•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En 2016 la carrera de Pedagogía para la diversidad, ahora llamada Educación especial, ofrecida en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), no llegaba a registrar 15 estudiantes de primer ingreso. Este año, tras la decisión de suprimir el examen de admisión en esta y otras 23 carreras, unas 700 personas se prematricularon. 

“Fue una cosa de locos”, manifestó el vicerrector de Docencia de la UNAN-Managua, Hugo Gutiérrez, sobre la cantidad de aspirantes a los cincuenta cupos que ofrecía. 

De hecho, en todas las carreras en que se suprimió el examen de admisión, la demanda aumentó considerablemente en relación a los años anteriores, y ese era precisamente uno de los objetivos que la universidad se planteaba, manifestó Gutiérrez.END

La UNAN-Managua eliminó el examen de admisión como requisito para clasificar por la baja demanda en carreras “poco populares”. De hecho, de las 76 carreras que ofrece esta universidad en todos sus recintos regionales, solo son 18 a las que “todo el mundo aspira”, expresó Gutiérrez, donde las más demandas el año pasado fueron Medicina, Administración de empresas e Inglés.

Además: Representantes de universidades privadas se reúnen para intercambiar conocimientos

Ayer se hizo pública la decisión de la UNAN de descartar el examen de admisión en otras siete carreras para el curso 2018, de las cuales cinco se encuentran en las facultades regionales de Carazo, Estelí, Matagalpa y Chontales. 

“La idea fundamental del cambio es que a los estudiantes en las regiones se les facilite el ingreso a la educación superior, particularmente en aquellas carreras que son prioritarias para la región, pero que son de baja demanda”, comentó el vicerrector de docencia de la UNAN. 

Selección 

Gutiérrez explicó que de todas las personas que se prematriculan se elabora un listado ubicando en las primeras posiciones a los que tengan los promedios más altos en español y matemática de sus últimos dos años de bachillerato. De forma que los primeros cincuenta que completen la lista son los que quedan admitidos en la carrera. 

Sin embargo, uno de los matices de este sistema es que, de haber menos demandantes que los cupos ofertados, todos los solicitantes entran. “Si hay cincuenta cupos, llegan 45 y todos son bachilleres y tienen su documentación en regla, todos entran”, afirmó Gutiérrez, pero fue enfático en que esto “podría darse, aunque sería muy difícil”, teniendo en cuenta los altos índices de solicitantes con los que contaron a inicios de este año.

Los estudiantes que sí realizan examen de admisión en las otras 45 carreras que ofrece la UNAN, son evaluados de forma diferente. El 40% de su clasificación se basa en las notas de décimo y undécimo grado del bachillerato, o de los últimos tres años en el caso de ser egresados de magisterio o de Inatec. Otro 30% corresponde a la nota que obtienen del examen de matemáticas y el restante 30% de los resultados de su examen de español. 

Las carreras

En la Farem-Estelí, las carreras que no tendrán examen de admisión a partir del próximo año serán Economía, Ingeniería ambiental e Ingeniería en energías renovables; en la Facultad Regional Multidisciplianria (Farem-Matagalpa) se ofrecerá Economía y Educación física y deporte; en la Farem-Chontales, Ingeniería agroindustrial, Administración turística y hotelera e Ingeniería agronómica. 

En Managua, se ofrecerá una nueva carrera sin examen de admisión, que será Ingeniería en energías renovables, y el Instituto Politécnico de la Salud (Polisal) también ofrecerá sin examen de admisión el Técnico superior en enfermería.

Evaluación

Hugo Gutiérrez compartió que en cuatro años analizarán en la primera cohorte de estudiantes graduados el efecto de haber retirado el examen de admisión.

“Un cambio curricular, de política educativa, no se va a reflejar en un año, sino en una cohorte”, respondió Gutiérrez al ser preguntado por los resultados que este cambio impulsó en lo que va del 2017.

“Pero no es lo mismo que nosotros abramos una carrera, por ejemplo, la de Educación física y deporte, con 25 o 30 estudiantes, que haberla abierto con cincuenta. Si la deserción anda por el 30% y 50% en la mayoría de las carreras, ahora en lugar de tener en un segundo año a 12 o 13 personas, vamos a tener 25 o 30”, expresó el vicerrector académico de la UNAN. 

Esto porque cada una de las carreras en las que se ha eliminado el requisito de examen de admisión cuenta con un cupo de cincuenta personas. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus