Secciones
Multimedia

Rivas queda sin luz y agua tras fuertes lluvias

Foto por: Bismarck Picado

Rivas sufrió la caída de mucha agua y la suspensión de los servicios básicos.

La lluvia de las últimas horas provocó en Rivas la interrupción de los servicios de electricidad y agua, mientras que muchos los caminos son intransitables

Las fuertes lluvias provocadas por un eje de vaguada en Rivas han dejado a miles de personas sin servicio de agua y energía eléctrica, ya que los árboles han caído sobre las líneas del tendido eléctrico, informó este viernes el Comité Departamental de Atención y Prevención de Desastres.

Desde el jueves la ciudad de Rivas permanece sin el servicio de agua potable al igual que otros municipios, debido a la falta de servicio eléctrico en los pozos que abastecen la red  de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados.

Los pozos se localizan en el  municipio de Buenos Aires, donde también hay interrupción  del servicio, debido a la falta del fluido eléctrico, al igual que San Jorge y Potosí.

“En San Jorge estamos sin agua desde las 8:00, a.m. del jueves y varios sectores llevamos más de 30 horas sin luz,  debido a que muchos árboles cayeron y reventaron los cables de las líneas del tendido eléctrico”, explicó el concejal jorgino, Douglas Ulloa.

San Juan del Sur también está siendo afectado con el suministro de agua, debido a que no hay energía eléctrica en la planta potabilizadora, ubicada en la comunidad de La Virgen, del municipio de Rivas.

Según el informe de las autoridades las lluvias que estremecieron el territorio rivense desde las 3: 00 a.m., hicieron colapsar decenas de árboles por diversos puntos del departamento y las ramas reventaron cables del tendido eléctrico, ocasionado la interrupción  del servicio de energía y agua.

La falta del servicio de electricidad se registra en diversas comunidades de los diez municipios, del departamento de Rivas.

La tormenta acompañada de poderosas ráfagas de viento también causó cuantiosos daños económicos al sector turístico y a la pesca artesanal de San Juan del Sur, donde más de 30 embarcaciones fueron afectadas.

Las embarcaciones fueron expulsadas del mar hacia las costas y según el informe del Comité Municipal de Atención y Prevención de Desastres de San Juan del Sur, las ráfagas de viento expulsaron del mar a 22 pangas usadas para la pesca artesanal, y hundieron otras diez.

Seis lanchas también fueron lanzadas a las costas, al igual que un velero y otros dos yates quedaron bajo agua, mientras que 72 embarcaciones lograron ser resguardadas a tiempo en la terminal  pesquera.

Las autoridades contabilizan a más de 4,000 personas afectadas en el departamento por inundaciones, caída de árboles y cortes de caminos que han dejado incomunicadas zonas rurales, principalmente de Tola, San Juan del Sur  y Cárdenas, municipio que quedó totalmente incomunicado tras la caída  del puente que estaba sobre el río Sapoa.