•   Bonanza, RACN  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Orlando Sánchez Olivas hace unos cuantos años trabajaba para la empresa minera Hemco, en el municipio de Bonanza, en la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN). Dejó el buen salario que paga esta empresa transnacional y se arriesgó con el sueño de abrir un hotel. 

Actualmente su hotel San Rafael es uno de los más lujosos de Bonanza. Diversos negocios han surgido en este lugar. La coordinadora del Plan de Desarrollo Urbano, Daysi Membreño, afirma que hay una explosión del comercio debido a la actividad minera, que a través de los pagos de obreros inyecta suficiente dinero en las calles. 

Membreño, funcionaria del Gobierno municipal de Bonanza, expresa que la primera sucursal bancaria en el municipio de Bonanza se abrió hace apenas 5 años y que la principal actividad económica es la minería. 

Bonanza es uno de los tres municipios que conforman el llamado Triángulo Minero, donde también se encuentran Siuna y Rosita, en la RACN. La empresa de capital colombiano Hemco opera en este lugar desde 1995. En sus inicios fue una inversión canadiense. 

En el centro de este municipio ubicado a 1,400 metros sobre el nivel del mar, hay un dinámico mercado donde hay tiendas de ropas, electrodomésticos, abarroterías, ferreterías, etc. Si una persona no se dedica a la minería en este lugar, su trabajo es el comercio.

En los últimos años han florecido negocios como venta de ropa o servicios. “A través de los salarios de los trabajadores de la minería han venido fluyendo establecimientos comerciales para poder darle respuesta a las demandas que tiene la población”, asegura Membreño. 

Emprendimiento

Las calles están adoquinadas y las mayorías de las casas están hechas de bloque y madera. En la periferia o afueras de Bonanza, los hogares son casi todos de maderas y los caminos sin adoquinar, pero revestidos de piedras. 

Entre las onduladas calles que se abren paso entre las montañas los emprendimientos son cada vez más.  

Según Membreño, en Bonanza son 45,000 habitantes aproximadamente. Sánchez Olivas dice que en su hotel San Rafael se hospedan trabajadores de la empresa minera, proveedores de dicha industria y personas que llegan a Bonanza para ver posibilidades de inversión. 

El hotel está hecho en su mayoría de madera. El 30% de ella la compró en Bonanza, aportando a la economía al adquirir insumos locales, asegura. Una noche en el hotel cuesta 500 córdobas. Sin embargo, si la empresa Hemco le renta una habitación para un colaborador por varios meses el costo baja hasta un 35%. 

La inversión que ha hecho asciende a los 3 millones de córdobas, afirma el bonanceño. “Actualmente tenemos 24 habitaciones, pero en un futuro esperamos tener 40”, expresa Sánchez Olivas. El funcionamiento del hotel produce empleo permanente para 6 personas. 


Multiculturalidad

Este municipio está formado por migrantes de diversos lugares, Matagalpa, Jinotega y otros. Pero el gran porcentaje son mayangnas y misquitos, asegura Membreño. 

Esta característica de Bonanza es aprovechada por Lastenia Gómez, dueña de la panadería La Gata, ubicada en la calle central de este municipio.

Según Gómez, desde que inició su negocio en 2013 la producción de pan ha aumentado, debido a que por la cantidad de personas de distintas partes del país hay mucha demanda de diversos platillos.  

“El producto del día es el patí (repostería típica de la Costa Caribe que contiene carne con picante adentro)”. Gómez emplea a tres mujeres mayangna para elaborar los panes. También emplea a otras seis para realizar otras tareas. 

“Comencé con una colaboradora. Pero ahora hay oportunidades de crecer por el comercio que se vive en Bonanza”, afirma Gómez.  Esta comerciante también compra insumos locales, por ejemplo, de los mayangna obtiene masa de cacao puro, con lo que elabora el más original refresco de cacao, sostiene. 

Además de la panadería, Gómez también tiene un comedor y acaba de abrir un salón de belleza, todos trabajando prósperamente, según ella. También provee comida para algunos trabajadores de la empresa Hemco con lo que obtiene ingresos extras. 

Membreño asegura que hace 9 años se ha desarrollado un plan de ordenamiento con lo que se han impulsado 50 proyectos en conjunto con Hemco, a nivel de educación, salud e infraestructura. 

Tecnificación

Orlando Sánchez Olivas, el propietario del hotel San Rafael, también es dueño de la embotelladora Manantial de Bonanza. 

Esta es una empresa que inició en mayo de 2016 y que capta el líquido de un manantial y lo pasa por un proceso de ultra filtrado para después venderlo a las familias de Bonanza. 

Según el propietario, este negocio surge de la necesidad de proveer agua embotellada a los bonanceños, ya que la que viene de Managua es cara. 

La fuente está dentro de una propiedad familiar. “El agua es filtrada por el método de ultrafiltración, que consiste en usar una membrana de tres micrones que detiene virus, bacterias y cualquier partícula”, asegura. 

Al mes produce 4,500 garrafones que contiene 19 litros de agua. Cada uno cuesta 180 córdobas, pero si las personas solo desean rellenar sus envases, su valor es de 50 córdobas. Sánchez Olivas afirma que Manantial de Bonanza también se distribuye en Rosita. 

Bonanza tiene una cobertura del 90% de agua, pero el sistema público tiene una  cobertura del 60%, el resto es cubierto por miniacueductos comunitarios. El 100% de la población tiene energía eléctrica, revela Membreño. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus