•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El próximo lunes se conmemora el Día Mundial del Hábitat y distintas instituciones celebrarán  esta fecha enfocada en los esfuerzos por mejorar las condiciones habitacionales y de mitigación en el país, donde según fuentes vinculadas al tema, existe un aproximado de 600,000 viviendas que requieren ser reconstruidas por haber cumplido una vida útil o necesitar materiales certificados.

“Son 600,000 viviendas las que necesitan remodelaciones, su mayor concentración está en Managua. De manera espontánea los nicaragüenses han construido sus viviendas. Hoy a la fecha tenemos una cantidad de viviendas acumuladas en el tiempo que necesitan de un acondicionamiento en base a las actuales normas de construcción, en virtud de la seguridad y de las normas de construcción”, indicó el ingeniero Jaime Lola, gerente del Programa Tu Vivienda Digna.

El Día Mundial del Hábitat se celebra por designación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el primer lunes del mes de octubre de cada año y en esta fecha se busca “promover el desarrollo sostenible de viviendas adecuadas para todos”,  con un entorno de vida segura, según lo establecido por la ONU.        

“En todo el país existen alrededor de 250,000 lotes en manos de familias, en los cuales se puede iniciar el proceso de construcciones seguras y asequibles, los datos que manejamos son el resultado de la información de los diferentes organismos  y de entes gubernamentales”, explicó  Lola.

Además de la oferta de viviendas nuevas, es “importante enfocarse  en los programas que permitan a las familias remodelar sus viviendas aplicando las norma de calidad de materiales amigables con el medioambiente,  de cara a los desastres naturales. En el Programa Vivienda Digna también damos acompañamiento a las familias para que logren el financiamiento que les permita mejorar sus viviendas”, agregó.

Trabajo de todos los sectores

Sobre el tema, el director del departamento de Diseño y Arquitectura de la UCA, Martín Majewsky, resaltó que “en octubre conmemoramos el Día Mundial del Hábitat”, en saludo a esta fecha estudiantes de arquitectura de las universidades jesuitas de Guatemala, El Salvador y Nicaragua participarán en el cuarto Taller Regional de Diseño Arquitectónico denominado Micro Urbanismo Resiliente.

“Se eligió el barrio 18 de Mayo en el distrito V de Managua para elaborar este taller. Los estudiantes presentarán un diseño para integrar el cauce, que pasa por el barrio, a la habitualidad urbanística, creando resiliencia para no ver el cauce como una barrera, sino que integrarlo. Los estudiantes visitarán el barrio con los dirigente comunales y los técnicos de la Alcaldía de Managua, luego se presentará a la comunidad, líderes y técnicos, la propuesta de diseño urbano arquitectónico resiliente”, explicó Majewsky.

Este taller será del 2  al 7 de octubre y es la segunda vez que se realiza en Nicaragua, precisó el académico.

Además, el próximo viernes la organización Habitar-Nicaragua en conjunto con estudiantes de arquitectura de la UCA, iniciarán un proceso con 50 familias del barrio Sol de Libertad en Managua, a las cuales se les presentará un diseño arquitectónico para la remodelación de sus viviendas.    

“Cada estudiante atiende a una familia, trabaja de forma individualizada con las necesidades de esa familia para mejorar su vivienda. El 27 de noviembre se presentarán planos constructivos, arquitectónicos, presupuesto de mano de obra y materiales y maquetas volumétricas para cada familia”, señaló la arquitecta Verónica Mora, facilitadora de la UCA.

Según las necesidades de cada familia, los costos para desarrollar las mejoras pueden ser de US$5,000 por obras menores, hasta de US$10,000 por obras mayores, valoró Mora. 

“Queremos que las familias puedan autogestionar su mejora habitacional, la asistencia que les damos, es la ventaja que tendrán avanzado un plano habitacional con una idea de lo que quieren y esto le sirve a la familia cuando quiera aplicar a programas de subsidio habitacional”, destacó. 

En los diseños se “toman en cuenta elementos de reducción de riesgo ante desastres circunscriptos al área habitacional, se observa si la vivienda tiene problemas con algún muro, de drenaje o desnivel que podría causarle una problema, vemos el tema de vivienda saludables”, recalcó Mora.   

Esta es una dinámica que la UCA desarrolla todos los años, pero en esta ocasión trabajará en conjunto con 

Habitar-Nicaragua.

“Habitar trabaja en el territorio, las necesidades del barrio y nosotros somos como los técnicos, Habitar tiene un trabajo avanzado con la comunidad y nos permite ese enlace”, mencionó la arquitecta. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus