•   España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A golpe de porras y pelotas de goma, la policía española intervino ayer en Cataluña para impedir el referendo sobre la independencia, dejando casi un centenar de heridos en operaciones contra los manifestantes que querían defender esta consulta prohibida por la justicia.

El gobierno independentista catalán anunció hoy en la madrugada europea una victoria del sí en el referendo de independencia prohibido, cuya celebración estuvo marcada por la falta de garantías y la intervención de la policía para intentar impedirlo.

De un censo electoral de 5.3 millones de personas, se registró 2.26 millones de papeletas, informó en rueda de prensa en Barcelona el portavoz del ejecutivo regional, Jordi Turull. Esto representa un porcentaje de participación del 42.3%.

El portavoz precisó que en 400 colegios electorales de los más de 2,300 previstos inicialmente no se pudo votar o contabilizar las papeletas por la intervención de la Policía Nacional y la Guardia Civil españolas.

Segun el portavoz, un 90% de los votos emitidos correspondía al sí (2,020,144), mientras que solo 7.8% (165,566) de las papeletas eran para el no.

Fuerza policial

Desde primera hora de la mañana, policías y guardias civiles irrumpieron en distintos centros de votación en Cataluña, en ocasiones forzando puertas a golpes, para incautar papeletas y urnas e impedir así la celebración física de la consulta.El referendo fue declarado ilegal por Madrid.

Ante las críticas de represión de los líderes independentistas, el jefe de gobierno español Mariano Rajoy afirmó que las fuerzas de seguridad “han cumplido con su obligación y con el mandato que tenían de la justicia”. 

De interés: Presidente catalán: Nos hemos ganado el derecho a tener un Estado independiente

Los agentes tenían orden de cerrar los 2,315 puntos de votación previstos, y al intervenir, no dudaron en cargar contra aquellos que opusieron resistencia, echando mano de porras, empujones y pelotas de goma, según varios testigos interrogados por la AFP.

Frente a ellos encontraron a cientos de personas concentradas desde antes del amanecer para proteger la votación. 

“Se han llevado las urnas por la fuerza, porque los presidentes de las mesas agarraban las urnas con las dos manos y se las arrancaban literalmente de las manos”, explicó Marc Carrasco, apoderado del colegio barcelonés Ramón Llull.

Los servicios regionales de salud atendieron a 844 personas, entre las cuales había 92 heridos graves y menos graves. Uno de ellos fue alcanzado por una pelota de goma en un ojo y otro sufrió un infarto durante una incursión policial, señaló un portavoz regional de Salud.

El ministerio del Interior informó por su lado de 33 agentes atendidos médicamente.

Años de tensión 

El referendo, cuya pregunta es “¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de República?”, culmina años de creciente tensión entre Madrid y el gobierno de esta región con lengua propia, que cuenta con 7.5 millones de habitantes y representa el 19% del PIB español.

Aunque divididos sobre la cuestión de la secesión, más del 80% de los catalanes reclama esta consulta, rechazada por el gobierno español de Mariano Rajoy, que la considera anticonstitucional.Más de dos millones votaron ayer.

Desde su convocatoria a principios de septiembre, rápidamente suspendida por el Tribunal Constitucional, la justicia y el gobierno españoles emplearon todos sus recursos para impedirla, incluyendo el envío de 10,000 refuerzos policiales, sin conseguir laminar la determinación de Puigdemont.

Además: Rajoy convocará a fuerzas políticas para reflexión sobre el futuro de España

Cataluña española

Partidarios de una “España unida” y manifestantes que expresaron su apoyo a Cataluña se sucedieron ayer en la Puerta del Sol, en pleno centro de Madrid, con algunos momentos de tensión cuando ambos bandos se encontraron.

Al grito de “¡No, no se engañen, Cataluña es española!” o “¡Yo soy español, español, español!”, ciudadanos contrarios a la independencia de Cataluña tomaron las calles de Madrid, hacia el mediodía, convocados por un pequeño partido llamado “Libres” que se define como “social liberal”, para denunciar “la declaración unilateral de independencia” que Cataluña podría efectuar tras la consulta.

Al principio eran unos cientos los concentrados, portando banderas de España, en la Plaza Mayor, en medio de los turistas que se tomaban selfis, mientras que en Barcelona la policía intervenía para impedir el referendo.

Los manifestantes exigieron el arresto del presidente catalán, Carles Puigdemont, que organizó el referendo sobre la independencia, pese a que la Justicia lo había prohibido, al grito de “¡Puigdemont, a prisión!”.

La manifestación se volvió confusa cuando el segundo orador, Iván González, tomó el altavoz para exigir la dimisión del jefe de gobierno español, Mariano Rajoy, provocando enardecidas reacciones por parte de los manifestantes, especialmente de las personas mayores. “¡Fuera!”, “¡No hemos venido para eso!”, gritaban, indignados.

“El Gobierno tenía que haber adoptado el artículo 155 desde hace tiempo”, que permite al Ejecutivo suspender la autonomía catalana, explicó a la AFP González, que se identificó como miembro del partido “Libres”. “No han sido estadistas”, lamentó.

Huelga de sindicatos independentistas

Grandes sindicatos y organizaciones sociales llamaron a celebrar una huelga general en Cataluña el martes, a raíz de la actuación policial para impedir la celebración de un referendo de independencia prohibido por la justicia, ayer en un comunicado conjunto.

“Condenamos enérgicamente la violencia ejercida por parte de las fuerzas de seguridad del Estado para intentar impedir el referendo del 1 de octubre”, afirmó el comunicado de una plataforma que reúne a 44 organizaciones, entre ellas los dos grandes sindicatos Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO).

“Convocamos a toda la sociedad, patronales, empresarios, sindicatos, trabajadores, autónomos, entidades, instituciones y todos y todas los ciudadanas de Cataluña a un paro del país el martes 3 de octubre”, afirmaron.

Puigdemont prometió trasladar en los próximos días el resultado del escrutinio al parlamento regional, dominado por sus partidarios, para que declare la independencia de la región una vez confirmada la victoria.Oficiales se llevan las urnas electorales.

Pero esta no será de efectos inmediatos. “Todos sabemos que hay un período de transición, que no hay un botón que automatiza las independencias”, explicó el sábado en una entrevista con la AFP en la que también pidió “una mediación” para solucionar su conflicto con Madrid.

En este sentido, el domingo pidió a Bruselas que “actúe con rapidez”. “La Unión Europea ya no puede continuar mirando hacia otro lado”, la situación en Cataluña “es un asunto de interés europeo”.

Rajoy justifica uso de fuerza policial

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, afirmó ayer que las fuerzas de seguridad “han cumplido con su obligación y con el mandato que tenían de la justicia” para impedir el referendo de independencia catalana, intervención que causó centenares de heridos.

En un discurso televisado desde el palacio de la Moncloa en Madrid, Rajoy se mostró severo y afirmó que “no ha habido un referéndum de autodeterminación en Cataluña”, agregando que a tenor de lo ocurrido “nuestro Estado de derecho mantiene su fortaleza y su vigencia”.

El dirigente conservador arremetió contra la consulta secesionista, contra la que su gobierno presentó un recurso y que fue suspendida por el Tribunal Constitucional. Según él, fue un “ataque premeditado y consciente al que el Estado ha reaccionado con firmeza y con serenidad”.

Igualmente defendió a la policía y la guardia civil, que tenían orden de mantener cerrados los colegios y ayer cargaron —incluso con porras y pelotas de goma— contra manifestantes que querían mantener los centros de votación abiertos. En su intervención, los agentes requisaron urnas y demás material electoral.

“Han cumplido con su obligación y con el mandato que tenían de la justicia”, dijo.

Después de que figuras de la izquierda pidieran su dimisión por las escenas de las cargas policiales, Rajoy descargó por otro lado toda la responsabilidad en el ejecutivo secesionista catalán de Carles Puigdemont, que convocó el referendo.

“Los responsables de estos hechos, de los que han tenido lugar hoy (...) son única y exclusivamente quienes han promovido la violación de la legalidad y la ruptura de la convivencia, no busquen más culpables, no los hay”, declaró.

Varios dirigentes europeos condenaron el domingo las cargas policiales en varios colegios electorales de Cataluña para impedir la celebración del referendo de independencia, declarado ilegal por la justicia española.

Alcaldes, jefes de gobierno, presidentes de regiones o líderes de la Eurocámara se han pronunciado sobre la situación en Cataluña, donde centenares de personas resultaron heridas en los incidentes, entre ellas miembros de las fuerzas de seguridad.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus