México, jurisdicción del municipio de la Paz de Carazo, la tarde de este lunes rescataron con vida a la joven Kelia Isabel Vivas Acevedo, de 15 años, quien fue arrastrada más de 100 metros por la fuerte corriente de un cauce.

Según Nereyda Vivas Acevedo, hermana de la joven, ellas se encontraban jugando bajo la lluvia.

“La lluvia estaba fuerte, pero nosotras nos fuimos a jugar y mi hermana quiso pasar el cauce, se agarró de una rama pero se quebró y la corriente la arrastró, entonces la gente empezó a buscar ayuda y un tío fue quien la sacó con un mecate”, dijo la joven.

Vivas fue llevada al centro de salud comunitario, por el Benemérito Cuerpo de Bomberos de Carazo, donde le brindaron la atención médica correspondiente, realizando lavado gástrico debido a la gran cantidad de agua tragada, además presentaba golpes en todo el cuerpo y  escoriaciones.

El cauce tiene un poco más de tres metros de profundidad y está ubicado en una zona de inundaciones. 

Boaco

Según datos preliminares de la Unidad Municipal de Gestión del Riesgo de Santa Lucía, Boaco, la lluvia caída ayer en la tarde dejó unas 19 viviendas anegadas en el casco urbano con 75 personas afectadas, 59 adultos y 16 niños. La lluvia en la cabecera del río Fonseca y en Boaco, provocó una nueva crecida, por lo que ante cualquier eventualidad como el desborde del pasado 25 de agosto, los Bomberos se apostaron en las riberas para estar monitoreando el nivel de las aguas.