•   Estados  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La cifra de fallecidos en el tiroteo ocurrido la noche del domingo en Las Vegas (EE. UU.) ascendió a 59, mientras que ya son 527 los heridos, informaron ayer las autoridades.

En una rueda de prensa, el alguacil del condado de Las Vegas, Joe Lombardo, detalló la nueva cifra de víctimas y que el autor tenía 23 armas en el hotel, también explosivos, 18 armas adicionales y otros dispositivos que están siendo analizados y que guardaba en su casa de la localidad de Mesquite, en Nevada.

El presunto autor de la masacre, Stephen Paddock, un hombre blanco de 64 años, disparó desde su habitación del hotel Mandalay Bay de Las Vegas contra los miles de asistentes de un concierto de música country con un rifle automático y después se quitó la vida.

Lombardo dijo que los investigadores están enfocados en cuatro escenarios principales del crimen: la habitación del piso 32 del hotel Mandalay Bay desde donde disparó Paddock, el lugar donde se celebraba el concierto, la casa del presunto autor en Mesquite y otra propiedad que tenía a su nombre en el norte de Nevada.

En el coche de Paddock, las autoridades también encontraron nitrato de amonio, según precisó Lombardo.

Asimismo, el alguacil fue preguntado por la compañera del presunto autor, una mujer de origen asiático identificada como Marilou Danley, quien, según dijo, se encuentra fuera del país, “aparentemente en Tokio”.

Lombardo confirmó que también hay abierta una investigación sobre ella para dilucidar si ayudó a Paddock a planear el ataque, del que ya han descartado que tenga conexiones con el terrorismo internacional.

Por su parte, Steve Sisolak, el comisionado del condado de Clark, al que pertenece Las Vegas, agradeció en la misma rueda de prensa el apoyo ciudadano, ya que “hay filas con una espera de seis a ocho horas” en todos los centros de donación de sangre de su jurisdicción.

Padre, en la lista de los más buscados

Benjamin Hoskins Paddock, el padre del autor de la matanza ocurrida el domingo por la noche en Las Vegas (EE. UU.), Stephen Paddock, formó parte de la lista de “Más Buscados” del FBI durante casi ocho años, según confirmaron fuentes oficiales a la cadena CNN.

Hoskins Paddock aparece en dicho listado del FBI desde el 10 de junio de 1969 hasta el 5 de mayo de 1977, y fue descrito en un cartel del FBI como “psicópata diagnosticado”, y como un individuo que indicó tener “tendencias suicidas” cuyo delito era el “robo de bancos”.

El cartel indica que Benjamin Hoskins Paddock, conocido también por varios alias como “Big Daddy”, “Chromedome” y “Old Baldy”, fue declarado culpable por robar bancos y automóviles.

Paddock aterrizó en la lista de los más buscados del FBI después de escapar de una prisión federal de Texas en 1960, donde cumplía condena tras ser sentenciado a 20 años de prisión por robar un banco, según publicaron entonces medios locales.

Sin motivo aparente

Las autoridades todavía están investigando la posible motivación detrás del que se ha convertido en el tiroteo más mortífero en la historia moderna de Estados Unidos.

En un mensaje televisado a la nación, el presidente Donald Trump dijo que lo ocurrido era “un acto de pura maldad”, sin mencionar a Paddock ni hacer referencia al EI y luego encabezó un minuto de silencio en el jardín de la Casa Blanca, mientras el Congreso hacía lo propio en el Capitolio.

Paddock, era un contador público jubilado que vivía junto a un apacible campo de golf a unos 130 km de Las Vegas, dijo la policía.

Al requisar su casa, los investigadores encontraron que tenía “18 armas de fuego adicionales, algunos explosivos y varios miles de cartuchos de munición”.

“No era un tipo ávido de (usar) una pistola”, dijo sin embargo su hermano, Eric Paddock, aún incapaz de comprender los motivos de semejante masacre. “¿Dónde diablos recibió armas automáticas? No tenía antecedentes militares ni nada de eso”, declaró a CBS News.

El padre de ambos estuvo en la lista de los más buscados por robo a bancos en los años 1960. Pero Stephen, que tenía un permiso de caza, no tenía antecedentes penales, ni historial de enfermedades mentales, dijo.

“Era apenas un tipo normal”, al que le gustaba apostar, afirmó sobre este hombre de bigote y barba canosa recortada.

“No tenemos idea de qué ocurrió. Es como si un asteroide hubiese hecho impacto sobre la familia”, apuntó.

La compañera de Paddock, Marilou Danley, una mujer de origen asiático de 62 años, fue inicialmente buscada por la policía, pero luego se desestimó que estuviera involucrada.

Sobrevivientes cuentan

El cantante Jason Aldean, que logró escapar, estaba en el escenario cuando se escucharon las primeras ráfagas. A los pocos segundos dejó de sonar la música, según varios videos grabados por testigos.

Robert Hayes, un bombero de Los Ángeles que estaba viendo el concierto cerca del escenario, dijo que primero pensó que los disparos se debían a un mal funcionamiento del equipo, pero no tardó en sumarse a los socorristas.

“Probablemente declaré muertas de 15 a 20 personas”, contó a Fox News. “Era como una escena de guerra”.

Mesas y vallas de metal se convirtieron en camillas improvisadas, dijo Hayes, que consideró que con las miles de personas concentradas, Paddock “no tenía que ser bueno” disparando para producir esa masacre.

Expertos consultados por AFP coincidieron en que el saldo hubiera sido peor si el victimario hubiera tenido más experiencia. Y aseguraron que es imposible prevenir una tragedia así.

“Lo irónico es que la seguridad en Las Vegas es realmente muy buena, pero una mente medio creativa y ganas de hacer algo en un país libre generan cosas como esta”, dijo a AFP Tegan Broadwater, presidente y fundador de Tactical Systems Network, una consultora en seguridad con sede en Texas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus